Loading

Reporte segunda Escucha Creativa Cecrea Pichidegua, 28 de julio de 2017

¿Qué otra experiencia creativa podríamos hacer juntos? ¿Conociste actividades nuevas en los laboratorios? ¿Qué significó eso para ti? ¿Cómo podemos aportar para que en Cecrea ejerzamos nuestros derechos? ¿Cómo describirías la relación con niños, niñas y jóvenes de otros establecimientos educacionales con los que has participado? Con estas preguntas en mente Cecrea Pichidegua realizó su segunda Escucha Creativa de 2017

Una Escucha Creativa es una metodología participativa lúdica y de consulta que busca recopilar información para la constante retroalimentación del programa y la toma de decisiones de cada Cecrea.

Se realiza al finalizar cada ciclo programático, para ello se invita a los niños, niñas y jóvenes (NNJ) que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del centro. La escucha creativa pone de manifiesto el derecho de los niños, niñas y jóvenes a participar y ser escuchados.

Objetivos

Escuchar opiniones y emociones de los niños, niñas y jóvenes (NNJ) sobre las experiencias vividas en Cecrea Pichidegua, durante el segundo ciclo programático del año 2017 (26 de mayo al 1 de agosto). Esto por medio de una metodología participativa que fomenta el desbloqueo creativo, la participación y el diálogo.

Con lo anterior, evaluar y proyectar el quehacer de Cecrea Pichidegua en cuanto a contenidos a desarrollar en laboratorios u otras instancias, cómo trabajar el ejercicio de los derechos de los NNJ y sobre todo para mejorar las relaciones de convivencia en Cecrea, durante los próximos ciclos programáticos.

Participaron 24 niños, niñas y jóvenes, de 9 a 16 años.

Distribución por género

Equipo Escucha Creativa: 3 facilitadores + 3 observadores + 1 audiovisual + 1 coordinador+ apoyo equipo Cecrea Pichidegua

¿Qué hicimos?

Primer Momento: La recepción

A las 8:30 de la mañana comenzaron a llegar los buses con los niños, niñas y jóvenes que participaron de esta experiencia.

En el patio de la Casona Cultural de Pichidegua instalamos el “Tendedero de Expectativas” donde les invitamos a que nos contaran qué les gustaría experimentar durante la jornada que se llevaría a cabo. Estas fueron algunas de sus respuestas:

“Yo creo que hoy vamos … a pasar una mañana entretenida”
“A mí me gustaría jugar”
“A mi me gustaría divertirme, jugar y conocer personas”
“Crear”
“Juegos”
“Aprender mucho”
“Yo pienso que hoy vamos… a pasar un día agradable”

Luego les contamos cuáles eran nuestras expectativas de la jornada, el por qué y para qué se les invitó a participar de esta Escucha Creativa. Esto con la intención de promover su derecho a la información.

Para generar un ambiente colaborativo y conocernos, rompimos el hielo desarrollando diferentes dinámicas de grupo, que invitaban a jugar con expresión corporal y conexión emocional:

Primero caminando y mentalizándonos como animales de nuestro entorno, fuimos formando grupos de seis. Cada grupo inventó un saludo con un lema y un paso distintivo, un momento de diversión que causó muchas risas. Complementando esta actividad nos tomamos de las manos y formamos “2 círculos de saludo”, permitiendo que todos y todas nos conociéramos de una forma diferente, como por ejemplo dándonos la mano, el pie, la oreja u otra parte de nuestro cuerpo.

Finalmente cada grupo expresó su saludo a los demás y les invitamos a participar del segundo momento de la jornada.

Segundo momento: recordando lo vivido (Evaluación)

Para comenzar el segundo momento, niños, niñas y jóvenes se agruparon en cantidades similares según rangos etarios (9 a 10 años; 11 a 12 años; 13 a 16 años), para participar de tres maestranzas, cada una con un enfoque específico: contenidos de laboratorios, relaciones de convivencia y ejercicio de derechos de niños, niñas y jóvenes (NNJ).

En las maestranzas, cada uno de los grupos tuvo la oportunidad de compartir sus experiencias vividas en los diferentes laboratorios que fueron realizados durante el segundo ciclo programático 2017.

