Buscando una salida En la mente de un ansioso

“Jamás hubiera imaginado verme en una situación así, mi corazón se acelera, puedo sentirlo, me falta la respiración y mis piernas se aflojan, ¿Cómo es que dejé que esto me ocurriera a mi?¨

La ansiedad es un mecanismo de defensa que tenemos los seres humanos para ponernos a salvo en situaciones de alerta. Sin embargo, el ritmo de vida tan acelerado al que estamos expuestos hoy en día, provoca que este escudo natural se salga de control y juegue en nuestra contra.

¨Muchas veces me he puesto a pensar en cómo fue que toda esta pesadilla comenzó, habrá sido aquel domingo en el cine lleno de personas o la vez que mi jefe me rechazó el proyecto en el que tanto trabajé, no lo sé. Lo único de lo que puedo estar seguro en este momento es que ya no da para más, algo debo hacer¨.

Los pacientes que sufren ataques de ansiedad usualmente lo califican como un agujero negro del cuál resulta sumamente difícil salir. Se aíslan, pues creen que ninguna de las personas a su alrededor puede comprender por lo que están pasando.

Sin embargo esto no siempre es cierto, a decir verdad, cada vez más y más personas buscan ayuda profesional para poder lidiar con estos ataques silenciosos que los obligan a poner en pausa sus vidas.

¨¿Por qué a mí?, Mis amigos y familiares se ven felices todo el tiempo, solo basta que salga a la calle para ver a las personas sonriendo en el parque, el trabajo e incluso en el autobús repleto en plena hora pico. Pero yo no, mis días son cada vez más oscuros y cada minuto que pasa me resulta más difícil poder controlarme¨.

Una de las principales recomendaciones que instituciones como la Asociación Costarricense de Trastornos Anímicos Recurrentes (ACOTAR), le dan a sus miembros es que busquen el apoyo de sus círculos más cercanos.

La lucha diaria para vencer esta enfermedad silenciosa no tiene porqué ser una batalla solitaria. A veces las personas que padecen de ataques de ansiedad creen que son los únicos con problemas, sin embargo las estadísticas demuestran lo contrario.

¨Mis días ya no son lo que una vez fueron, recuerdo como me emocionaba hasta por un helado, sin embargo ahora el dulce representa un enemigo declarado para mi sistema. ¿Será que algún día lograré salir de este oscuro laberinto?, ¿Aún tengo esperanza de recuperar mi vida?¨

Enfocarse en el miedo irracional a sufrir ataques de ansiedad provoca que sus victimas descuiden las reglas básicas de disfrutar la vida. Hay quienes se concentran tanto en evitar situaciones de estrés que pierden la capacidad de lidiar con los problemas típicos de todo adulto.

¨Mi amiga me recomendó un sicólogo muy bueno, dijo que él podría ayudarme a superar lo que ella llama una etapa de mi vida, sin embargo estar acá sentado en su consultorio me está poniendo un poco nervioso, puedo imaginar como las venas de mi cerebro se inflaman de tanto pensar¨.

Muchas veces las crisis de ansiedad pueden controlarse mediante sencillos ejercicios de respiración, pues lo más importante en estos casos en lograr conservar la calma y enfocar toda la energía en lo que sucede alrededor lejos de encerrarnos en la mente.

¨Señor…señor…- ¿Ah disculpe, me habla a mí? – Sí señor, puede pasar adelante, el doctor espera para atenderlo.¨

Es común que durante un episodio ansioso las personas se desconecten del mundo exterior, lo único en lo que pueden pensar es en su miedo y lo que esto les ocasiona en sus cuerpos.

Las limitaciones físicas se vuelve cada vez más y más intensas, puede comenzar con falta de aire hasta el punto de inmovilizar a una persona por completo con las manos tiesas hechas un puño y el cuerpo doblegado en posición fetal.

¨Nunca pensé que hablar pudiese ayudarme tanto, al parecer estos monólogos internos que constantemente ocupan mi atención no son de gran ayuda si no digo o escribo lo que está ocurriendo en mí¨.

La ansiedad es solo un trastorno mental capaz de superarse con dedicación, el estilo de vida actual nos lleva a enfrentar situaciones estresantes constantemente, sin embargo es algo que debemos aceptar y afrontar, no estamos acá para competir con los demás sino para ayudarnos a hacer del mundo un lugar mejor. Pero para esto debemos entender que no estamos solos.

¨Día 31: Ha pasado un mes desde que fui a mi primer encuentro con el sicólogo, mi vida ha cambiado considerablemente, ahora entiendo lo cerca que estuve de caer en un profundo abismo de desesperación. No ha sido fácil, pero he aprendido a vivir el día a día, los problemas no son tan graves si se ven desde la perspectiva adecuada. Escribir me ayuda a ordenar mis ideas y a disfrutar de lo que muchos llaman VIDA.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.