Loading

Luis Bejarano ha rescatado 10 000 animales de las calles

Recorrer la avenida Simón Bolívar con un nudo en el estómago es el día a día de Luis Bejarano. Sabe que en cualquier punto puede encontrarse con animales atropellados a los costados de la vía. Entonces, se estacionará a un costado para tratar de salvarlos.

Bejarano trabaja en Protección Animal Ecuador (PAE) desde hace 13 años. Esta es una de las fundaciones más antiguas de la capital y también de las que más casos atiende. Él empezó como voluntario y decidió quedarse. En el día a día de la organización vio de cerca el sufrimiento de los animales que viven en la calle.

Se estima que en Quito hay 600 000 animales, entre callejeros y con hogar. Fotos: Archivo/ EL COMERCIO.

Aunque su labor es gratificante, también está llena de frustración y desgaste físico y emocional. Muchas mascotas no sobreviven y eso ocurre todos los días.

El rescatista, de 34 años, sueña con el día en que su trabajo ya no sea necesario. Pero la realidad es que de lunes a sábado ayuda a entre dos y cinco animales diarios. Insiste en que sin sanciones más severas, el problema de la fauna urbana en la capital no se solucionará.

"No hay leyes que los protejan. Si a la gente no le tocan el bolsillo no hay cambios".

"A rescatar se aprende en la calle. No hay cursos que te preparen para eso"

La experiencia le ha enseñado a utilizar guantes protectores. Tampoco sale sin correas o traíllas, caniles, una camilla, botiquín para emergencias, un bozal y sedante para casos extremos. Cuando la ubicación de los animales no permite un acceso sencillo, se coordina con otras instituciones para descender a las quebradas.

Foto: Archivo/ EL COMERCIO

La problemática del abandono es grave y preocupa a los rescatistas. Pero también preocupa la tenencia irresponsable.

"Debemos dejar de ser indiferentes si vemos un gato o un perro que necesita ayuda. Ahora con la tecnología es fácil tomar la foto, publicar y pedir ayuda. El activismo se trata de ir más allá, de realmente cambiar la vida de ese animal"
Sacar al animal de la calle es solo la primera parte. El proceso culmina exitosamente si se logra encontrar un hogar responsable.

Texto: María Gabriela Castellanos. Fotografías: Julio Estrella, Archivo/ EL COMERCIO y cortesía.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.