Se les invitó a expresar verbalmente recuerdos significativos de su experiencia en los laboratorios del período que estaba finalizando, donde dijeron con entusiasmo lo que habían realizado y aprendido.

Recordando en cada maestranza

Contenidos de laboratorios (9 a 10 años): Para recordar lo vivido , los niños y niñas decidieron sentarse en el suelo, incluso semi-acostados, siempre pendientes de los comentarios expresados por los y las demás. Fue recurrente escuchar experiencias positivas y de libertad de expresión, evaluando que generaron mayor confianza en sus habilidades, lo que expresaban en el laboratorio y compartían en sus colegios y hogares.

Relaciones de convivencia (11 a 12 años): Los niños y niñas de la maestranza se sentaron alrededor de la sala formando un círculo, donde al invitar a recordar lo vivido se distinguieron dos grandes opiniones relacionadas con el lugar donde participaron en los laboratorios. Quienes asistieron al Cecrea, ubicado en la Casona Cultural (zona centro de Pichidegua), destacaban la alegría e inclusión que se generó mientras desarrollaban laboratorios novedosos; mientras que quienes participaron en los laboratorios en que Cecrea fue a su escuela, mencionaban experiencias frustrantes, al estar en un contexto que no incitaba su libertad de expresión y donde no tuvieron la experiencia de conocer a otros pares.

Ejercicio de derechos de NNJ (13 a 16 años): Los y las jóvenes, al recordar los laboratorios, inicialmente se mostraron retraídos, pero paulatinamente tuvieron un mayor desenvolvimiento, destacando positivamente su experiencia: fue valorada su participación; podían dar su opinión; se sentían tomados/as en cuenta, y además se consideraba su consentimiento antes de realizar las actividades.

Me gusta y no me gusta

A través de actividades lúdicas y creativas, los niños, niñas y jóvenes respondieron por grupo:

¿Qué fue lo que más me gustó de los laboratorios Cecrea?

¿Qué fue lo que menos me gustó de los laboratorios Cecrea?

Lo que escuchamos y lo que observamos

Lo que más me gustó

Identificamos los siguientes indicadores:

Diversión y entretención: Manifestación de agrado sobre el desarrollo de las actividades de los laboratorios.

Aprendizaje: Adquisición y aplicación de conocimientos o nuevas destrezas.

Convivencia: Desarrollo de habilidades personales en la interacción con otros pares o adultos participantes.

Respeto: Espacio de seguridad donde es considerado su bienestar como objetivo principal durante la interacción en el contexto Cecrea.

En síntesis:

Diversión y Entretención: Se destaca que los laboratorios realizados en el segundo ciclo programático 2017, motivaron a los niños, niñas y jóvenes a acercarse a actividades artísticas y de relación con la naturaleza, las que espontáneamente realizaban con alegría.

Aprendizaje: Se observó que los niños, niñas y jóvenes evocaron momentos significativos que dejaron un aprendizaje a partir de la internalización efectiva de aquellas experiencias; mencionando nuevos conocimientos a través de metodologías lúdicas.

Convivencia: Se identificó que los niños, niñas y jóvenes destacan relaciones amenas con sus pares y con los adultos que participaron en los laboratorios, quienes les dejaron interactuar libremente y poner en práctica sus habilidades sociales.

Respeto: Los y las participantes mencionaron que su estancia en los laboratorios era espontánea y existía un contexto de respeto hacia sus particularidades, sus tiempos y sus procesos.

Esto nos dijeron los participantes de 9 a 10 años:

“Sacar fotografías a diferentes especies”
“Grabar, actuar, contar historias”
“Manejar los títeres construidos”
“Compartir con otros compañeros”
“Hacer cosas distintas a lo que hacen siempre”
“Las marionetas las hacemos nosotros”
“Sentí confianza”
“Venir a la casona y poder salir al aire libre”
“Les contaba a mis compañeros y en mi casa lo que hacia acá”

Esto nos dijeron los participantes de 11 a 12 años:

“Tener un espacio para conocer e interactuar con otros niños y niñas”
“Salir de la monotonía del colegio”
“Estar con niños de otras escuelas”
“Los tíos son simpáticos”
“Hacer cosas entretenidas. Que podíamos ser diferentes para participar”
“Que me sentía bien”
“Me daban confianza para poder participar en el laboratorio”
“Hice el papel de una señora mayor, me daba vergüenza pero igual lo hice”

