De Lápices a Cohetes Ingeniería + diseño + investigación + producto

Para estos ingenieros no hay nada imposible, si el cliente tiene una idea innovadora no hacen falta cálculos, fichas técnicas o bocetos, De Lápices a Cohetes lleva toda la imaginación a la realidad.

Por: Valentina Gallego y Susana Rincón

Podríamos decir que el pasado más antiguo de Lápices a Cohetes comienza con tres ingenieros de diseño de producto a punto de graduarse en el 2005. Se trata de Esteban Gonzales, Juan Ignacio Correa y Pedro Isaza. La industria Colombiana en ese entonces no ofrecía lugares donde trabajar diseños con tecnología o si los había eran muy pocos y ellos no querían salir a hacer baldes plásticos o vasos de cocina sino desarrollar productos con más contenido tecnológico.

“Hace 11 años no existían muchas empresas de productos de innovación, Jorge Mesa, un profesor de la Universidad Eafit, nos dijo ¡locos! No se vayan a meter en eso, esa empresa no es viable aquí, pero no piensen que estoy hablando mal de él, es muy amigo mío. Sin embargo, no le hicimos mucho caso y arrancamos. Empezamos a hacer pequeños proyectos”: Esteban Gonzales.

Sin importar las adversidades estos tres ingenieros de diseño producto fueron creciendo y haciéndose conocer, aunque muy lentamente porque no contaban con un capital ni con entidades de apoyo para sus proyectos. Así trabajaron hasta el 2010, año en el que Pedro se fue para Italia y Juan Ignacio y Esteban le compraron su parte.

Estos ingenieros han creado un gran cantidad de productos, algunos de ellos están a continuación.

e3 - Vehículo eléctrico

Vehículo eléctrico unipersonal destinado al transporte para las ciclo rutas implementadas en las ciudades.

Pedro's submarine

Fue un proyecto interno para participar en el primer Red Bull Balineras Race en Medellín (06-09-2009).

El evento consistía en una carrera en descenso en medio de la gravedad por la vía principal del pueblito paisa. Participaron 70 equipos a nivel nacional, cada uno debía fabricar su bólido para la carrera contrarreloj.

Las características estéticas y funcionales del automóvil de carreras, una representación ante el público antes de la competencia y el menor tiempo de descenso, fueron las características de los equipos ganadores. Pedro’s Submarine ganó el tercer puesto de la competencia.

VR Window - Parque Explora

Atracción desarrollada en conjunto con la Universidad Eafit para el Parque Interactivo Explora de Medellín.

El diseño de esta atracción o “experiencia” permite la visualización de un objeto virtual (en este caso el cuerpo humano y el Valle de Aburrá) mediante el movimiento de monitores que actúan como ventanas a un espacio virtual.

La máquina incluye una mesa de luz con unos patrones de referencia que posicionan un objeto virtual por medio de una cámara ubicada en la pantalla VR Window.

Dispensador de concentrado para animales

Proyecto desarrollado para la empresa Italcol S.A. con el objetivo de vender en almacenes de cadena y distribuidores, varios tipos de comida para animales, cumpliendo con las exigencias de higiene y salubridad que exigen la ley y los mismos almacenes.

El proyecto consistió en el desarrollo completo de este equipo, desde su conceptualización hasta un prototipo completamente funcional e industrializable.

Rocker Buggy

Plataforma robótica destinada a portar sensores y componentes para la investigación en robótica.

Dos años más tarde, Juan Ignacio decidió irse para Estados Unidos y Esteban, no muy contento, tuvo que comprarle el 50% de la empresa.

“Estuve dos años trabajando solo, todo lo hacía yo, donde hubiera puesto cámaras en todas partes hubiera hecho el mejor reality de la historia. Yo me multiplicaba por 20 todos los días, trabajando sin parar, eso fue muy duro”: Esteban.

Con el pasar de los días Esteban comenzó a recuperarse, pudo recoger dinero para pagarle a un nuevo Ingeniero que le ayudaría con la proyección de la empresa y ese era David.

“Nos empezamos a recuperar y hoy en día nos va muy bien, ya somos cinco ingenieros y tenemos un contrato a varios años con la empresa Argos y Mineros S.A.": Esteban.

De izquierda a derecha: Juan Manuel Mesa, Esteban Gonzales, Tomás López, David Mesa y Luis Londoño.

"Ninguno tiene una función específica, aquí todos hacemos de todo."

Todos sus productos son proyectos de innovación, desarrollo de equipos o herramientas para abrir nuevos mercados.

En el diseño hay dos grandes vertientes, diseño de productos de consumo y diseño de bienes de capital. Los de consumo son los productos de uso diario, más relacionados con el diseño estético, tendencia o moda. Los bienes de capital son los productos o los equipos que las empresas necesitan para desarrollar esos bienes de consumo y en De Lápices a Cohetes son especialistas en ingeniar bienes de capital.

En la siguiesen galería encontrará algunos de los bienes de capital creados por De Lápices a Cohetes para algunas empresas.

Celucharger EnMedio

Base diseñada para la empresa de comunicaciones Enmedio S.A, que ofrece el servicio de carga de celulares, ipods y PDAs ( ordenadores de bolsillo), mientras se disfruta de los comerciales en una pantalla digital.

Sistema de extracción de cuerpos extraños dentro de botellas que ingresan a líneas de embotellado

Proyecto desarrollado para la empresa PostobónS.A. con el objetivo de mitigar el riesgo de que cuerpos extraños provenientes de la calle en las botellas retornables lleguen a sus clientes. .

