Geography and history Alejandro Marcos

"La historia se repite, ese es uno de los errores de la historia"

La geografía y la historia nos permiten aprender, identficar y describir cualquiera de las civilizaciones que hayan existido en la Tierra.

El antiguo régimen

  • El poder absoluto del monarca: El rey en aquellos tiempos tenia tanto el poder legislativo como el ejecutivo y el judicial. El monarca nunca era responsable de susu actos y el origen de su pode era divino.
  • Sociedad estamental: La sociedad estamental esta divida en tres clases o estamentos, la nobleza, el clero y el pueblo llano. Tu posición social la determinaba tu naciemiento y existían grandes desigualdades entre los estamentos. Los privilegiados no pagaban impuestos, participaban en politica, tenian sus propias leyes y derechos y poseian todo, mientras que los no privilegiados (campesinos, burgueses, artesanos, comerciantes, banqueros, etc) tenian que pagar sustanciosos impuestos y el diezmo.
  • Economia señorial: Era la actividad economica más importante, el rendimiento era bajo y gran parte de la cosecha se pagaba como impuestos a la nobleza y el clero. Era una economia de subsistencia, por lo que habia muy poco comercio.

La ilustración:

La ilsutración fue un movimietno social y cultural del siglo XXVIII. Sus principales características eran el uso de la razón para comprender el mundo, rechazaban la autoridad de la tradición y de la religión y buscaban una educación y progreso universal. Tambien buscaban igualdad y libertad para todos y que las clases sociales se basaran más en el mérito y la inteligencia.

Algunos grandes personajes de la ilustración fueron Newton, Locke, Montesquieu, Voltaire, Rosseau, etc.

Crearon diversas teorias tanto economicas como politicas, como por ejemplo: la soberanía nacional, la separación de poderes, la fisiocracia y la eliminación del mercantilismo.

La vuelta al Antiguo Régimen (1814-1820).

Fernando VII, al regresar de Francia, anuló la Constitución de Cádiz de 1812, reinstaurando el Antiguo Régimen en su totalidad, y reprimiendo fuertemente a los liberales (se condenó a muerte a todo aquél que defendiese la Constitución y pretendiese limitar el poder absoluto del rey). Los privilegiados siguieron sin pagar impuestos, y el Estado estaba prácticamente en quiebra. Era muy difícil el progreso sin introducir reformas. Se produjeron algunos pronunciamientos (sublevaciones militares) de tipo liberal, pero fracasaron y quienes los dirigieron fueron fusilados.

El Trienio Liberal o Trienio Constitucional (1820-1823).

En 1820 triunfó el pronunciamiento dirigido por el Coronel Riego, y el rey Fernando VII se vio obligado a aceptar la Constitución de 1812, y a convertirse en monarca constitucional. Se inicia así el segundo intento de revolución liberal burguesa y de acabar por tanto con el Antiguo Régimen. Pero este intento también fracasó, por dos razones, la primera porque los mismos liberales estaban divididos entre aquellos que querían hacer las reformas más despacio y limitar menos el poder del rey –llamados moderados-, y los que pretendían hacer las reformas más deprisa y con más profundidad y limitar más el poder del rey –llamados exaltados y luego progresistas-. La segunda razón del fracaso del trienio fue que el rey y los privilegiados no colaboraron, se dedicaron a conspirar y pidieron ayuda a la Santa Alianza. La Santa Alianza envió a un ejército, los llamados “Cien Mil Hijos de San Luis”, que venció a los liberales y restauró el absolutismo.

La Década Ominosa (1823-1833)

Se vuelve, por tanto, al Antiguo Régimen, con muy leves reformas al final de la década. En 1830, Fernando VII anuló la Ley Sálica que prohibía reinar a las mujeres. Poco después nació su hija Isabel. En 1833 Fernando VII murió y se produjo una guerra civil (guerra carlista) entre los partidarios de su hermano Carlos (carlistas), defensores del Antiguo Régimen, y los partidarios de su hija Isabel, defensores del liberalismo.

El reinado de Isabel II

Recuerda que la primera guerra carlista (1833-40) enfrentó a los partidarios del Antiguo Régimen (Don Carlos) y a los partidarios del liberalismo (Isabel II). Los primeros predominaban en las zonas rurales del País Vasco, Navarra, Cataluña ... y los segundos eran más fuertes en las ciudades. Con la victoria de los liberales se consolidó el trono de Isabel II. Durante la guerra, al ser Isabel menor de edad, había sido regente su madre, María Cristina. En esta etapa, la Constitución de 1837 y la Desamortización de Mendizábal, pusieron fin al Antiguo Régimen. La desamortización supuso expropiar tierras a la Iglesia y sacarlas a subasta. Fueron adquiridas principalmente por gente adinerada perteneciente a la burguesía y la nobleza. En 1840 María Cristina tuvo que dimitir, y fue nombrado regente Espartero, un prestigioso general liberal de la guerra carlista. Pero Espartero fue peor político que militar y tuvo que exiliarse en 1843. Entonces se proclamó la mayoría de edad de Isabel II.

