Lilo una historia de respondabilidad

Cuando yo tenia 10 años, estaba caminando por mi quinta y cuando mire, debajo de un árbol había un gato recién nacido. Había nacido ese mismo día. Lo recogí y lo lleve donde mi madre para intentar ayudarlo.

Mi madre dijo que nos lo podíamos llevar a ala casa pero yo debería cuidarlo por que es una gran responsabilidad. Yo acepte el reto ya que quiería que el gatito sobreviviera. El gattito era tan bebe que debía ser alimentado cada tres horas y había que darle calor.

Al gatito se lo alimentaba cada tres horas con un tetero y se lo ponía encima e una bolsa de agua caliente para que así tenga el calor que le podría dar su madre. Pasaron los meses y el gatito fue creciendo.

¡Fue un milagro! Lilo sobrevivió.

Ahora tiene 12 años y es un gato muy saludable y feliz.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.