Loading

Reporte Escucha Creativa Iquique, octubre de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha Creativa se ha propuesto un juego de simulación: ha sucedido una catástrofe en la Tierra, se ha acabado el agua y debemos abandonar el planeta. Los primeros en realizar el viaje para salir de la Tierra serán los participantes de Cecrea.

Antes de realizar el viaje, tendrán 90 minutos para diseñar los espacios que tendrá la nave espacial y pensar en actividades que quisieran hacer durante el año que durará el viaje. Además, elaborarán un perfil de los adultos que podrán acompañarles en la travesía.

Una vez realizado el viaje se realizará un rito para refundar las ciudades en el nuevo planeta, identificando qué quieren conservar de sus ciudades actuales, que cambiarían y qué sueñan para esa nueva ciudad.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

La Segunda Escucha Creativa fue realizada el día miércoles 03 de octubre de 2018, a partir de las 10:00 hrs., en la Casa de la Cultura de Iquique. La actividad contó con la asistencia de 31 participantes, de los cuales 16 fueron hombres y 15 mujeres.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta Escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Llegada

En una soleada mañana de octubre un alegre grupo de niños, niñas y jóvenes se fueron acercando a Cecrea Iquique, para participar de la Segunda Escucha Creativa.

Al llegar al recinto, fueron recibidos por un encargado que registró sus datos personales y les asignó al azar una pulsera distintiva de colores verde, amarillo o roja. Luego se dirigieron a una zona donde había unas nubes de cartulina pegadas en una pared, y se les invitó a escribir allí, con plumones y lápices de colores, sus sentimientos y expectativas respecto de la jornada.

¿Qué esperas hoy?: Pasarla bien; algo bakán; diversión
¿Qué crees que ocurrirá hoy?: No sé; que todos fuéramos adultos; estar feliz; mucho amor
¿Qué te gustaría que pasara?: Que nos divirtamos; que me conozcan; una actividad; encontrar 10 lukas; comer algo rico; que seamos amables

Mientras algunos procedieron a escribir o dibujar sus expectativas sobre estas figuras, otros participantes conversaban y se reían. Otro grupo más tranquilo se mantuvo sentado conversando y esperando que comenzara la actividad.

Una vez que llegaron todos los participantes, los facilitadores pidieron atención y les invitaron a realizar una dinámica de activación llamada Los Semejantes. Se trataba de un juego en el que se debía caminar por todo el espacio mezclándose unos con otros hasta que el facilitador informaba que debían reunirse en grupos según algunas semejanzas como color de pelo, tamaño, color de pulsera, género, etc.

Felipe, facilitador de Cecrea, comenzó con las indicaciones: ¡Tienen 10 segundos para juntarse por grupos según el color de sus calcetines!, todos entonces procedieron a mirar sus calcetines y entre gritos y risas agruparse rápidamente. Luego, se les pidió juntarse según la forma del dedo de la mano. Todos rieron y justo en ese momento entró un perro al lugar, ante lo cual el facilitador dijo a modo de broma: ¡Tienen 10 segundos para sacar al perro! Provocando risa general, luego de lo cual se logró sacar al perro y seguir la dinámica. Luego dijo: ¡Agrúpense según los que tienen polera o polerón! ¡Tienen 5 segundos para juntarse según el color de sus pulseras! Y así siguió el juego: ¡Tienen 10 segundos para juntarse y ordenarse desde el más chico allá hasta el más alto! Luego ¡Tienen 15 segundos para agruparse según la letra de su primer nombre! De esta forma los niños, niñas y jóvenes disfrutaron de un grato momento de juego y distensión.

Una vez terminada la activación, fueron invitados a dirigirse hacia la Casa de la Cultura de Iquique, para seguir con la jornada. Sin embargo se les informó que habría un inconveniente, ya que el recinto se encontraba sin agua, por lo que se les indicó que quienes lo necesitaran podrían usar los baños de Cecrea antes de partir.

Bienvenida

Luego se trasladaron a la Casa de la Cultura, hacía mucho calor. Al llegar, en el hall de entrada, se agruparon y se les invitó a sentarse en el suelo. Allí había un televisor. El facilitador les informó que no había agua en el recinto y les invitó a ver una noticia para saber lo que estaba pasando. El video mostraba una crisis mundial por la falta de agua y una gran sequía y planteaba la necesidad de realizar un viaje espacial a otro planeta para poder refundar la ciudad, para lo cual los niños de Cecrea deberían diseñar una nave espacial y realizar este viaje.