Fresadora CNC Open Sorce

Desarrollo de una fresadora de control numérico de diseño abierto, realizada completamente con materiales y procesos locales para la empresa de manufactura MFG.com.

Norman

Animatronic para promocionar la venta de la marca de cuadernos Norma.

Farmer 6.5

Vehículo de trabajo destinado para facilitar el transporte de insumos en el agro.

Velero María Mulata

Este velero de 32 pies destinado a la recreación, fue construido a partir de un kit básico estructural y el resto de los elementos fueron diseñados y fabricados.

La polémica historia del submarino

Así narra Esteban la historia:

Resulta que un día llamaron a la empresa de un supuesto periódico “nuevo” diciendo que querían una entrevista con nosotros, yo no quería, pero Juan Ignacio aceptó la visita entonces nada que hacer. Resulta que el tipo después de entrevistarnos nos dijo que venía de un periódico que no conocíamos, pero en realidad, era La Chiva que había cambiado de nombre y ahora se llamaba Q’ Hubo.

A los días, la entrevista salió en ese periódico y ese mismo día llamó Henry, un tipo que quería que le hiciéramos un submarino. Vino acá hasta la empresa y logramos decirle que no podíamos hacerle un submarino para transportar coca porque nosotros éramos muy legales.

Bueno, lo despachamos con decencia y el tipo entendió. Pero resulta que Pedro estaba en Italia y decidimos hacerle una broma, le dijimos que íbamos a hacerle un submarino a un ¡narco! Y casi casi le da un infarto, nos dijo que cómo íbamos a hacerlo, que era una locura.

De ahí Juan Ignacio y yo decidimos continuar con la historia y le dijimos que ya habíamos firmado el contrato y que ya no había nada que hacer, que nos tocaba hacerle ese submarino o nos mataban.

Cuando Pedro regresó, le pedí un favor a un amigo de que llamara a la empresa a la hora que Pedro iba a estar y se hiciera pasar por Henry.

Una tarde el supuesto Henry llamó, Pedro contestó y Henry le dijo que nos iba a dar un anticipo en dólares en efectivo, entonces Pedro le contestó: "Eso no es conmigo, vuelva a llamar para que hable con Esteban” pero Henry le dijo: “¡No señor! Esa plata le llega mañana, hasta luego."

Cuando llegamos Juan Ignacio y yo a la empresa, Pedro estaba pálido, daba vueltas y vueltas por toda la casa y solo nos preguntaba qué íbamos a hacer, que Henry iba a traer esa plata.

Entonces, tratando de contener la risa por esa broma que le estábamos jugando, le dije: “¡Cómo así Pedro, le hubieras dicho que no! Nosotros no podemos recibir dólares en efectivo de un traqueto ¡pues como!”

Al rato aproveché y llamé al supuesto Henry y le dije: “No vas a llamar para que Pedro siga preocupado”.

Al otro día contratamos a una persona para que se hiciera pasar por el mensajero de Henry, cogimos una caja y la llenamos de libros y en la parte de arriba pusimos dólares falsos. A la hora que dijo el supuesto Henry que iba a llegar la caja, sonó el timbre y Pedro dijo: “¡Juepucha! Llegó la caja”.

Cuando bajamos a abrir la puerta, Pedro le dijo al mensajero que no podíamos recibir eso, que por favor se lo llevara. Entonces él respondió: “¡Ah yo no sé!, don Henry les mandó a decir que esto ya es de ustedes”. Entonces lo puso en el piso y se fue.

Pedro casi se muere, ese hombre iba a llorar. Subimos con la caja empezamos a abrirla y ahí Pedro se dio cuenta que era una broma y pudo volver a su estado natural.

De lo más simple a lo más complejo

Esteban desde muy pequeño ya era ingeniero

Esteban Gonzales es un ingeniero de diseño de producto egresado de la Universidad Eafit y actualmente único dueño de la empresa De Lápices a Cohetes.

Esteban tiene una lista innumerable de colegios de los que fue despedido, pero al parecer, no por necedad sino por exceso de creatividad.

“Yo chiquito era muy necio, estudié en muchos colegios porque era muy inquieto y me echaban de todos, me gustaba dañar todo y armar cosas nuevas y quizás eso fue lo que me hizo irme por la ingeniería de diseño”: Cuenta Esteban.

Al iniciar la universidad, Esteban comenzó a estudiar Ingeniería Mecánica, carrera en la que hizo cinco semestres, pero decidió que lo que realmente le apasionaba era la Ingeniería de Diseño de Producto y tuvo suerte de encontrarla también en Eafit.

En ese entonces Esteban entró a apoyar el grupo de robótica del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, ayudándoles con el diseño mecánico de la empresa. De allí le surge la idea de crear una empresa como De Lápices Cohetes con Pedro y Juan Ignacio.

“Como ellos dos se me marearon a la mitad del camino yo quede como único dueño de la empresa, cosa que me ha costado mucho pelo”: Esteban.

Para Esteban, cada proyecto es un nuevo emprendimiento, cada producto es una nueva oportunidad de quebrarse o de volverse millonario, cada innovación es una posibilidad de éxitos o problemas.

Este trabajo fue realizado por Valentina Gallego y Susana Rincón con fines académicos para el centro de Innovación Eafit.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.