Loading

Reporte Escucha Creativa La Ligua, julio de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha propusimos un juego que nos invitaba a viajar por el tiempo e ir superando diversos desafíos: encontrar mapas, armar puzles, seguir pistas que nos llevaban a responder preguntas; todo para levantar opiniones, visiones y temáticas de interés para los/as NNJ de la región.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

En la Escucha Creativa de La Ligua participaron 16 niños, niñas y jóvenes, de entre 7 y 19 años de edad.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Recepción

A las 15:20 hrs. del día viernes 6 de julio de 2018, dimos inicio a la primera Escucha Creativa de La Ligua.

El lugar para desarrollar la actividad era una construcción de madera redonda, similar a una ruca mapuche. En su interior, niños, niñas, y jóvenes, se sumergieron en un espacio que invitaba a imaginar y pensar un viaje en el tiempo, donde luces y humo, hacían el ambiente que relataban los facilitadores, imaginando un viaje en el tiempo, invitando a pensar ese momento y los que vendrían durante la tarde, como una experiencia y un viaje de conocimiento y aprendizaje.

Los facilitadores comentaron que esta actividad se llamaba: “Escucha” y preguntaron ¿cómo se escucha? y los participantes respondieron: ¡con todo el cuerpo! Luego se les explicó que ésta sería una experiencia sensorial, como algunas de las actividades que ellos/as ya conocían y habían realizado previamente en los distintos laboratorios de Cecrea. Por tanto, se comentó que no debían tener vergüenzas ni inhibiciones, porque todo era válido.

Cada uno de los niños, niñas y jóvenes llevaban puestas unas pulseras, que previamente se les había entregado; unas eran de color verde y otras de color amarillo. Luego utilizando esta identificación, se invitó a los participantes a reunirse en dos grupos: los verdes y los amarillos, para luego trasladarse al exterior de la ruca, en donde cada grupo trabajaría con un facilitador.

Una vez conformados los grupos, escuchamos una grabación en donde se invitaba a los niños, niñas y jóvenes a realizar un viaje por el tiempo, pero para esto debían juntar energías creativas respondiendo a una serie de desafíos.

Así se les invitó a jugar y resolver un primer desafío que consistía en que cada participante dijera su nombre y señalara una parte del cuerpo que le picaba. Los participantes fueron juntando energías creativas en la medida en que nombraban al menos siete nombres ya dichos anteriormente. De esta forma reunieron energías creativas para dar inicio al viaje por el tiempo.

Antes de comenzar el viaje, los participantes debieron buscar unas llaves para poder abrir una maleta cerrada, que les daría las pistas para viajar en el tiempo. Todos los niños mostraron mucho entusiasmo e interés al realizar esta búsqueda. Junto a la maleta encontraron un mapa y una primera pista, los niños propusieron resolver íntegramente todo lo solicitado. Una vez que encontraron las llaves, pudieron abrir la maleta y encontraron en su interior un pergamino con un mensaje que les permitió iniciar su viaje al pasado.

En “la máquina del tiempo” se les invitó a salir renovados y dispuestos a jugar y participar en lo que se venía. Esta máquina fue recreada en un pasillo, acondicionado con guirnaldas de colores, cuerdas y donde había mucho humo y música muy fuerte.

El Pasado

Una vez que llegamos a la sala del pasado, nos encontramos con hojas, una radio, un teléfono, y una grabadora. Una de las pruebas propuestas fue hacer funcionar la radio casetera. Entre todos los participantes lograron hacer funcionar la casetera y escucharon el casete. Éste contenía un mensaje que los invitaba a descubrir cuáles eran las opiniones de los niños, niñas y jóvenes del pasado, y escribirlas en un papelógrafo.

Se les hicieron tres preguntas. Primero: ¿Qué cosa te gustaría hacer para mejorar el medio ambiente? Las respuestas fueron:

No botar plásticos en el mar.
No botar basura.
No usar bolsas.
No ensuciar el medio ambiente de los animales.
Hacer una campaña que dé cuenta del daño que genera la contaminación.
Que las empresas apaguen sus productos y fabricaciones.
Volver a un tiempo antiguo.

Luego se planteó, ¿Qué haría para sentirme parte de este lugar?

Las respuestas en este caso fueron: participar en todas las actividades comunitarias, compartir, conocer nuevos amigos, jugar en el patio.

Y finalmente, ¿Qué me gusta hacer con otros niños/as?

Las participantes respondieron:

Jugar, ensuciarme, explorar, divertirme, compartir, experimentar mis emociones, conocer más personas.

Para terminar, los facilitadores preguntaron, ¿qué sienten con estas preguntas? Ellos respondieron que era importante sentirse parte de un lugar, y que les gustaba mucho donde vivían, porque consideraban que era bonito, tenía naturaleza y era tranquilo.

