AYUDA SOCIAL, ¿PROFESIÓN O VOLUNTARIADO? Cómo ha afectado la crisis a las ONG en Castilla y León: la necesidad ha abierto una brecha en la sociedad española, ellos cubren el espacio de solidaridad. Testimonios y vivencias de una vida de asistencia

"Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo" - Eduardo Galeano

Recogida de donaciones por el banco de alimentos en un supermercado vallisoletano

Francisco reta a la droga; Pablo y José María, cátedra del Trabajo Social; Rosa asiste a los sin techo y Vicen se prendó de la gente de Benín. El voluntariado siembra una vida de solidaridad incluso en circunstancias adversas. La asistencia social es su vida, pese a la recesión.

La crisis económica ha afectado a todos los sectores desde 2008 y ha golpeado con especial dureza a los hogares en riesgo de exclusión social. En este contexto, la sociedad civil ha mostrado su talante más solidario haciendo que aumente el número de voluntarios que colabora con diferentes asociaciones y fundaciones sin ánimo de lucro que se encargan de dar asistencia social a los colectivos más vulnerables. En los perores momentos es cuando la ciudadanía ha sacado lo mejor de ellos mismos: se ha concienciado y ha demostrado su compromiso de forma organizada. La empatía como motor de la solidaridad. Voluntarios o profesionales de la asistencia social, analizamos con diversas organizaciones y profesionales el impacto de la crisis en su actividad solidaria.

La Plataforma del Voluntariado de España (PVE) contabiliza que en 2015 son 3.1 millones de personas, mayores de 14 años, las que de forma altruista se ofrecen a asistir a quienes más lo necesitan. Registrando un aumento del 30.2% a un 36,1% en la colaboración con las ONG, un crecimiento que se apoya sobre todo en un incremento de la colaboración económica con las entidades del denominado tercer sector, siendo la financiación de las mismas crucial para su actividad.

Elaboración propia a partir de datos del informe "Hechos y cifras del voluntariado en España 2015" de la PVE

Estos datos están extraídos del informe Hechos y cifras del voluntariado en España 2015, disponible para su descarga como publicación del Observatorio del voluntariado.

En España, un 36,1% de la población colabora de alguna forma con las ONG, siendo la mayoría una colaboración económica.
El tercer sector de la economía es como se denomina a las entidades sin ánimo de lucro no gubernamentales

Para conocer de cerca la realidad de la asistencia social ofrecemos reportajes sobre la Asociación Reto a la Esperanza y el Banco de Alimentos. La opinión experta de profesionales del trabajo social de la Universidad de Valladolid para conocer de cerca la profesionalización del tercer sector o de la asistencia por parte de la administración. Y por último, conoceremos de forma más íntima, la experiencia de dos voluntarias de Cáritas y Manos Unidas.

Las ONG como ejemplo de asistencia social

Profesionalización en la asistencia social

Dos profesores de la Facultad de Educación y Trabajo Social de la Universidad de Valladolid aportan su visión sobre las ONG, el futuro de los graduados en trabajo social y la crisis

PABLO DE LA ROSA GIMENO

El profesor Pablo de la Rosa en un momento de la entrevista
  • Profesor de Trabajo Social y profesor en el Departamento de Sociología y en el de Trabajo Social.
  • Realiza trabajos de investigación y gestión universitaria.
  • Imparte clase de Metodología de la Intervención Social y la asignatura de Diseño, Gestión y Evaluación.
  • Es docente en los Másteres de “Psicopedagogía” y “Desarrollo Organizacional”.

JUAN MARÍA PRIETO LOBATO

El profesor Juan María Prieto durante la entrevista en su despacho
  • Profesor titular de la Universidad de Valladolid, en el Grado de Trabajo Social
  • Coordinador del Grado durante años. Ningún cargo de gestión en la actualidad.
  • Imparte clases dentro del Área de Trabajo Social y Servicios Sociales, tanto en el Departamento de Sociología, como en el Departamento de Trabajo Social.
  • También imparte horas en los Másteres de “Cooperación Internacional y Desarrollo” y “Desarrollo Organizacional”

Testimonios

Cáritas y Manos Unidas. Dos mujeres voluntarias ofrecen sus pensamientos sobre su experiencia como voluntarias

Abrir los ojos

Cáritas en Líbano en un campo de refugiados sirios / Cáritas
“…Somos muchos los que llevamos viajando durante mucho tiempo a ninguna parte. No hay conciencia del cansancio físico y mental que eso supone….por ello es tan importante tener un destino. Siempre hay un destino al que las personas llegan…”

Y quizás ese destino del que hablan muchas personas necesitadas, es hacer un alto en su camino y llegar a una organización, como Cáritas. Y si por casualidad es Palencia donde paran, seguramente conozcan a Rosa Aguado, que trabaja en el Centro de Acogida a Transeúntes.