Esto nos dijeron los participantes de 13 a 16 años:

“Participar”
“Que nos escucharan”
“Que nos respetaran”
“Aprender sin estar dentro de una sala”
“Aprender sin obligación, lo hacen divertido”
“Conocer cosas nuevas y las personas”
“No es solo decir algo, sino que te escuchen y te pongan atención”
“Acá siempre te preguntan si te gustaría hacer algo o si estas de acuerdo, es raro”

Lo que menos me gustó

Identificamos los siguientes indicadores:

Interacciones conflictivas: Discusiones entre pares durante el desarrollo de los laboratorios.

Duración: Distribución horaria para la ejecución de las actividades durante los laboratorios.

Contexto Escolar: Laboratorios realizados en las instituciones educativas y no en espacio físico de Cecrea.

En síntesis:

Interacciones Conflictivas: Se identificó que algunos niños, niñas y jóvenes mencionaron problemas sobre respetar turnos durante las actividades, lo que causaba frustración y malos entendidos entre los pares.

Duración: Existieron opiniones sobre la duración de los laboratorios, en los que los horarios eran considerados cortos para el desarrollo de las actividades que allí se realizaban.

Contexto Escolar: Niñas que participaron en laboratorios realizados en su escuela, opinaron que no les agradaba el contexto escolar, ya que consideraban que limita su libertad de creación y expresión.

Esto nos dijeron los participantes de 9 a 10 años:

“Se peleaban por grabar en cine y en teatro.”
“Corto el tiempo del taller de títeres”
“ Nos traen desde el colegio, entonces es muy corto el rato de estar acá”

Esto nos dijeron los participantes de 11 a 12 años:

“Quedarse en el colegio”
“Mucho encierro en el colegio”
“La tía se enojaba a veces” (este comentario se refiere al laboratorio realizado en la escuela, donde la profesora a cargo del curso los retaba)
“Me dio vergüenza”

Esto nos dijeron los participantes de 13 a 16 años:

“Que el laboratorio fuera en el colegio”
“A veces, queríamos seguir en alguna actividad y teníamos que cambiar a otra”
“Había momentos en que no entendíamos algo y queríamos seguir, pero se acababa el tiempo”
“Lo malo es que no lo hacen todas las semanas”

Tercer momento: proyectando el nuevo ciclo

Lo que observamos y escuchamos:

Entre los productos obtenidos desde el trabajo de las maestranzas, los niños, niñas y jóvenes manifestaron su intención de que los próximos laboratorios estuviesen relacionados con los ya realizados, conectando sus experiencias exploratorias al aire libre, en el descubrimiento con la flora y fauna de su entorno, demostrando el impacto positivo que tuvo esto con un desarrollo del sentido de pertenencia o apropiación de su comuna.

Se encontraron interesados e interesadas en laboratorios que profundicen en los diferentes medios de comunicación, donde tengan la oportunidad de transmitir y compartir ideas, proponiendo la realización de una radio para la comunidad de Pichidegua y alrededores.

Quienes participaron estaban motivados y motivadas por generar espacios de lectura entretenida o interactiva, en lugares diferentes a los que conocen, sus respectivas escuelas, con temáticas que sean de su interés y que los identifiquen.

Los niños, niñas y jóvenes de diferentes grupos coinciden en que los laboratorios sean realizados en el contexto Cecrea, donde sienten comodidad y que son tratados y tratadas con respecto.

Señalaron la necesidad de abordar de una forma directa la temática de los derechos de los niños y niñas en el contexto de los laboratorios, enfatizando que su participación activa e informada podría aportar a una mejor convivencia en Cecrea.

Cuarto momento: Consejo y cierre

Nos reunimos todos y todas quienes participamos en un salón principal, donde cada grupo tuvo la oportunidad de exponer sus trabajos. El resto de la asamblea compartía y comentaba si se encontraba de acuerdo o no con las ideas expresadas.

En este momento el clima fue de respeto y todas las opiniones fueron escuchadas, incluyéndolas para elaborar nuevos conceptos sobre sus proyecciones del siguiente ciclo.

Al finalizar, cada niño, niña y joven compartía su emoción con respecto a lo realizado por sus pares de otros grupos, pegando un “emoticón” con la expresión que más les representaba.

