"EN EL PRINCIPIO" BLAS DE OTERO

BIOGRAFÍA

Sabina de la Cruz (viuda del poeta) explicando a Blas de Otero

Este Poeta pertenece a la Generación de la poesía social de los años cincuenta en España.

ETAPAS POÉTICAS

Por su trayectoria poética, Blas de Otero resume la evolución de la poesía española de su tiempo con estas palabras: “del yo al nosotros”, para resaltar la transición de la expresión de sus angustias personales a una poesía social. En sus últimos años, se advierten nuevas inquietudes de experimentación formal.

Fuente: Materiales de lengua http://www.materialesdelengua.org/LITERATURA/HISTORIA_LITERATURA/BLASDEOTERO/BdO_cmp.html

El poema aparece en su obra Pido la paz y la palabra (1955) y pertenece a su tercera etapa literaria: la poesía social.

Este libro marcó el inicio de la poesía social en España. Los rasgos de la poesía social son la denuncia del clima de represión e injusticia que dominó la España Franquista y la reivindicación de un cambio de la sociedad por medio de la llamada a la lucha política. Los poetas sociales describían el mundo de manera realista con un lenguaje coloquial e incluso prosaico.

TEMA

El poder compensador de la palabra y, por tanto, la importancia de la poesía frente a las adversidades de la vida.

El poema se contextualiza temporalmente en la posguerra y la segunda guerra mundial. El poeta observa su “patria”, España, y se da cuenta de que ha perdido “la vida, el tiempo, todo” (v. 1). Es un momento, como se refleja en el poema desarraigado de Dámaso Alonso, de desolación, en el que el poeta se cuestiona el sentido de la vida y el significado de tanto sufrimiento. El poeta lamenta haberlo perdido todo, sus años, hambre, “lo que era mío” (v. 6), pero se reafirma con que lo que le queda, lo que no podrán arrebatarle, es la palabra. La palabra no es la voz (“si he perdido la voz en la maleza, / me queda la palabra”, v. 3-4), sino los ideales, los valores que le representan y que ninguna guerra podrá acallar.

Por tanto, a pesar de haberlo perdido todo, al poeta le queda la "palabra- poesía" entendida como lucha y solidaridad para la construcción de un mundo mejor en paz, justo y libre.

SIGNIFICADO DEL TÍTULO

El título del poema hace referencia al primer versículo del Evangelio de Juan:

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.

La palabra “verbo”, sin embargo, viene de “logos”, que también puede significar “palabra”. Así pues, el poema habla de todo aquello que la guerra le ha arrebatado (años de su vida, referencia en la primera estrofa), todo lo que le ha hecho sufrir (hambre y sed, como vemos en la segunda), y cómo a pesar de ello le queda la palabra. La palabra son sus ideales, su poesía. El poder de la palabra se transmite en esta referencia al evangelio, que por un lado se podría interpretar como el poder que tiene expresarse (Dios hizo el mundo con la palabra), o podría entenderse que la palabra es directamente Dios (“El Verbo era Dios”, dice el versículo), por lo que cuando dice “me queda la palabra” (v. 8 y 12), puede que esté diciendo literalmente que todavía le queda Dios.

ESTRUCTURA DE CONTENIDO

El poema consta de tres estrofas que comienzan con dos proposiciones adverbiales concesivas (“Si he perdido” = ”Aunque he perdido”) que dan sentido al último y más relevante verso de cada una de ellas: “Me queda la palabra”. Cada estrofa coincide con una de las tres partes que dividen el poema.

  • 1ª estrofa: En esta primera estrofa, el poeta (desde el “yo” poético) habla más del hombre en general: aunque uno pierda las ganas de vivir y todo aquello que tenía; aunque uno no pueda hablar, le queda la poesía.
  • 2ª estrofa: El poeta expresa su dolor: transmite sus sufrimientos y decepciones como el hambre, la sed o la soledad y el haberse dado cuenta de que todo cuanto tenía no le ha servido de nada. Pese a todo su pesimismo, le queda la poesía.
  • 3ª estrofa: El poeta hace referencia a su dolor al alcanzar ver la imagen desoladora de su patria; pese a ello, reitera, le queda la poesía.

Por tanto, el poema se desarrolla de lo personal a lo general: en la primera y en la segunda estrofa expresa todo lo que ha perdido y el hambre y la sed que ha sufrido; en la tercera estrofa, finalmente, retrata su patria destrozada, que es España.

MÉTRICA

Es un poema de tres estrofas de cuatro versos cada una. La mayoría de versos son endecasílabos, excepto el cuarto de cada estrofa, que se repite (“me queda la palabra”, que es heptasílabo), y el verso 10, que tiene nueve sílabas.

La rima asonante, que no es totalmente libre, tampoco obedece ningún esquema claro: A B - b, A B - b, A B - b.

En el verso 1, 5 y 9 hay encabalgamientos. Son los únicos versos que no acaban con una pausa morfosintáctica.

  • "todo/ lo que tiré" (encabalgamiento sirremático abrupto)
  • "todo/ lo que era mío" (encabalgamiento sirremático abrupto)
  • "el rostro/ puro y terrible de mi patria" (encabalgamiento sirremático suave)

RECURSOS LITERARIOS

Paralelismo: Las tres estrofas tienen la misma estructura sintáctica (en los tres primeros versos de cada estrofa expresa sus inquietudes y concluye en el último verso de cada estrofa con la misma composición semántica: "me queda la palabra". ¿Por qué dice el poeta que “ha perdido la vida”, “el tiempo” y “la voz en la maleza”? El poeta intenta expresar que tiene la sensación de haber malgastado su vida, que su vida ha sido en vano. ¿A qué se refiere “la sed” y “el hambre” que dice haber padecido? Al sufrimiento vivido por el autor. ¿Y “las sombras” que ha “segado en silencio”? Es una manera de expresar (con una metáfora) su sentimiento de soledad y marginación en la sociedad.

Enumeración con asíndeton: en los versos 1 y 2 “he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré” y en los versos 5 y 6 “Si he sufrido la sed, el hambre, todo lo que era mío).

Aliteración: tanto en el verso 7 (“Si he segado las sombras en silencio”), como en los versos 9 y 10 (“Si abrí los labios para ver el rostro puro y terrible de mi patria...”). Aliteración de los fonemas /s/ y /r/, respectivamente.

Comparación: en el verso 2 (“Como un anillo”).

Paradoja: en el verso 6 (“lo que era mío y resultó ser nada”).

Anáfora: en el verso 4 (“me queda la palabra”) que se repetirá en el último verso de los tres cuartetos. Y también en los versos 1, 3, 5, 7, 9, y 11 encontramos un "Si..".

Hipérbole: Blas de Otero, en el verso 11, escribe "si abrí los labios hasta desgarrármelos".

Oxímoron: en el verso 10 ("puro y terrible").

Personificación de la patria: "el rostro [...] de mi patria" en los versos 9 y 10.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.