¿Has visto al pez sierra en Costa Rica? Un depredador muy particular, con un hocico en forma de sierra, ha ido desapareciendo de nuestros mares, ríos y estuarios. Ahora un grupo de biólogos lo buscan para conservar la especie.

Por: Paula Umaña González | paula.umana@ucr.ac.cr

La pregunta puede parecer inusual; sin embargo, tanto en redes sociales como en afiches, panfletos, camisetas o separadores de libros puede encontrarla. Pero… ¿a qué se refieren con ella? Hace unos 20 a 30 años, una especie de raya (grupo relacionado con los tiburones) conocida como pez sierra y que puede llegar a medir más de seis metros de longitud, solía ser muy abundante en zonas del Pacífico, el Caribe y las llanuras de la Zona Norte del país, cerca de ríos, manglares y humedales, ya que se mueve tanto en aguas dulces como saladas.

Sin embargo, la reducción en el número de estos animales ha sido significativa y actualmente su distribución global se restringe a solo unos pocos lugares en el mundo. Costa Rica no ha sido la excepción, ya que para muchas personas solo queda el recuerdo de esa especie, o peor aún, el rostro en forma de sierra que adorna sus hogares, restaurantes y bares.

Es por esa razón que una iniciativa de la Universidad de Costa Rica (UCR), en conjunto con organizaciones no gubernamentales como Conservación Internacional y Misión Tiburón, busca crear conciencia sobre el peligro de extinción en que se encuentra el pez sierra (Pristis pristis) en nuestro país. Además, pretenden identificar sitios en aguas costarricenses en donde aún existan suficientes ejemplares de este animal para promover su protección y conservación, y así garantizar el futuro de la especie.

Afiches, postales, camisetas y separadores de libros son algunos de los productos que el equipo de campaña utiliza para educar a la población sobre el peligro que corre el pez sierra en nuestro país.

Según Mario Espinoza Mendiola, profesor de la Escuela de Biología, investigador del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la UCR e impulsor de la campaña de conservación, históricamente esta especie se distribuía desde el Golfo de México hasta Perú.

No obstante, “actividades humanas como la sobrepesca y el desarrollo costero han reducido considerablemente las poblaciones del pez sierra o inclusive han provocado que desaparezcan por completo de algunos países”, por lo que ha sido declarado en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En el planeta existen cinco especies de pez sierra, todas ellas han sido incluidas en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (Cites), lo cual prohíbe su captura y comercialización.

“Realmente el pez sierra es uno de los grupos de peces más vulnerables a la extinción, debido principalmente a la sobrepesca, la pérdida del hábitat y el cambio climático. Además, la forma de su rostro hace que se enrede fácilmente en redes y otras artes de pesca”, comentó Espinoza.

Este animal, muy relacionado con las rayas y los tiburones, se caracteriza por su gran tamaño y por su rostro alargado, semejante a una sierra, que utiliza para alimentarse de peces de menor calibre, por lo que su papel ecológico se centra en la depredación tanto en ríos como en humedales y ambientes costeros.

Generalmente se distribuye en aguas poco profundas, aunque también se han registrado en profundidades de hasta 120 metros y en una gran variedad de hábitats, por lo que su captura suele ser fácil. Otro aspecto que contribuye a su desaparición es que experimenta un crecimiento lento, alcanza su madurez sexual a edades avanzadas (a los diez años aproximadamente) y a diferencia de otras especies, pone pocas crías y se reproduce una vez cada dos años.

ESFUERZOS DE CONSERVACIÓN

Para la protección de esta especie se ha diseñado una campaña de divulgación y educación ambiental en todo el país, por medio de la cual se ha distribuido información a través de afiches y panfletos, así como en la página de Facebook que puede encontrarse bajo el nombre En busca del Pez Sierra.

El equipo de trabajo de la campaña ha realizado además gran cantidad de giras a comunidades costeras o cercanas a ríos para entrevistar a personas de estas localidades y recolectar información sobre la historia del pez sierra en el país, así como algunas fotografías.

“Resulta crucial identificar sitios en Costa Rica donde aún se encuentra esta especie. Es importante determinar las principales amenazas que afectan su supervivencia, sólo así se podrán desarrollar mejores medidas de manejo y conservación que permitan asegurar el futuro de esta especie tan emblemática”, explicó el biólogo.

Una de las últimas giras realizadas por el equipo se llevó a cabo en la zona de Golfo Dulce, Puntarenas, en donde conversaron con pescadores y habitantes del lugar.

En el país, este tipo de peces fue perseguido por su sierra, una causa más por la que la especie se encuentra en peligro de extinción. Así lo confirmó un habitante de Puerto Viejo de Sarapiquí, Emilio Manzanares -de 100 años de edad-, quien relató que el pez fue común en las zonas de Tortuguero y Barra del Colorado; sin embargo, era muy buscado para extraer su sierra.

“Pensábamos que la especie ya había desaparecido del Caribe, pero de acuerdo con conversaciones y entrevistas a gente de la zona, parece que todavía la tenemos. El año anterior hubo dos capturas en San Carlos, en la zona de Boca Tapada”, explicó Espinoza.

Emilio Manzanares, habitante de Puerto Viejo de Sarapiquí, aseguró que el pez sierra era muy buscado por pescadores para extraer su hocico.

Según el investigador, en países como Estados Unidos y Australia pueden encontrarse poblaciones con cientos de individuos, gracias a los esfuerzos y medidas de conservación, tanto ambientales como legales, tomadas por estas naciones. Esto las coloca como especies “vulnerables” en esos lugares y no en “peligro crítico de extinción”, lo que significa que están un poco más lejos de la desaparición.

“Esto evidencia que luego de grandes esfuerzos por conservar y proteger una especie, es posible lograr mejoras y reducir su riesgo de extinción”, aseguró.

Por lo tanto, el trabajo de conservación que se está realizando en el país también se enfoca a la búsqueda de mecanismos legales que ayuden a la protección de la especie y al cumplimiento de lo dictado por Cites.

El biólogo comentó que una ley de protección para el pez sierra podría ser una medida viable; sin embargo, mucha gente -incluyendo autoridades ambientales y de pesca- aún no conoce de la existencia de esta especie en las aguas costarricenses. “Es nuestra tarea que la población costarricense conozca más acerca del pez sierra, de sus amenazas y de los esfuerzos de conservación tan importantes que realiza actualmente la UCR para asegurar el futuro de esta especie”, concluyó.

Created By
C+T | Suplemento de Ciencia y Tecnología
Appreciate

Credits:

Facebook: En busca del Pez Sierra

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.