Isabel II no supo ser una buena monarca constitucional, intervino demasiado en la política y utilizó sus poderes en beneficio de los moderados, que impusieron su modelo de Estado a través de la Constitución de 1845. En 1854 llegaron los progresistas al poder, a través de un pronunciamiento, pero apenas estuvieron dos años. De su etapa destacamos algo que perduró: la desamortización de Madoz en 1855; en este caso fueron las tierras comunales y de propios (de los vecinos y ayuntamientos) los que fueron expropiados y sacados a subasta.

El sexenio democrático (1868-1874).

En 1868, grupos democráticos y progresistas se sublevaron contra Isabel II, a la que se expulsó de España por su autoritarismo y su excesivo apoyo a los moderados. Es la llamada “revolución gloriosa” y supone el comienzo del sexenio democrático.

Se elaboró una nueva Constitución, la primera verdaderamente democrática, con sufragio universal aunque sólo masculino, y una amplia declaración de derechos y libertades. Según esta Constitución, España seguía siendo una monarquía constitucional (forma de gobierno), por lo que había que buscar un nuevo rey. El elegido fue Amadeo I, de la casa italiana de los Saboya, pero la falta de apoyos y los numerosos problemas a los que tuvo que enfrentarse, le llevaron a renunciar a la corona en 1873, cuando apenas llevaba dos años de reinado.

Las Cortes decidieron entonces proclamar la Primera República Española, que tuvo que hacer frente a numerosos problemas, como la división interna de los republicanos entre unitarios (centralistas) y federalistas, el cantonalismo (forma extrema de federalismo), la tercera guerra carlista y la guerra de Cuba.

En diciembre de 1874, el general Martínez Campos se sublevó en Sagunto y proclamó rey a Alfonso XII, el hijo de Isabel II. El pronunciamiento triunfó, y así terminó la Primera República y el Sexenio, comenzando el período conocido como Restauración Borbónica.

La Restauración (1874-1902)

El nuevo sistema político se basó en una nueva Constitución, la de 1876, que hizo posible el turno entre dos partidos políticos:

1. Conservadores (antiguos moderados), dirigidos por Cánovas.

2. Liberales (antiguos progresistas) dirigidos por Sagasta.

Pero ese turno se hacía falseando el resultado de las elecciones, sin tener en cuenta la voluntad de los votantes, a través de lo que Joaquín costa llamó “oligarquía y caciquismo como forma de gobierno en España.” Este sistema continuó tras la muerte de Alfonso XII en 1885, durante la minoría de edad de Alfonso XIII (regencia de su madre, María Cristina de Habsburgo –1885-1902-)

En este periodo aparecen en España los movimientos nacionalistas (entonces llamados “regionalistas”) en Cataluña y el País Vasco, exigiendo autonomía frente al centralismo del Estado Liberal. En el caso del País Vasco, los fueros habían sido definitivamente suprimidos tras la tercera guerra carlista. Respecto a Cataluña, la burguesía industrial piensa que sus intereses no están bien defendidos por el gobierno central.

En 1898 se perdieron las últimas colonias españolas en América (Cuba y Puerto Rico) y Asia (Filipinas), tras una guerra con Estados Unidos. Comenzó así la crisis del sistema de la Restauración. Esta derrota tuvo negativas repercusiones económicas y provocó además un profundo sentimiento de frustración y pesimismo en la sociedad española, a la vez que un deseo de “regeneración”. Desencanto y deseo de regeneración de los que dieron buena muestra un grupo de intelectuales a los que se ha agrupado bajo el nombre de “Generación del 98”.

Las desamortizaciones

Mendizábal 1836. Durante la Guerra Carlista. Las tierras de la Iglesia fueron declaradas bienes nacionales y sacadas a subasta. Se hizo así por la necesidad de dinero para la guerra carlista y para consolidar el Estado Liberal. Quienes compraron tierras fueron nobles y burgueses y pocos campesinos adinerados, con lo que la mayor parte de los campesinos con poco poder adquisitivo no se vieron beneficiados.

Madoz 1855. Afectó a los bienes comunales y de propios (de los ayuntamientos). Los resultados fueron similares a los señalados anteriormente. En este caso, los ingresos obtenidos se destinaron a ayudar a financiar el ferrocarril y a solucionar el problema de la deuda del Estado.

Credits:

Created with images by Unsplash - "globes world geography"

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.