Rosa siempre tuvo claro que quería ser trabajadora social, porque “desde niña he sido muy sensible a situaciones, a personas que sufren o lo pasan mal por alguna circunstancia (…) me conmovía ante las injusticias por las que atravesaban esas personas o colectivos y les veía débiles a la hora de resolver sus propias situaciones (…) y fui abriendo los ojos ante determinadas realidades en las cuales tenía claro que quería proyectar mi futuro profesional”.

Este y otros muchos centros se convierten en refugio u hogar momentáneo para muchos de ellos. Y quizás el hogar en el que ella creció propició también esa actitud crítica ante las situaciones que se dan en una sociedad actual, muchas veces, egoísta e indiferente ante esto. “crecí en el seno de una familia numerosa y mis padres fueron los primeros que me enseñaron a acoger a toda persona por igual, sin importar el sexo, la raza, el nivel económico…”.

"Mis padres me enseñaron a acoger a toda persona por igual"
Voluntarios de Cáritas en Nepal / Cáritas

Siempre ha habido necesidades, desigualdades y, para asistirlas, centros u organizaciones de ayuda o asistencia, pero desde que comenzara la crisis en 2008, en Cáritas, el aumento es significativo en demandas básicas: alimentación, pagos de luz, gas, vivienda, libros... El perfil de gente que acude allí es de lo más variopinto, desde mujeres solas con cargas familiares, jóvenes que estando independizados la crisis les dejó sin trabajo, autónomos que la crisis arrastró su negocio, personas entre 50-55 años que se quedaron en paro y ya nadie apuesta por ellos, padres de familia que agotaron todas las prestaciones sociales, a varones jóvenes y de mediana edad con problemas de adicciones...

Cáritas trabaja en tres direcciones: asistencia, promoción e intervención social. Y sus programas están dirigidos a familias, reclusos, sin techo, infancia y adolescencia; y a través de las Cáritas parroquiales con familias que lo demanden de forma puntual a medio y largo plazo. Y en el desarrollo de su labor es imprescindible la figura del voluntario, “son muy importantes en el trabajo de aquí”, reconoce Rosa. Estos reciben una formación básica y conoce en qué Institución están, o una más especifica si eligen otro programa. Escojan uno u otro, no deben nunca suplir la labor de un trabajador y estar siempre supervisados por uno de ellos. Sus tareas van desde el acompañamiento y Acogida a la persona o familia en general, a la realización de aspectos puntuales en particular como apoyo escolar, acompañamiento a médicos, apoyar en el comedor para las comidas y cenas…etc.

“El Trabajo Social para mí, significa atender a la persona de forma digna en todas sus necesidades personales, sociales, laborales… Para conseguir de ellas su plena integración social en la sociedad”

Opinión del profesor Pablo de la Rosa sobre Cáritas

"Cáritas por su tamaño, implantación y seriedad en el ámbito de la intervención social es una de las ONG destacadas" - Profesor Pablo de la Rosa
Captura de la memoria anual de Cáritas donde ofrecen datos de su labor / Cáritas

El día a día en el albergue

“Cada día que pasa allí es diferente. Entro muy temprano, puesto que somos pocos trabajadores y hay que ajustar horarios, preparo los desayunos, reviso las personas que entraron el día anterior por la tarde-noche, y les llamo. Mientras ellos desayunan reviso las habitaciones -quien marcha debe retirar sábanas y toallas y dejar libre la habitación-. En la recogida del desayuno les involucramos a ellos para participar de las tareas del centro, en cocina y comedor y lo que supone la limpieza… Debo revisar cómo queda y ya paso a mi trabajo de despacho: acoger a todo el que llega, entrevistarle, ver su problema y las respuestas que ofrece el centro, ofreciéndole los servicios del mismo. Meter datos, pues todo está informatizado y tenemos una base de datos a nivel nacional ya que esta población se mueve mucho de un lado a otro y es una herramienta que nos sirve para hacer un seguimiento con la persona y ver si estuvo estable en algún lado para dar continuidad a su proceso. A su vez se contrasta información con otros profesionales, pueden ser de Cáritas u otras Instituciones”

