El día horrible Por: bella sanzo

Normalmente, me despierto a las seis y media. Pero hoy, me desperté a las siete menos cuarto. Ahora, yo tengo prisa.

Diariamente, yo como cereal o un mollete, pero hoy, no tuvé tiempo para desayunar. Voy a tener hambre, más tarde.

Usualmente, el autobús llega a las siete y cinco. Hoy, llegó a las siete, es temprano. Tengo que correr por la calzada.

Todos los días, hace calor en el autobús. Entonces, hoy hace frío, porque el calentador está roto. Ahora, yo tengo los escalofríos.

Cuando yo chequé mi mochila, yo no pude encontrar la tarea. La dejó en mi casa. Tengo que explicar al profesor por qué no la tengo.

Normalmente, cuando yo llego a la escuela, me voy a mi armario. Pero ahora, está atascado. Tengo que esperar al conserje.

Frecuentemente, en el periodo uno, yo tomo mis aglutinantes a la clase, pero la puerta está cerrada. Tengo cinco minutos!

Todos los días, yo uso mi lápiz mecánico, pero hoy en clase yo lo rompí. Necesito preguntar alguien para prestarlo. Ay caramba.

Yo tengo muchas notas en mi aglutinante, así que está roto, y las notas están cayendo. La clase está terminado, y la clase nueva están viniendo. Ellos están en el suelo!

Cuando me fui a la clase de ciencia, me olvidè mi lápiz nuevo, y mis carpetas. Mi tarea está en ahí para esta clase, y nada está en mis carpetas que yo tengo ahora. Estoy harta de esto!

Me encontré papel nuevo, pero está arrancado. No tengo espacio para escribir todas las notas para hoy. Como estudio ahora?!

Cuando periodo tres empezó, mi profesora no estuvo aquí, y fue mal. Tuve preguntas para ella, porque tengo un proyecto que hacer. Ay ay ay!

El resto del día estuvo bueno. Gracias y adiós.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.