Museo Soumaya Fernando Romero

El Museo Soumaya es una obra arquitectónica de la Fundación Carlos Slim. Fue diseñada por el arquitecto mexicano Fernando Romero en 1993 y abrió sus puertas en 1994. Su propósito principal es exponer obras de arte que datan desde el siglo XV hasta el XIX, principalmente de México y Europa. Dentro de estas obras se encuentran pinturas, esculturas, marfiles, estofados y objetos domésticos del virreinato.

Interior del Soumaya
Fernando Romero

Analizando la arquitectura del museo a mayor profundidad podemos notar que parece un cubo doblado desde el centro, como si se tratase de un molde d plastilina con el cual su creador ha jugado y su base ha sido derretida, esparciéndose por el suelo. O bien podría tratarse de un prisma rectangular con los mismos cambios aplicados. No necesitamos detallar el rubro de espacio ya que, al tratarse de un edificio, sabemos que ocupa un espacio bastante amplio. Y esto no solo en su exterior; dentro cuenta con amplias salas donde las exposiciones son mostradas. Al no encontrarse completamente recto, el edificio esta comprendido por varias líneas curvas. No encontramos variedad de colores en su superficie. Tiene un altor valor blanco y negro, tratándose del gris el tono predominante, independientemente de si este se vea iluminado por luces reflectoras de distintos colores. En mi opinión, se puede apreciar cierto movimiento en el edificio. Dicha impresión es dada por la forma de espiral que se formó al “torcer” el museo. El edificio se encuentra completamente cubierto por hexágonos metálicos, demostrándonos una vez más que esta figura geométrica es la que más predomina en el mundo. Tiene simetría y por lo tanto, balance, topándonos con dos bases “derretidas” y un centro convergente. El tipo de arquitectura con la cual podemos comparar la creación de esta obra es la cósmica. Grande, irregular, moderno, con un enfoque para nada antiguo.

Según mi juicio, el arquitecto se encontró grandemente influenciado por el movimiento vanguardista futurista. Lo que pretendía el futurismo era romper con lo tradicional y el pasado. Según los griegos, había una figura geométrica llamada el rectángulo dorado que podía ser utilizada en diversas obras artísticas. Pienso que se puede encontrar en esta obra de igual manera, a pesar de no encontrarse perfectamente recta. La originalidad de la obra y su dinamismo conviven en perfecta armonía. Lo interesante de este museo, pienso yo, es que no tiene nada de parecido con los museos de historia, ciencia, arqueología, etc., que se encuentran repartidos por todo el país.

Referencia: Museo Soumaya (2017). Quiénes somos. Recuperado en: http://www.soumaya.com.mx/index.php/esp
Created By
Andrea Flores Aguilar
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.