Luego de esto, los participantes resolvieron una segunda misión, que consistió en buscar unos puzles y resolverlos. La forma en que se organizaron para cumplir la misión se basó en la colaboración y trabajo en equipo. Generaron una estrategia que los ayudó a resolver el problema; se organizaron en parejas y se repartieron las piezas para clasificarlas por color. Luego, cada pareja era la encargada de armar cada rompecabezas y si alguna terminaba antes, le ayudaba a armar a otra pareja.

Una vez que terminaron de ensamblar todas las frases, el facilitador los invitó a relacionar las frases con las preguntas que antes habían leído y trabajar con las cartulinas que estaban dispuestas en la mesa. Así, fueron uniendo cada frase armada en el piso, con alguna de las preguntas, discutiendo y acordando por qué era así.

Cada uno de los puzles tenía diferentes frases, las cuales debían luego analizar y elegir cuál los representaba mejor, para así asignarle energía creativa. El facilitador les entregó una bolsita con “poderes”, que eran trompos, con los cuales les pidió que eligieran una de las frases, de las que habían armado en el piso, que más los representara, copiándolas en una hoja y poniendo sobre ellas, “su poder”.

Las primeras tres ideas donde los participantes depositaron sus energías creativas fueron: 1) conocer la flora y fauna de la zona, 2) expresarme libremente sin tener vergüenza y conversar de cosas que nos preocupan a todos, y 3) utilizar tecnología que nos pueda ayudar.

Luego de esa actividad, los niños, niñas y jóvenes se trasladaron a una instalación que construyeron los facilitadores con el fin de ambientar el viaje al presente. Salieron nuevamente al patio y volvieron a entrar la “máquina del tiempo”, para luego regresar a la sala que representaba el Presente.

El Presente

La sala estaba ordenada de una manera diferente, situando una colchoneta como centro. Además, había una caja con materiales de todos los tipos. El facilitador recibió una llamada por teléfono, la cual puso en altavoz y fue escuchada por todos los participantes, en donde se les invitaba a representar la frase que habían elegido entre todos: “Conversar las cosas que nos preocupen a todos”, creando alguna escultura, cartel o cualquier representación, para expresar esa frase.

Los facilitadores entregaron una serie de materiales para construir lo que ellos/as quisieran realizar; algunos participantes se organizaron en grupos y otros trabajaron en forma individual.

A continuación, comenzaron a conversar en torno a lo que a cada uno le preocupaba más profundamente. Todos se escucharon y cada cual fue expresando sus preocupaciones, que eran de distinta índole:

A mí me preocupa que el medio ambiente, está muy malo y hay que cuidarlo más.
A mí me preocupa la igualdad de género o el matrimonio homosexual.
A mí me preocupa mi grupo de baile.
Me preocupa el futuro.
Me preocupan los animales abandonados.

Asimismo mencionaron su preocupación por el rescate de nuestras tradiciones. Los niños, niñas y jóvenes contaron que:

En el campo, los abuelos y abuelas hacen cosas que ya nadie hace.

Cuando les preguntamos si quisieran que esas cosas nunca murieran, ellos respondieron que les gustaría, pero no sabían cómo hacerlo.

Mientras planteaban sus inquietudes, iban creando diferentes objetos que representaban sus preocupaciones, buscando representarlas lo mejor posible. No lograron crear una representación grupal o única, por lo que cada cual generó su propia representación. El facilitador, no impidió ni forzó la idea, solo les pidió que pudieran complementarlas o sumarlas. Finalmente, generaron una serie de representaciones.

Unos participantes construyeron un gran panel que protegía la flora y fauna de los rayos del sol. Por otro lado, una niña construyó un Pastal, que según ella describió era un espacio natural acondicionado para animales herbívoros, ya que era común que los animales se quedaran sin comida, por lo mismo era necesario que se pudiera crear un espacio para que ellos pudieran seguir pastando. Por otra parte, se propuso construir un invernadero que ayudara a la flora de la zona.

También crearon un robot, el cual pudiera motivar la participación de más niños/as en el Cecrea. Plantearon que les gustaría que se convirtiera en la mascota del Cecrea. Asimismo, otros participantes indicaron que las construcciones se podían realizar con materiales reciclados. En este punto se visualizó como un tema muy recurrente el reciclaje y la sustentabilidad.

Se trabajó con una serie de materiales, y de manera colectiva. Luego de entregar sus respuestas, los niños, niñas y jóvenes iniciaron su viaje hacia el futuro.

