Pintan soluciones para El Pintado (Filadelfia)

Las hojas secas del mango y otros árboles cubren parte del techo de zinc del kiosco, que en la mañana ya arde a orillas del río Cauca. El kiosco antes era una bodega de la finca El Pintado. Ahora no es un sitio cualquiera: desde hace dos semanas es el salón de 10 estudiantes desplazados por el invierno.

La profesora es Viviana Gómez. La primera clase de ayer la dedicó a ejercicios de observación para cada alumno. Por ejemplo, Johan, de primero, buscaba un gusanito y un bote en un dibujo. "Esta es una 'escuela' sin paredes y los niños se distraen muy fácil. Por eso, toca reforzar en concentración".

Tiene razón. A unos 30 metros, por la parte alta de la finca, pasa la vía Manizales-Medellín con su flujo de ruidosos camiones y buses. Por la parte baja ruge el Cauca. Los pájaros cantan y las mariposas incluyen el sitio en su itinerario.

Sin embargo, lo que más distrae a los alumnos son los malabaristas de los restos del puente, que colapsó el pasado 16 de mayo. La comunidad adecuó lo que quedó con guaduas y tablas para evitar una vuelta de hasta dos horas. Por ahí camina la gente bajo su riesgo, a pesar de las recomendaciones de las autoridades. Los niños se distraen cada que pasa alguien, pues el puente está a unos 300 metros del kiosco.

La escuela de la vereda El Pintado quedó dividida en dos. Todo porque el río Cauca bajó crecido y enfurecido en la madrugada del 19 de abril pasado, en plena de temporada de lluvias, y acabó con un puente y sus 130 años de historia. La estructura sobre el cauce ha sido el cordón umbilical de dos comunidades rurales, la de El Pintado al lado de Filadelfia, y la de El Langarero en el de Riosucio.

Para los cuatro niños de la parte de Filadelfia no hay problema, pues la escuela original funciona cerca de sus casas.

La encrucijada surgió para los 10 pequeños de Riosucio, pues no pueden utilizar el puente. La profe, quien en la primera semana se arriesgó a cruzar, lo dejó de hacer por orden de la Secretaría de Educación de Caldas.

"Inicialmente optamos porque yo daba clases una semana a los niños de un lado del río, y a la siguiente a los otros". El lío es que igual los alumnos perdían clases.

Los escolares le sacan jugo a la situación. Además de estudiar al aire libre con la brisa que acaricia el Cañón del Cauca, en los recreos juegan con la Negra, una perra querendona de los alrededores.

De todas maneras, extrañan el otro plantel. Nicol, de segundo, expresa: "Aquí estudiamos muy rico, pero nos hacen falta Juan Gabriel, Alejandro, Sarita y Paula".

El ruido en el kiosco no es inconveniente si se compara con la primera opción que tenían. La docente recuerda: "Doña Enilse, mamá de Nicol y Mariana, nos facilitó el corredor de la casa, pero como queda a un lado de la carretera no soportamos el ruido de las tractomulas, los pitos y los arranques de las motos en el pare y siga por las obras de Pacífico Tres".

Una mañana, hace dos semanas, llegó otra alternativa. El propio secretario de Educación, Fabio Arias, visitó el lugar con una delegación de técnicos ante la gravedad de las cosas.

Tras echarle cabeza, surgió la idea. Arias prometió: "La decisión es nombrar un docente adicional la próxima semana. Con este nombramiento se asegurará la educación continua en ambos lados del puente, mientras se soluciona el paso peatonal sobre la estructura".

Dicho y hecho, Andrés Felipe es ahora el maestro de los cuatro del lado de Filadelfia. La estrategia lleva dos semanas.

Lo que sigue es esperar que construyan el nuevo puente para que el kiosco sea de nuevo bodega, los campesinos dejen de arriesgar la vida y que la escuela de El Pintado sea solo una con su maestra Viviana y sus 14 estudiantes.

Luis Alberto Giraldo, secretario de Infraestructura de Caldas

La semana pasada estuvimos en Comité Departamental de Gestión de Riesgo con el gobernador, Guido Echeverri, y el director nacional de Gestión del Riesgo, Carlos Iván Márquez. Se asignaron $150 millones y una fundación que trabaja para la UNGRD lo construirá en dos meses.

Félix Ricardo Giraldo, director de Gestión del Riesgo en Caldas

Se hicieron las gestiones ante la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo para tener allí un puente nuevo, pues reparar el actual no es viable, ya que sus cabezotes quedaron colgados. Vamos a hacer uno nuevo cerca de allí y con más altura. Estamos en los convenios interadministrativos para empezar las obras.
Jennifer Cifuentes: Extraño la otra escuela por mis amigos. Ojalá arreglen rápido el puente.
Johan Alberto Cañas: Me gustan las dos. Podemos jugar.
Yisel Flórez: Son muy divertidas las dos porque juego con mis amiguitos.
Nicolás Aguirre: Me gusta más la escuela que el kiosco. Allá tenemos más espacio para jugar.

Texto: Óscar Veiman Mejía

Fotos: Freddy Arango

Created By
La Patria Manizales
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.