Rosa prefiere llamar al Centro de Acogida, Albergue, “nos resulta más familiar” y a lo que hace prefiere ponerlo en mayúsculas: Asistir. En él se acoge a toda persona que llega, y el único requisito estar documentado y no llegar ni bajo los efectos del alcohol ni de droga. Se Acoge a toda persona que llega, se le invita a pasar y se le realiza una entrevista para conocer su situación, el motivo o causas que le dejaron en la calle y sus propuestas para salir. Este punto es importante porque si él /ella no quiere seguir en la calle enseguida hará un planteamiento de trabajo y es donde los profesionales se vuelcan para facilitar ese camino.

“Tu casa puede sustituir al mundo; el mundo jamás sustituirá a tu casa”- Proverbio alemán

La estancia son dos días cada tres meses para aquellos que están de un lado a otro; y para los que la calle se ha convertido en un estilo de vida, para los que quieren dejar la calle, no existe tiempo, puede ser un mes, una semana, un año… “Todo ello depende de la persona y el problema planteado, lo que intentamos aparte de que tenga un plato de comida caliente y una cama, es que la persona vuelva a su SER, con derechos, relaciones, sentido vital para poder afrontar su vida y dirigirla, al carecer de ingresos se ponen en marcha ayudas sociales o prestaciones para luego poder tener su autonomía económica. También es muy importante cuando salen del centro, somos una referencia, algo así como su familia, donde nos vienen a visitar y a comentar cómo les va la vida”.

Una opción de vida

La experiencia de Vicen del Fraile Camino como voluntaria de cooperación internacional con Manos Unidas

“Ese 22 de septiembre de 2008 era el día en que nos sumergíamos en la vida de esta gente de piel oscura y sonrisa sincera. Descubrimos intensidad en la mirada de los niños. Dignidad en la pobreza y una sociedad que quiere y se merece despertar hacia otro mundo. Pero esperábamos que por el camino no se perdiere la humildad que transmitía este pueblo y que tanto enseña a los que nos ha tocado vivir en la realidad del Primer Mundo”.- Día 1 en El Benín africano.

“Tener una inquietud de dar una parte de ti para que la vida sea un poco diferente para otras personas”, eso es lo que para Vicen del Fraile, ex-presidenta de Manos Unidas Palencia, mueve a una persona a hacerse voluntario.

En uno de los bloques de edificios de la Plaza de Abilio Calderón de Palencia, la puerta del 4º B se torna y deja entrever la figura de una persona que segundos después se vuelve nítida. Es Vicen, con una dulce mirada y una sonrisa que transmite sensación de hogar. Tiene 63 años, está casada y es madre de dos hijos; pero además, es voluntaria. Trabajaba como auxiliar administrativo y, una vez casada, a jornada partida en la Diputación. La imposibilidad de compaginar su trabajo y el de su marido, en Saldaña, hizo que tomara una decisión que la “fue marcando y dejando tiempo para otras cosas”: dejar de trabajar. Eso le permitió tener tiempo para regalar a su familia, meterse a catequista o trabajar en grupos de matrimonio de la Parroquia.

Fotografía de una escuela en misiones. Todas las fotografías de su viaje están tomadas por Vicen del Fraile Camino, que nos las ha cedido para su digitalización e inclusión en el presente reportaje.

El que siempre la haya “movido conocer más de cerca una parte del mundo que pasa hambre hizo que aceptara la propuesta de ser voluntaria y colaborar en Manos Unidas. Comenzó en la Secretaría y también en Propaganda. Los años de experiencia la avalaron después como Vicedelegada, periodo en el que todo lo que había aprendido lo puso al servicio de la nueva Delgada.

Entonces, apoyada en la mesa del comedor, echa la vista atrás y recuerda lo difícil que fue recoger el testigo de la Presidencia de Manos Unidas: “fue un momento muy duro para mí, yo no quería, prefería estar más en la sombra trabajando, y no me había planteado estar en primera fila. Hubo meses de dudar. (…) Pedro, el consiliario de entonces, me ayudó a lanzarme y colaborando en equipo, comenzó una forma de empezar a trabajar diferente, de hacer que la Delegada animara e impulsara, no llevara todas las riendas. Además, exigía mucho tiempo y renunciar a cosas mías. Era un trabajo ilimitado, los 7 días a la semana”.