Todos los participantes observaron muy atentos y sorprendidos el video. Entre ellos se preguntaban: "¿Cómo se llama el planeta que vamos a ir?"; "¡No quiero morir! ¡No quiero morir!" (bromeando) (Ramón, 9 años).

Luego, Mónica, encargada de Cecrea, preguntó:

Chiquillos ¿prestaron atención a la noticia? -¡Síii!

¡Cuál es la misión que tiene hoy Cecrea Iquique?: - ¡Construir una nave!

¿Para qué? -¡Para abandonar el planeta!

Mónica indicó entonces: “ordénense y agrúpense por equipo según el color de sus pulseras y vamos a ir al segundo piso, porque allí está todo preparado para que puedan evacuar el planeta”.

Preparación del Viaje

Cada uno de los equipos se reunió y luego se dirigió a la sala señalada, la cual contenía los planos de la nave y los materiales para su construcción, y luego procedieron a dar las indicaciones: “Deberán diseñar la nave según sus intereses y pensar qué les gustaría llevar para realizar este viaje, que durará un año”.

Se comenzó entonces con el diseño de la nave, utilizando plumones, plastilina, lápices, cinta masking tape y material reciclado, incorporando los intereses de los niños, niñas y jóvenes.

Se plantearon propuestas que incluían recursos para cubrir sus necesidades básicas, además de la recreación y comunicaciones, muy ligadas a recursos tecnológicos, como Internet, celulares y videojuegos.

Una vez acabado el tiempo de planificación, el facilitador preguntó ¿Qué les pareció diseñar la nave?, ¿Qué emociones han experimentado cuando han tenido que mudarse?

Plantearon que la situación de tener que evacuar el planeta la veían como una posibilidad futura, y que una de las razones podría ser la guerra o el agotamiento de los recursos naturales. Expresaron que sentirían mucha nostalgia de dejar a las personas que quieren y las cosas materiales que tienen un significado simbólico. Ponían como ejemplo ciertas situaciones donde habían tenido que dejar la región o realizar cambios de casa, donde habían tenido que sentir el desapego emocional.

A continuación, se les invitó a pensar y definir qué características debería tener el adulto que participaría del viaje junto a los niños, niñas y jóvenes de Cecrea.

En torno a unas siluetas dibujadas en cartulina, se generó un espacio de conversación en el cual se mencionaron las características que cada uno quería que tuviera el adulto que los acompañaría en el viaje. Para ello el facilitador entregó dicha silueta, además de post-it para escribir y emoticones para incorporar en la figura.

Un niño propuso: “este emoticón de enojado” y la compañera le respondió: “no poh, un adulto no debe estar enojado”.

Que el adulto sea callado, para que no hable y así no nos rete (Pía, 12 años)

Pía propuso: “que sepa bailar”; Ramón dijo: “que tenga cerebro de payaso”; Bastián añadió: “que le gusten los hurones”.

Y así fueron agregando diferentes características, le pusieron ojos y diferentes emoticones. Cristián, el facilitador, dijo: “piensen en diferentes cualidades que les gustaría que tuviera este adulto, por ejemplo, cosas que les gusten de algún profe”… y Ramón interrumpió y mencionó: “Tío, yo odio a mi hermano porque siempre me pega”, mientras el resto seguía proponiendo nuevas ideas.

Algunas características mencionadas fueron: que tenga la habilidad de tranquilizar al grupo, contenerlos cuando tengan pena y sanarlos cuando estén enfermos, que sean fuertes físicamente. No aceptan una persona autoritarias ni que aplique castigos crueles, que tenga habilidades para poder reparar la nave, que sea buena onda, amable, inteligente, divertido y amoroso. También que sepa escuchar y expresarse de manera correcta para que no los afecten, además de mantener la calma en situaciones difíciles. Algunos también plantearon la necesidad de llevar a su familia para que los cuidaran.

Las características mencionadas reflejaron que a los participantes no sólo les importa que los tomen en cuenta en todo lo que puedan realizar en el viaje, sino también que se los trate de buena manera respetando sus espacios y algo que recalcaron mucho es que “no sea enojón”.