El Futuro

En la sala del futuro, los participantes se encontraron con una cámara de video y se les invitó a grabar un video, dejando un mensaje en donde señalaran sus aspectos positivos. Para grabar el video tendrían que tomar el mapa que estaba en la cubierta de un computador y buscar la cámara con la cual podrían jugar.

Los niños, niñas y jóvenes respondieron de manera muy activa a este juego, y encontraron una primera pista que les permitió armar el mapa de manera completa. Todos respondieron con mucho entusiasmo a los estímulos entregados por los facilitadores.

Los participantes trabajaron colaborativamente y no demoraron mucho en ir encontrando las siguientes pistas. Después de muy pocos minutos pudieron encontrar una batería, la cual les serviría para poder realizar el video correspondiente.

El desafío frente a la cámara por lo tanto fue decir sus mejores características personales.

Uno de los niños dijo que una de sus buenas características es que a él no le gusta molestar a sus compañeros/as; una niña señaló que su mejor cualidad es correr, me gusta mucho la gimnasia, también me gusta mucho dibujar y recortar, todo lo que tenga que ver con la creatividad. Otro niño participó en la conversación diciendo que sus mejores características eran que le gusta jugar fútbol, recortar y hablar.

Dentro de las propuestas entregadas por los participantes de mayor edad destacaron:

Me gustaría trabajar con tecnología, edición, y poder tomar muchas fotos y que se puedan ver en el futuro.
En el trabajo con gimnasias, deportes y danzas, con eso me gustaría aportar en el futuro.
Me gustaría aportar a través de la artes.

Asimismo hicieron especial hincapié en la utilización de la tecnología audiovisual. La experimentación del género audiovisual y las aplicaciones móviles relacionadas.

Consejo

Una vez grabados los videos, se invitó a ambos grupos, amarillos y verdes, a pasar nuevamente a la ruca. Allí se realizó el plenario final, en el que se solicitó que escribieran en papelitos, mensajes secretos para el Cecrea y los metieran en un cofre que se dispuso en la mitad de la Ruca.

Finalmente se agradeció la participación de todos los niños, niñas y jóvenes en la actividad, invitándolos a tomar una leche y comer galletitas para cerrar la actividad.

Lo que escuchamos y observamos

En la Escucha Creativa realizada en La Ligua, se levantaron las inquietudes e intereses de los niños, niñas y jóvenes asistentes al Cecrea. Ellos/as manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas que los hicieron viajar por el tiempo, recordando y proponiendo temas.

Las principales ideas e inquietudes que los participantes pudieron expresar, estuvieron relacionadas a la falta de interés en el desarrollo artístico, la desigualdad de género, la violencia animal y la diversidad como valor.

En primer lugar, algunos participantes manifestaron preocupaciones en el ámbito personal o familiar: me da miedo que mi mamá tenga una guagüita con su pololo; me preocupa el futuro; a mí me preocupa mi grupo de baile.

Los niños, niñas y jóvenes de La Ligua plantearon el tema de la escasez de espacios para el desarrollo artístico, específicamente para el desarrollo de un grupo de baile. Eso se enmarca en el hecho de que no tienen espacios protegidos y resguardados para poder ensayar. Ante esta situación se les planteó la posibilidad de usar los espacios del Cecrea, pero comentaron que: los chiquillos no participan del Cecrea. A raíz de lo anterior es que apareció la problemática de que los niños, niñas y jóvenes en general, no están interesados en el arte: andan todo el día pegados a las tablets y teléfonos, pero nadie sabe dibujar o bailar. Los participantes señalaron que nadie los incentiva ni apoya a desarrollar intereses artísticos fuera del colegio:

Yo no sé qué haría si el Cecrea no existiera en mi vida, de verdad, ¡yo creo que me moriría!

También se planteó la temática de la igualdad de género. Comentaron que piensan que éste es un tema fundamental a discutir, consideran a las participantes del movimiento feminista como valientes, ya era hora que las cabras se pongan brígidas y terminen con todas las injusticias. Compartieron casos de violencia intrafamiliar de sus abuelos, abuelas, y hablaron de la violencia hacia la mujer y los niños como algo que no debe permitirse por ningún motivo.

En relación a la temática relacionada a la mujer, se discutió sobre el derecho a la opinión: compartieron historias que les habían contado sus madres, abuelas y tías, respecto a que antes las mujeres no podían hablar en la mesa, no tenían derecho a decidir sobre sus cuerpos y sus hijos, que algunas mujeres tenían que pedirle permiso a sus esposos para trabajar o estudiar, entre otras limitaciones que mantenían a las mujeres sometidas a la autoridad de los hombres. Las niñas del grupo afirmaron que ellas eran libres y tenían derecho a opinar y decidir.