Niña con el tocado tradicional en Benín, África

Manos Unidas nacía de un grupo de mujeres que, hace casi 60 años, salía a la calle a denunciar el hambre en el mundo. La realidad de los países del Sur era que no tenían agua, ni escuelas, ni hospitales y en eso se encontró el sentido de ayuda, en la creación de pozos, dispensarios…para que, de seguido, se volcaran en que allí se valgan por sí mismo. Se trabaja más allá de las fronteras, donde nadie quiere mirar; y “aunque son pequeños parches, pretendemos ayudar a que cambien de vida”. Porque la solidaridad “no es un hecho puntual, es un camino, una opción de vida, que consigue hacer grandes las pequeñas cosas”.

"La solidaridad es un camino, una opción de vida"

Y esto no hubiera sido, ni será en el futuro posible, sin la figura del voluntario, quien toma la decisión de comprometerse en algo como una opción suya personal. Opción y estilo de vida que no ha dejado de crecer entre los españoles a pesar de la crisis. Es más, esta situación ha hecho que la gente se acerque más a las realidades que se viven desde siempre, pero sobre todo desde 2007, en España, otorgando a unos pocos la capacidad de sensibilizarse y ser capaz de extrapolarlo y llevarlo más allá, a un país en particular y a un continente en general, como África.

Niño en canoa en Benín, África

Un Primer Mundo con gente que no tiene trabajo, ni se puede llevar alimento a la boca, que sufren la “cuesta” de todos los meses del año, que son desahuciados… “yo siempre decía que es duro y es una realidad, pero siempre existen organizaciones y centros como Cáritas, Cruz Roja, las parroquias, o sus propias familias…”. De las pocas –casi ninguna- cosas buenas que se puede sacar de la crisis en la que está sumergida¡o el país, está la reacción ante la situación o circunstancias que se han derivado en estos años “sí que es verdad que hemos aprendido con la crisis a vivir de otra manera, a valorar más todo lo que tenemos”, comentaba una Vicen con la mirada pensativa, que añadía segundos después, “pero es que la crisis de aquí no es la situación de ningún país del Sur. Nuestra crisis no tiene nada que ver con la pobreza extrema de una parte de nuestro mundo (…) porque tal y como estamos viviendo nosotros, para ellos sería un lujo inalcanzable. Y es que aquí, generalmente, hay personas que van ayudando a paliarlo”.

Es depender de la suerte, o mala suerte, de nacer en un hemisferio u otro y todo lo que ello conlleva. “Estamos cogiendo parte de la riqueza que le corresponde a otras personas. Les quitamos una parte a lo que ellos tienen derecho. ¿Y lo peor? QUE NOS HEMOS ACOSTUMBRADO A VIVIR CON ESAS DIFERENCIAS

Diario de un viaje a El Benín Africano

La mezcla de emoción, nostalgia e impotencia se refleja en los ojos de Vicen si recuerda que en 2008 cogía la maleta con 6 compañeros y emprendía un viaje hacia Cotonou, la ciudad más grande y la que se erige como capital económica de El Benín, en el continente africano.

Lo que vi la primera vez que miré a través de la ventana del avión antes de aterrizar, me dejó marcada para el resto del viaje. Ese 22 de septiembre de 2008 era el día en que nos sumergíamos en la vida de esta gente de piel oscura y sonrisa sincera. Descubrimos intensidad en la mirada de los niños. Dignidad en la pobreza y una sociedad que quiere y se merece despertar hacia otro mundo. Pero esperábamos que por el camino no se perdiera la humildad que transmitía este pueblo y que tanto enseña a los que nos ha tocado vivir en la realidad del Primer Mundo”

“Guardo el viaje en un papel y las fotos es un álbum por si algún día la memoria me falla y los recuerdos se me vuelven borrosos” - Vicen del Fraile

Mapa interactivo de las asociaciones y organizaciones con las que hemos trabajado

Añade tu asociación u ONG para completar un archivo interactivo de las organizaciones del tercer sectorr

Captura del mapa / Google MyMaps
¿Cómo lo hemos hecho?

Contacto: voluntariadeprofesion@gmail.com

Created By
Voluntariado de profesión
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.