Ohm & Edith's Wedding Valentine's Ceremony

OUR STORY

Hay momentos en la vida que pasan sin planear, personas que llegan con la sutil brisa de lo desconocido y tan lentamente se van plasmando en tu vida que cuando te das cuenta ya no hay marcha atrás, todo esta dicho, se han quedado para siempre en tu vida, en tu corazón. Así llego él sin previo aviso, inimaginable, como un rayo de sol entró por la puerta grande de mi alma envuelto como un regalo del cielo, como una amistad sincera e indestructible. Esta es mi historia…

Era un dia de agosto como cualquier otro, encerrada en mi rutina recibí una llamada que me cambiaría la vida… me iría a vivir a otro país en menos de una semana dejando todo atrás, empaque mi maleta y me fui llena de ilusiones, sueños y mucha incertidumbre, iría a un lugar donde no conocía mas que a Valeria, una vieja amiga del colegio y a Sophie, una australiana que robaría mi corazón con su ternura. A pesar de el miedo el corazón me decía que allí tenia que llegar, el corazón me repetía que era mi deber seguir sus latidos y que todo estaría bien.

Llegue a Miami en compañía de David, el novio de Sophie, un ser especial que había conocido apenas dos días atrás con el motivo de partir juntos en esta aventura. Después de una linda bienvenida por parte de mis amigas, llegue al lugar que seria mi hogar durante todo este tiempo. Ahi lo conocí, me ofreció su sagrada cambucha y desde ese día me abro las puertas de su casa y de su vida.

Tuvo que pasar un buen tiempo antes de que nos tomáramos tanta confianza y fortaleciéramos esa linda amistad que nos une, tuvimos el privilegio de ser mejores amigos y hermanos antes de esperar algo el uno del otro, se fue entrando despacio en mi corazón, se acomodó allí con su hermosa sonrisa, su mirada profunda y sus talentosas manos llenas de magia y de vida.

Después de sentir el impacto de una fuerte ciudad como Miami, de estar lejos de mi familia y amigos de toda la vida, me fui desvaneciendo en el dolor de verme sola, con la incertidumbre mas despierta que nunca, sin saber que hacer de mi vida, el se había ido por un mes a otro lugar y en realidad sentía que no tenia a nadie… pero luego llego y si, ahi estaba él, no me dejó caer. Llegue a Miami por la ayuda de una vieja amiga, pero me quede gracias a él.

Nos volvimos inseparables, nos ayudamos mutuamente a superar viejas relaciones que aunque nos habían dejado muchas enseñanzas también nos habían dejado grandes cicatrices, pero así, con un gran amor de amigos, escuchándonos y liberando todo lo que nos hacia daño nos fuimos uniendo cada vez más. Tengo que decir que en realidad no me di cuenta en que momento ese amor de amigos se convirtió en algo más, de repente sentía que era la persona adecuada, me hacia feliz, moríamos de risa por nada y por todo, se convirtió en mi maestro de vida.

Cuando llegó mi tiempo de partir, supe que seria difícil volver a mi vieja vida, volver a la rutina de un trabajo y en realidad lo único que me animaba era volver a ver a mi familia y amigos, pero de repente el tuvo una brillante idea…. casarse conmigo para poder quedarme en este país, inevitablemente aprobé su idea. Con la certeza de una nueva vida y aun con mas sueños que antes, hicimos los preparativos de la boda para luego darme cuenta de que estaba dando un paso muy importante en mi vida, tal vez el más importante de todos los pasos…. empezar de nuevo!

Y aqui estoy, llena de ilusiones con una gran persona a mi lado, el y su magia de artista llenando mi vida de hermosos momentos, con un gran aprendizaje! No importa si tienes miedo, éste siempre te va a acompañar… tan solo abrazalo y sigue! porque si el miedo no te bloquea, te impulsa con la fuerza mas grande que hayas imaginado jamás.

El día de San Valentin, el mismo día de nuestra boda, con la luz de la luna como testigo, me pidió que me casara con el, de verdad, no con el único propósito de poder quedarme, sino por amor, como confirmación de que empezaríamos realmente un nuevo camino los dos.

Este no es el final, tan solo es el principio de otra historia que, desde lo más profundo de mi corazón espero no termine.

Denis es su nombre, y me ha enseñado a dejar huellas en lugar de cicatrices.

Solo tiene un defecto, nunca me hace caso a tiempo.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.