Otro gran tema planteado fue el matrimonio homosexual. Éste se enfrentó con mayor dificultad, sin embargo, avanzaron en los argumentos hacia la diversidad como valor fundamental: ¿y los sordos, o los niños negros que son discriminados, o los niños en sillas de ruedas? Plantearon que no era lo mismo, hablaron en torno a Dios, a lo “normal”, con diferentes posiciones, avanzando y reconociendo que había diversas personas. Destacaron que en Cecrea habían aprendido que todas las personas eran valiosas y diferentes y que esa era su mayor virtud. Cerraron el tema acordando que el respeto es un valor fundamental, y que la diferencia enriquece los grupos humanos.

A raíz de la conversación sobre problemáticas actuales de género, se planteó el tema de la violencia en general, y señalaron preocupación por la violencia y el maltrato animal. Se extendieron largamente en este tema, contando acerca de la cantidad de perros y gatos que han sido abandonados en los espacios del Cecrea. Ellos/as han construido un refugio para estos animales rescatados, les indigna la falta de humanidad y de respeto hacia los animales: las personas se creen superiores a los animales, pero eso no es así. En esta conversación, una de las participantes compartió con el resto su experiencia personal usando redes sociales para difundir información sobre maltrato, abandono y tenencia responsable de animales. Los demás niños, niñas y jóvenes se mostraron interesados en participar también y ayudarla en esta labor.

En relación al aporte que quisieran hacer en el futuro, se manifestaron interesados en desarrollarse en las áreas de los deportes y las tecnologías.

Conclusiones

En general los niños, niñas y jóvenes de la Ligua, se mostraron bastante reflexivos y con inquietudes sobre temas contingentes y actuales. En relación a temas generales, plantearon temas valóricos asociados a la diversidad, la mujer y su posición en la sociedad y la violencia de género.

Los participantes se mostraron abiertos e interesados frente a temas contingentes, generando juicios de valor, en pos de defender una sociedad inclusiva y libre de violencia. Lograron construir relatos históricos que hablan de la evolución del rol de la mujer en la sociedad y cómo este rol ha ido cambiando hasta la actualidad.

En este sentido, los niños, niñas y jóvenes se manifestaron comprometidos/as con la inclusión, la diversidad, y con mantener una escala de valores ajustada a los tiempos actuales, en donde el rol de la mujer está cambiando, los roles de género se están flexibilizando y se ponen en duda la heteronormatividad.

Expusieron sus preocupaciones respecto del desarrollo artístico de los niños, niñas y jóvenes de la localidad y sobre el cuidado de los animales. Ambas inquietudes expresadas podrían canalizarse a través de actividades que promuevan o que generen más instancias para que los ellos/as tomen iniciativas personales para el desarrollo de sus capacidades artísticas, y la protección de los animales.

Por ejemplo, una de las participantes se mostró abierta en compartir su propia iniciativa en relación a la protección de los animales, la cual podría ser extendida a otros niños, niñas y jóvenes de la comunidad, como un proyecto compartido mayor.

Asimismo, los intereses planteados por niños, niñas y jóvenes en torno a las tecnologías y desarrollo de laboratorios relacionados a medios audiovisuales y programación de aplicaciones móviles, dan una señal de alerta y demanda para generar nuevas experiencias, cuidadas, bien tratadas e impactantes, que conquisten, ilusionen e inviten a soñar.

Desafío Cecrea

Como Cecrea La Ligua, ¿qué haremos con esta información?

Como Cecrea La Ligua, potenciaremos el uso de la Tecnología como medio para fomentar el desarrollo de los discursos sociales, inquietudes planteadas por los NNJ sobre el medio ambiente, la violencia y la igualdad de género.

Una de las respuestas, que no aparecen en el informe y que nosotros registramos, es que al preguntar a los NNJ sobre qué harían para sentirse parte del Cecrea ellos respondieron “realizar actividades comunitarias”, “disfrutar en comunidad”. Basado en eso, se hace urgente programar actividades, experiencias, laboratorios y proyectos que intencionen esta petición. Para ello, el desafío es programar teniendo presente la participación ciudadana en su totalidad, buscando irradiaciones que permitan el encuentro con la familia, en espacios públicos, y que releven la tradición territorial.

En el afán de materializar estas inquietudes, hemos planteado a los facilitadores de Cecrea La Ligua la posibilidad de desarrollar un Proyecto interdisciplinario, convergente entre las distintas especialidades de los laboratoristas y teniendo como cruzada el celebrar en comunidad. Esta celebración estará dotada de los discursos planteados por los NNJ en la Escucha como la violencia de género, la inclusión y la habilitación de espacios artísticos.

Comprometemos nuestra mirada programática hacia una convergencia en cuanto a los antecedentes arrojados por la presente Escucha.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.