Bioingeniería La ventana al Futuro

La ingeniería biomédica es el resultado de la aplicación de los principios y técnicas de la ingeniería al campo de la medicina. Se dedica fundamentalmente al diseño y construcción de productos sanitarios y tecnologías sanitarias tales como los equipos médicos, las prótesis, dispositivos médicos, dispositivos de diagnóstico (imagenología médica) y de terapia. También interviene en la gestión o administración de los recursos técnicos ligados a un sistema de hospitales. Combina la experiencia de la ingeniería con las necesidades médicas para obtener beneficios en el cuidado de la salud. El cultivo de tejidos, lo mismo que la producción de determinados fármacos, suelen considerarse parte de la bioingeniería.

Ojos artificiales que permiten ver

Ojos artificiales que permiten ver

Científicos de la universidad de Newcastle ya alcanzaron importantes logros en el desarrollo de un ojo biónico que permite devolverle la visión a aquellas personas que la perdieron por completo o que nunca fueron capaces de ver. El sistema es complejo y consta de dos partes que están conectadas entre sí. La primera de ellas es una cámara que pasaría a cumplir el rol del ojo humano, con la que se registran las señales de la luz. La segunda, es un pequeño chip que debe insertarse en el cerebro y que permite procesar esas señales para clarificar la visión de un modo similar al que lo hacemos naturalmente.

Prótesis controladas por la mente

Parece magia, pero se trata de una nueva tecnología denominada "reconstrucción biónica" que desafía todos los impedimentos en materia de prótesis y rehabilitación. Con ella es posible la manipulación de una mano robótica mediante el control mental, al igual que sucede con todas las demás extremidades. Esto es posible dado que cuenta con sensores que responden a los impulsos eléctricos de los músculos.

Regeneración de nervios dañados

La reparación de los nervios destruidos luego de incidentes traumáticos ha sido siempre un trabajo difícil y con resultados poco efectivos, pero científicos de la Universidad de Sheffield están cerca de que eso cambie para siempre. El equipo de especialistas creó una conducto absolutamente diminuto con una impresora 3D que permite conectar los nervios afectados entre sí para que se reconstruyan naturalmente. La precisión de las impresiones asegura que la intervención no cause prejuicios colaterales, una de las preocupaciones mayores a la hora de realizar este tipo de intervenciones.

Created By
Liliana Socha
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.