Loading

Oración comunitaria Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios. Haré que sólo tengan voluntad y determinación de honrarme toda su vida, para su propio bien y el de sus descendientes. Jeremías 32:38–39

Nos ponemos en presencia del Señor

Del santo Evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas. Les dijo otra parábola: El Reino de los Cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente. Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas.

Aunque la semilla de mostaza sea muy pequeña puede convertirse en una gran planta de huerto

El llamado es el mismo hoy en día, no confiarnos en la apariencia, no porque sea pequeño no sea importante.

Las dificultades del mundo parecen inmensas, imposibles de lograr individualmente y nosotros humanos parecemos irrelevantes.

Ahí el llamado de Cristo, la grandeza de Dios para llamarnos a ser como esta semilla, a actuar y dar fruto, convertir nuestra realidad y mover montañas.

POR TODAS LAS INTENCIONES QUE TENGAMOS EN NUESTRO CORAZÓN

DIOS TE SALVE MARÍA