Luego el facilitador avisó que comenzaría el viaje, por lo que los participantes debían ponerse los atuendos para poder entrar a la nave. Todos se mostraron motivados y entusiasmados con la idea y comenzaron a ponerse los trajes espaciales. Se generó mucha risa al verse todos vestidos de esta manera y esperaron ansiosos para entrar a la habitación donde estarían los 3 equipos reunidos. Los más pequeños estaban nerviosos por no saber qué sucedería y los más grandes estaban ansiosos de ingresar a la nave y vivir la experiencia del viaje.

El Viaje

Para iniciar el viaje, los participantes debieron pasar uno por uno por una gran puerta en forma de nave espacial, que les permitía ingresar a una sala totalmente oscura. Allí había una luz fluorescente que hacía resaltar el color blanco y el color amarillo flúor que tenían los trajes. Pía (12 años) se puso la pintura color flúor en la cara, mientras otras niñas hicieron lo mismo. Estaban fascinados con la luz y el efecto que generaba.

A continuación un facilitador les invitó a sentarse en el suelo y poner atención. Los niños, niñas y jóvenes estaban expectantes. Comenzó un audio con una voz que informaba sobre la tipología de la nave, las salidas de emergencia y les pidió abrochar sus cinturones para luego introducir el conteo de despegue y así volar al espacio. La proyección mostraba en ese momento imágenes de la galaxia, una lluvia de estrellas, con imágenes muy bonitas y envolventes. La sala permanecía totalmente oscura, por lo que sólo era posible ver esas imágenes, y utilizar la imaginación para transportarse en ese viaje espacial.

Luego fueron apareciendo planetas, lentamente la imagen se centró en un planeta, y luego se mostraba el ingreso al mismo. Se veían las nubes, entonces la imagen se dirigió hacia el aterrizaje en un lugar lleno de árboles. El lugar era similar al planeta Tierra.

Al terminar la proyección, los facilitadores indicaron que habían llegado al nuevo planeta y debían salir de la nave para refundar la ciudad de Iquique en ese lugar. Además se les indicó que se había descubierto que afuera las condiciones climáticas eran iguales a las de la Tierra, por lo que no se necesitaría utilizar los trajes. Entre comentarios y risas, todos procedieron a quitarse los trajes y salir de la nave.

Refundación de la Ciudad

Es esta etapa todos los participantes se trasladaron al tercer piso del recinto y allí buscaron un lugar para comenzar la reflexión acerca de cómo refundar la ciudad de Iquique.

El lugar estaba ambientado en la azotea de la Casa de la Cultura, en la cual se encontraban semillas, vasos, agua y algodón, los que se utilizarían para el ritual de la refundación de la ciudad en el nuevo planeta. Se reunieron en un círculo en el piso para comenzar, haciendo el ritual en donde se entregó un vaso con algodón y una semilla a cada participante.

Luego se les invitó a cerrar los ojos y quedarse en silencio. Se les pidió respirar hondo y pensar en la siguiente situación: “acaban de llegar a ese planeta y que allí deben refundar Iquique”. Después de unos minutos de estar con los ojos cerrados y en silencio, abrieron los ojos nuevamente. El facilitador preguntó ¿Cuáles son las cosas que no les gustaría traer a este nuevo Iquique? Javiera dijo: "el maltrato animal". Pía (12 años) manifestó: "mucha tecnología", ante lo cual Ramón (9 años) respondió que la necesitan porque así pueden estar comunicados por Whatsapp. Vicente (11 años) añadió que les puede servir en caso de emergencia.

Luego el facilitador preguntó: ¿Qué no les gustaría replicar del Iquique antiguo a esta nueva ciudad? ¿Qué encuentran de malo en Iquique? Vicente (11 años) planteó que Iquique tiene muy pocas cosas. Bastián (16 años) dijo: "los flaites", a lo que Vicente añadió “muy bien dicho, los flaites”. Ramón (9 años) aportó que no le gusta que en el último piso del mall hayan palomas.

Dentro de esta pregunta salieron a luz una serie de comentarios, entre ellos que Iquique es un lugar aburrido y monótono, que hay mucha basura, que es una ciudad muy cara y que la gente trabaja mucho para ganar una miseria de sueldo. Además se mencionaron como elementos negativos: la contaminación, la basura, las malas ondas, las peleas, las drogas, la delincuencia, el alcohol y las enfermedades, el exceso de edificios, La Jorge (población) y los flaites, por la actitud y conductas de la gente que vive ahí.