Algunos participantes presentaron dificultades para poder reconocer su propia opinión, y por consiguiente, transmitirla de manera asertiva hacia el equipo de trabajo, utilizando el humor para disminuir la tensión generada.

Se invitó a los niños, niñas y jóvenes a responder en el “tendedero de las expectativas” si sus deseos habían sido cumplidos durante la jornada. Para ello podían utilizar lápices y hojas de colores que representaran sus emociones sobre lo vivido.

Con entusiasmo y energía se apresuraron en responder y colgar sus mensajes de despedida.

En general, según lo expresado por los niños, niñas y jóvenes, se observó un interés por continuar generando experiencias, en un entorno que estimule la creatividad, donde sean ellos/as mismos/as los/as principales protagonistas, mediante un compartir constante, siendo el aprendizaje y la exploración de su ambiente las herramientas que le otorgue un sentido de apropiación y participación social.

Su motivación se basa en aplicar sus experiencias en la interacción con la naturaleza, el juego, dibujo y la utilización de redes sociales, exploraciones propias de su etapa del desarrollo.

Los nuevos laboratorios luego de la devolución de la Escucha

Previo a la Escucha Creativa recibimos propuestas de laboratorios para realizar en el siguiente ciclo programático (columna 1). No obstante, y considerando el sentido del programa y de la Escucha, realizamos un trabajo con los facilitadores para modificar algunos aspectos de sus propuestas en función de lo dicho por los niños, niñas y jóvenes (NNJ) (columna 3).

Luego, los aspectos que cada facilitador incorporó en sus propuestas fueron comunicados a los NNJ en la devolución de la Escucha Creativa, instancia fundamental de este proceso participativo, que busca validar y enriquecer los resultados de la Escucha.

Así, los asistentes a la devolución incorporaron nuevas ideas (columna 4) que enriquecieron la propuesta inicial de los facilitadores.

Aquí el resultado de este trabajo colectivo y participativo:

Conclusiones

Tal como señalamos anteriormente, quienes participaron en la Escucha Creativa asistieron además a la Devolución de esta, realizada el 11 de agosto, donde validaron y enriquecieron sus opiniones.

Observamos que lo que más les gusta y quieren continuar desarrollando son actividades en espacios que no sean la escuela y que idealmente puedan estar al aire libre y compartir una experiencia creativa o de juego con sus pares. Esto está mayormente asociado a las relaciones de convivencia que establecen con los adultos en el contexto escolar.

Además, dentro de las preferencias de la mayoría hay un fuerte interés por el medio ambiente, el desarrollar actividades artísticas ligadas a la tecnología y poder indagar en temas y técnicas que no conocen. El indagar en distintas técnicas y darse cuenta que son capaces de hacer cosas que nunca esperaron hacer, o que las veían como lejanas, les abrió un universo de posibilidades creativas y una satisfacción con ellos y ellas mismas, donde se motivan a seguir creando y proyectando sus ideas en un futuro.

De acuerdo al desarrollo general de ambas actividades realizadas, Escucha y su Devolución, podemos darnos cuenta que los niños, niñas y jóvenes:

  • A pesar de saber que tienen derechos y conocer algunos de estos, no tienen claridad de cómo los ejercen. Conocen sólo algunos derechos de manera textual, pero les cuesta asociarlos a sus vivencias cotidianas.
  • En relaciones de convivencia se habla bien sobre integración y diversidad, catalogando la discriminación como un factor negativo. Pero a pesar de esto se observa que una parte de quienes participan mantienen acciones y referentes que no apuntan a esta integración. Esto se ve reflejado en varias acciones y comentarios, incluso al momento de mostrar lo que realizan.
  • Se plantea como desafío el poder desarrollar mayor trabajo en cuanto a las relaciones de convivencia, esto abarcando el tema de los derechos, dentro del Cecrea, donde se refuerce la integración de todos y todas, y realmente valorando las diferencias que existen entre pares, para poder generar mejores relaciones entre quienes participan.

En síntesis, expresaron en sus mensajes que disfrutaron la experiencia, fue y se fueron contentos por participar en actividades lúdicas que les permitieron opinar y aportar a los próximos laboratorios.

Cecrea Pichidegua, julio 2017

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.