El llamado de Cristo Marcos 2:13-17

Introducción:

  • Vemos en este pasaje que Jesús está a la mesa con gente no de buena reputación social “muchos publicanos y pecadores.”
  • Esto pone en evidencia lo que Jesús es para todos estos pecadores.
“Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores.” (Marcos 2:17).

El llamado de Cristo

Los tres puntos a considerar el día de hoy bajo este tema son los siguientes; 1) El llamado de Cristo es un llamado serio, 2) un llamado exclusivo, y 3) un llamado a comunión.

I. Un llamado serio (v.17)

A) A la auto-examinación.

  • Salmo 51:3-4: “Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos”
  • Salmo 119:59: “Consideré mis caminos, y volví mis pies a tus testimonios.”
  • Lamentaciones 3:40: “Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová”

B) A la contemplación de la majestad de Dios revelada en Jesucristo.

  • Isaías 45:22: “Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios, y no hay más.”
  • Juan 1:18: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.”
  • (Colosenses 1:24-29).
"Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos."

II. Un llamado exclusivo/particular (v.17)

A) Dirigido a lo que se había perdido.

  • Lucas 19:10: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

B) Dirigido a quienes son conscientes (por gracia divina) de su condición actual de miseria.

"No he venido a llamar a justos, sino a pecadores."

III. Un llamado a salvación/comunión (v.14)

A) “Sígueme. Y levantándose, le siguió.”

  • Isaías 1:18: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta (o razonemos): si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.”
  • Isaías 55:7: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.”
  • 1 Juan 1:9: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Conclusión: Nuestro Catecismo de Heidelberg, Día 33, P/R 88-90 dice:

P. 88. ¿De cuántas partes se compone el verdadero arrepentimiento y conversión al Señor?

R. De dos: la muerte del viejo hombre, y la vivificación del nuevo.

P. 89 ¿En qué consiste la muerte del viejo hombre?

R. En que sintamos pesar, de todo corazón, de haber ofendido a Dios con nuestros pecados, aborreciéndolos y evitándolos.

P. 90 ¿Qué es la vivificación del nuevo hombre?

R. Es alegrarse de todo corazón en Dios por Cristo, y desear vivir conforme a la voluntad de Dios, así como ejercitarse en toda buena obra.

Created By
Iglesia Reformada Cristo Redentor
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.