Los peores experimentos nazis con humanos. Un oscuro pasado que muchos quisieran no recordar.

Entre 1933 y 1945, en Alemania, estuvo en el poder el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores al mandode Adolf Hitler. Durante ese período, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, se llevó a cabo una brutal represión contra judíos, comunistas, homosexuales y gitanos. La historia del nazismo es ampliamente conocida, pero hoy nos queremos detener en un aspecto más particular: los experimentos con humanos. Durante el nazismo muchos médicos y científicos estuvieron involucrados en experimentos llevados a cabo en los campos de concentración. Lo cierto es que, en los juicios, solo 15 de los 23 que participaron en estos terribles experimentos con humanos fueron considerados culpables.
- Experimentos genéticos: La raza aria era el objetivo de los nazis: cabello rubio, ojos azules, superhombres de una única raza en todo el mundo; quienes no cumplieran esas características debían ser exterminados. Se llevaron a cabo decenas de investigaciones médicas para analizar la «pureza» de las razas humanas. El protagonista de muchos de estos experimentos fue el doctor Rascher. En los campos de concentración se llevaron a cabo gran cantidad de experimentos genéticos para perfeccionar la raza y entender sus defectos. Entre los más conocidos fueron los experimentos de Josef Mengele con gitanos y mellizos. Mengele, llamado «ángel de la muerte» seleccionaba a sus sujetos apenas bajaban del tren en el campo de Auschwitz. En el caso de los gemelos, Mengele los estudiaba por varios días y luego de todas las pruebas necesarias los mataba con una inyección de cloroformo en el corazón.
En los campos de concentración también se llevaban a cabo otro tipo de pruebas con extrema violencia: interrogaciones con tortura, inyecciones con virus de enfermedades, esterilización y experimentación de nuevas cirugías. Por ejemplo, el doctor Kurt Heissmeyer inyectó la bacteria que causa la tuberculosis a prisioneros del campo de Neungamme. También se los expuso al gas fosgeno para encontrar un antídoto, ya que este había sido utilizado como arma biológica en la Guerra. En muchos casos se mutilaba a un preso para trasplantar sus extremidades en otro. La idea era saber si se podían trasplantar extremidades, pero se hizo de forma tan cruel que muchas personas murieron, otras quedaron inválidas y el experimento no llegó a ninguna buena conclusión. Otra loca idea fue la de Hans Eppinger, que buscaba una forma de hacer bebible el agua de mar. Se privó de comida y agua fresca a los gitanos y se los obligó a beber solo agua de mar, por lo que muchos desarrollaron graves enfermedades. El envenenamiento por inyecciones o en la comida era común en los campos de concentración; así como también la inseminación artificial de las mujeres, de las que se burlaban diciendo que habían inyectado en ellas esperma de animales para crear un monstruo.Otras pruebas espeluznantes...
Quemaduras con químicos El campo de Buchenwald también fue escenario de investigaciones espantosas. Se quemaba con fósforo a prisioneros, principalmente gitanos, para estudiar las consecuencias de algunos compuestos químicos en el cuerpo humano.

Credits:

Created with images by Tama66 - "lost places chapel church" • bernswaelz - "konzentrationslager dachau kz" • barakbro - "fence holocaust barbwire"

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.