Loading

#DIM2020 MUSEOS POR LA IGUALDAD: DIVERSIDAD E INCLUSIÓN

Este año, la celebración del Día Internacional se presenta atípica, diferente. Una celebración digital para una era digital, que nos da la oportunidad de enseñaros algunas de esas piezas de la Colección, Vuestra Colección, que no suelen verse tanto.

Desde Bizkaikoa se nos ha propuesto la posibilidad de participar en esta iniciativa que aúna colecciones muy diversas, repartidas por todo nuestro territorio y con colecciones dispares. Todas ellas unidas bajo un mismo lema Museos por la igualdad: diversidad e inclusión. Y la propuesta viene al pelo. Todos diferentes, todos unidos, todos compartiendo unos mismos objetivos.

Para la ocasión, se nos ha pedido que elijamos dos piezas de la Colección. Y ha sido difícil, no penséis. Porque, aunque la propia naturaleza de la iniciativa ya se ajusta al lema del Día Internacional de los Museos, entendemos que las piezas también deberían hacerlo.

Aquí tenéis nuestra propuesta.

La Cabeza del Apóstol Santiago

Cabeza del Apóstol Santiago

Nuestra primera elección es uno de los tesoros que se conservan en el Museo Vasco, la cabeza del Apóstol Santiago que un día formó parte del retablo de la que hoy es la Catedral de Bilbao. La talla, junto a otras figuras del desaparecido conjunto que también se conservan en el Museo, fue obra del artista flamenco Guiot de Beaugrant.

La familia Beaugrant procedía de Flandes, un territorio con estrechas conexiones con el Reino de Castilla, allá por el siglo XVI. Poco sabemos de la vida de Guiot, antes de su traslado a Bilbao. En un documento de 1526 se dice que residía en Malinas, aunque tres años después parece que se había trasladado a Brujas.

Aunque desconocemos cuál fue el motivo exacto que llevó a Guiot de Beaugrant a cambiar su residencia de Flandes a Bilbao, no podemos olvidar las estrechas relaciones que, por aquella época, existían entre Brujas y Bilbao. A su llegada a la Villa, en 1533, el Concejo de la misma le solicitó la ejecución del nuevo retablo para la Basílica de Santiago, hoy Catedral de Bilbao.

Dada la advocación del templo, el retablo estaba dedicado a Santiago. El apóstol ocupaba el primer banco del retablo. En él podía verse la imagen central de Santiago Matamoros, flanqueada por otras dos escenas de la vida del apóstol y por las imágenes de los cuatro Evangelistas.

Apóstol del desaparecido retablo de Guiot de Beaugrant

Esta cabeza de Santiago nos habla pues de un hombre que dejó su tierra, para venir a trabajar a Bilbao. Entre nosotros, no sólo ejerció como escultor, sino también como marchante de arte flamenco y cómo ingeniero para el Consulado de Bilbao en relación al suministro de aguas de la Villa y a la muy famosa barra de Portugalete.

La estela funeraria de Joannis de Sale

Copia de la estela en el Museo Vasco

Nuestro segundo ejemplo de diversidad e inclusión procede de Terranova. Es bien conocido por todos, cómo, a partir del siglo XVI, los marineros vascos se lanzaron a cruzar el Atlántico en busca de ballenas y bacalao. La empresa no era fácil. Después de meses de preparación, las embarcaciones solían hacerse a la mar hacia finales del mes de mayo. Cuando más de un mes después, arribaban a las costas de Terranova, era tiempo de dar comienzo a la caza y a la pesca.

Los pescadores y balleneros vascos permanecían en tierras de Terranova aproximadamente desde finales del mes de junio hasta mediados de noviembre. Ese era el tiempo que dedicaban a la pesca del bacalao y a la caza de la ballena y durante el cual convivían con las poblaciones indígenas. Tal fue así, que con el tiempo, las lenguas locales fueron apropiándose de muchas palabras en euskera traídas por aquellas gentes venidas del otro lado del mar.

Y, en el curso de esta peligrosa empresa, algunos perdían la vida y eran sepultados en los cementerios locales. Este parece que fue el caso de Joannis de Sale. La estela original que un día estuvo en el cementerio de Placentia, en Newfoundland (hoy se encuentra en el Museo de Castle Hill) nos habla de forma escueta de uno de estos aventureros.

En la parte derecha de la imagen puede verse la estela de Joannis de Sale en el Museo Vasco

Según reza la inscripción, en euskera, Joannis murió un 1 de mayo de 1676, llegado a Terranova, al parecer, desde el caserío de Usano. La localización de su sepultura, en Placentia, parece querer decirnos que Joannis se dedicó a la pesca del bacalao porque, según parece, las ballenas se cazaban en la zona del estrecho del Belle Isle y no en estas aguas exteriores.

¿Alguien se anima a participar?

Esta ha sido nuestra selección. Pero creemos que otras muchas piezas de la Colección del Museo de Vasco podrían formar parte de esta «singular exposición». Por eso, queremos animaros a que nos enviéis vuestras propuestas para poder incluirlas en esta página.