UNA VISITA INESPERADA

¿Cuántas veces habremos oído aquello de que algunos de los mejores momentos se producen cuando menos te lo esperas y sin llegar a planificarlos? Pues bien, algo así ocurrió la tarde de un lunes cualquiera, cuando mi amiga Lydia, de Algeciras (Cádiz), me llamó por teléfono para avisarme de que esa misma noche tenía pensado pasarse por Córdoba junto con otros tres amigos, ya que estaban de vacaciones y venían de pasar unos días en Alhama de Murcia.

La idea que ella tenía era que, para el martes por la mañana, yo les hiciera de guía tanto a ella como a Antonio, a Juan y a Manel, para hacer una ruta de enduro que no fuera muy exigente, ya que estaban bastante cansados después de varios días seguidos dándole a los pedales. Pero, éso sí, que fuera divertida en todo lo posible.

Hace más de un año, tanto Lydia como Paloma, Salva, Alejandra y Jose el "Mascota" junto con dos aunténticos psicópatas malagueños del enduro como son Josepe y el Beni, estuvieron disfrutando de unas buenas rutas de enduro que les mostré por la Sierra Morena cordobesa. Y se llevaron tan grato recuerdo de aquel fin de semana que tenían pendiente volver por estos lares cuando la ocasión se les brindara de nuevo. Pero de momento, se les adelantó la pelirroja.

LA PEQUEÑA ROTORUA

Nuestros invitados por sorpresa no pasaron finalmente la noche del lunes en Córdoba ya que se retrasaron por el camino. Así que llegaron el martes por la mañana. Por otro lado, Manel no se unió a la ruta del día debido a una lumbalgia que llevaba arrastrando días atrás, por lo que decidió tomarse un descanso. De modo que les diseñé un recorrido por las faldas de la sierra, con bonitas vistas a la ciudad y con contínuos sube y baja que lo haría muy ameno y divertido.

Preparándonos para afrontar el primer descenso del día

Si en algo se caracterizan los recorridos de esta zona, a la que algunos denominamos "Monte Bajito", es por la cantidad de senderos estrechos, técnicos y sinuosos que se ocultan entre la densa arboleda compuesta por pinares y bosque mediterráneo. Una auténtica delicia para todo amante del singletrack.

El año pasado, nuestros amigos algecireños estuvieron haciendo rutas de enduro por Rotorua (Nueva Zelanda), y tras realizar una de las bajadas más bonitas y divertidas del día que les enseñé, me comentaron que les recordó mucho a algunos de los recorridos que hicieron allá por las antípodas (salvando las enormes diferencias, claro está). Y éso es algo que hace que uno se sienta un privilegiado por tener entornos como éste tan cerca de nuestro hogar. Ni qué decir que, a partir de ahora, a toda esta zona la voy a llamar "Little Rotorua"

El sol, que brillaba con fuerza, y la temperatura que hacía eran más propios de la primavera a pesar de encontrarnos en pleno mes de noviembre. Eso sí, el grip del terreno era prácticamente perfecto gracias a las lluvias de días anteriores.

La verdad es que no nos podíamos quejar del tiempo tan bueno que nos hizo, ni de lo bien que estaban las condiciones del terreno para disfrutar al máximo de nuestras bicis a lo largo de todo el recorrido, pero ya era hora de recogerse. Teníamos un poco de hambre y sed...

UN MERECIDO AFTERBIKING

Después de haber disfrutado de un recorrido muy bonito y divertido, volvimos a las furgonetas para recoger a Manel y dirigirnos hacia el centro de la ciudad - éso sí, montados en nuestras bicis (como debe ser) - para descansar a golpe de cerveza, tapas y bocatas de alto nivel. Y es que toda buena ruta de mountain bike que se precie de serlo no sería completa sin un "final feliz" gastronómico.

Nada como una copa de vino dulce de Pedro Ximénez para ayudar a hacer la digestión y alegrar el espíritu...

Para la próxima vez que nos visiten, esperamos que vengan también los que no pudieron estar ese día, y que lo hagan con tiempo y tranquilidad suficientes para disfrutar de varios días con recorridos más largos y altos, que son muchos los que nos ofrece la sierra de Córdoba.

FIN

Texto y fotografía de McRaul FiftyFive

Created By
McRaul FiftyFive
Appreciate

Credits:

McRaul FiftyFive

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.