En seguida se planteó: Para no traer esas cosas a esta nueva ciudad, ¿Qué no debiéramos repetir? Algunas respuestas fueron: la brecha social; dejar de contaminar el agua; que no hubiera dinero, generar un sistema nuevo de pago como el trueque; que la luz, agua, gas y gastos comunes fueran gratis para todos; que el pago sobre tu trabajo sea según tu esfuerzo; un nuevo sistema educativo, que los colegios sean decentes, donde los niños no pelearan y los lugares fueran bonitos. Además tener más actividades de juegos para aprender, generando nuevos métodos para estudiar. Que luego de la básica, en la media puedan elegir el ramo de especialización en el área de interés; no traer el reggaetón, ya que es cochino y muy machista,

Por otra parte, se les pidió plantear qué cosas quisieran mantener de Iquique en el nuevo planeta, ante lo cual algunas de las ideas mencionadas fueron: la Zofri, porque es bacán, Baquedano y Plaza Prat, por la historia, Cecrea, la Playa, la comida, las personas, los animalitos. Además se planteó que sea limpio para que no pase lo del otro planeta abandonado y que seamos felices con toda nuestra familia.

Cosas importantes mencionadas para este nuevo Iquique:

Más áreas verdes; más espacio para la cultura; más espacios con talleres de especialización; más territorio; más espacio; un muro para que no llegue el tsunami.

Posteriormente, se procedió a la actividad de plantar la semilla como símbolo de la creación de este nuevo planeta. Los participantes pusieron entonces una semilla dentro de un algodón en un vasito para hacerla germinar.

Finalmente el facilitador preguntó ¿qué fue lo que más les gusto de la actividad? Algunos respondieron “el ir a otro planeta”. Ramón (9 años) opinó que le había gustado la actividad “porque el Iquique que crearon es mejor que el verdadero”.

Cierre

Una vez finalizada la refundación de la ciudad, todos los participantes se reunieron en el segundo piso del recinto, conversando y riendo mientras recibieron una colación.

Entonces un facilitador preguntó ¿Qué les pareció la actividad? Ante esto, se generaron varias respuestas al mismo tiempo, todos los participantes concordaban en que había sido una sesión en donde lo habían pasado muy bien y había cumplido con lo que imaginaban que sería la Escucha. Luego formaron un círculo y se les propuso resumir en una palabra lo que pensaban de la Escucha realizada, ante lo cual las respuestas fueron variadas: corazón, creativo, interesante, alegre, humanidad, hurones, bacán, divertido, unión, genial, de otro mundo, delicioso, cósmico, intergaláctico y diferente.

Finalmente, los coordinadores extendieron a todos la invitación para las futuras actividades de Cecrea y posteriormente se reunieron para sacar una foto grupal. De esta forma se concluyó una bella y entretenida jornada de Escucha de Cecrea Iquique.

Lo que escuchamos y observamos

En la Segunda Escucha Creativa realizada en Iquique, se levantaron las inquietudes e intereses de los niños, niñas y jóvenes asistentes al Cecrea. Ellos manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas relacionadas con un viaje a otro planeta, con el fin de hacer frente a la escasez de agua en su ciudad y en el país en general.

Los niños, niñas y jóvenes se mostraron interesados y asombrados en relación al tema planteado, una crisis mundial por la escasez del agua y asimismo, entusiasmados en participar en las actividades propuestas para construir una nave espacial que les permitiera viajar a otro planeta y refundar su ciudad.

En la etapa de planificación del viaje, se les pidió a los participantes definir las distintas secciones o salas que debería tener la nave espacial a diseñar. Entre las principales propuestas surgieron: sala de juegos, locales de comida rápida, sala parque, sala de realidad virtual, conexión a Internet, sala zoológico, una capilla, habitaciones privadas.

Tenemos que llevar un zoológico, porque los mismos animales que cuidemos, podrán ser nuestros alimentos (Celeste, 9 años)
Siempre hay que estar conectado con Dios, no importa el lugar o la situación (Emilio, 11 años)
Para mí es importante tener mi habitación con mis cosas personales y privadas (Antonia, 11 años)

Biblioteca, enfermería, sala de ejercicios, bodega para alimentos refrigerados y no perecibles, y el lugar más importante, una sala para actividades de Cecrea.

Por otra parte, se les pidió definir las características que deberían tener los adultos que los acompañaran en el viaje, ante lo cual mencionaron: buena onda, amable, respetuoso, alegre, que mantenga la calma, que tenga liderazgo, cariñoso, inteligente, fuerte, que sepa bailar, que no sea conservador, que sepa escuchar, que no sea autoritario, que sea algún familiar (especialmente mencionado por los participantes más pequeños).

Para mí lo que más me gustaría llevar es a mi familia, porque los extrañaría mucho (Leonel, 8 años)

Luego se les planteó el desafío de pensar cómo quisieran refundar su ciudad en este nuevo planeta, qué cosas conservarían y qué cosas cambiarían. Entre las cosas positivas a crear o conservar de la ciudad actual se plantearon: la Zofri, la playa, Paseo Baquedano y plaza Prat, Cecrea. Además les gustaría que sea un lugar limpio, con más áreas verdes, con más espacio para la cultura, con un muro para evitar los tsunamis, entre otros.

En contraparte, las cosas negativas que quisieran eliminar son: la contaminación, la basura, las malas ondas, peleas, drogas, las enfermedades, los flaites, los bajos sueldos.

Se ve que la gente trabaja mucho pero al final te pagan una miseria (Camila, 12 años)

El exceso de edificios, el alcohol, la delincuencia, la brecha social, tener mejores colegios.

Me gustaría un lugar para estudiar más decente (Joseph, 8 años)

No contaminar el agua, que sea un lugar más entretenido distinto a Iquique.

Es un lugar desierto aburrido y monótono (Vicente, 11 años)

Que el costo de vida no sea tan caro.

Iquique es muy caro… la cosita de leche vale 10 lucas, el tambor de leche… la leche en polvo vale como 10 lucas…(Pía, 12 años).

Y poder ser felices con toda la familia.

Conclusiones

La realización de esta Segunda Escucha Creativa en Iquique permitió conocer las opiniones de los niños, niñas y jóvenes respecto de sus visiones en torno al territorio y sociedad en la que viven, sus aspectos positivos y negativos y los cambios que ellos quisieran hacer hacia el futuro.

A partir de lo anterior, se realizó una enriquecedora sesión, donde se pudo generar un ambiente de conversación profunda y motivadora.

Los elementos más destacados por los participantes fueron la importancia de la tecnología y entretención en su viaje, como asimismo, la necesidad de preservar el medio ambiente y proteger la salud.

Debemos crear métodos para cuidar el medio ambiente para que no se extingan las especies de la tierra, cuidar el agua y recursos (Joseph, 15 años)

Adicionalmente para el caso de los niños y niñas más pequeños, resulta muy importante la compañía y apoyo de sus propias familias, pensando en iniciar una nueva vida en otro planeta.

En cuanto al nivel de participación, los facilitadores lograron que todos los niños, niñas y jóvenes tuvieran oportunidad de participar y expresarse en las actividades, especialmente los más pequeños o más tímidos. No obstante lo anterior, hubo líderes de opinión que destacaron y tomaron el control muchas veces de la planificación o conversación, lo cual debía ser moderado por los facilitadores.

Sobre la opinión de los adultos lo que más les importaba era una persona que cumpliera el rol de protección y contención, dejando de lado la parte autoritaria, castigadora y enojona que suelen tener en ciertas situaciones.

Asimismo destacó la participación de las niñas y jóvenes, quienes expresaron firmemente sus opiniones, en temas como su rol en la sociedad y la utilización del lenguaje inclusivo con el fin de lograr empatizar con todos, en especial con quienes se sienten diferentes y/o excluidos(as).

Aunque en relación a este último punto se manifestaron algunas opiniones contrapuestas, al preguntarles qué pensaban sobre las palabras inclusivas: “que son exclusivas” (Bastián, 16 años); “es como una puñalada al diccionario” (Francisco, 16 años); “yo creo que Bastián lo usa para burlarse de los demás, no es tedes, ni memes… sino solo se usa la “E” al final de la palabra… porque hay gente que tú no sabes su sexualidad y si le dices todos y ¿qué pasa si es mujer?” (Yasmín, 16 años); “si tienes pene eres hombre y si tienes vagina eres mujer…” (Francisco, 16 años), “sí, pero hay gente con pene que no se siente hombre y hay gente con vagina que no se siente mujer” (Yasmín, 16 años), “ya pero ese es un problema psicológico…” (Bastián, 16 años).

Desafío Cecrea

Como Cecrea Iquique, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.