La calidad de las actividades infantiles Por Anca Balaj

Imagina que los alimentos para niños fueran de peor calidad que los alimentos destinados para adultos: bah, como son para niños, no hace falta que sean demasiado buenos.

Esta situación nos parecería una aberración a cualquiera de nosotros, pero nos hemos acostumbrado a ello en lo que se refiere a la cultura: literatura, música, programas de televisión y hasta aplicaciones informáticas para niños son muy inferiores en cuanto a calidad si los comparamos con los productos destinados a los adultos. Un profesional que crea material cultural para niños goza de menos prestigio que uno que lo hace para adultos, precisamente por esta idea generalizada de que el contenido cultural para niños no necesita demasiado cuidado ni destrezas en su elaboración. Se trata al público infantil como a personas de mente limitada que no dan mucho de sí, por lo tanto, no merece la pena esforzarse en darles lo mejor, porque no lo van a apreciar ni aprovechar.

En realidad ocurre todo lo contrario: durante la infancia el cerebro humano está en su mejor momento en cuanto a capacidad para adquirir conocimientos y destrezas. De lo que alimenten su mente durante la infancia dependerá su desarrollo posterior: una inteligencia alimentada con sucedáneos crecerá anémica y difícilmente alcanzará todo su potencial.

Por eso es importante escoger con cuidado las actividades extraescolares en las que participan. Hablo de las actividades extraescolares porque es el aspecto en el que los padres tienen mayor poder de decisión, ya que la escuela depende de regulaciones sobre las que poco se puede decidir a nivel individual. En cuanto a las extraescolares, lo mejor que podemos hacer es aprender a distinguir el grano de la paja y priorizar aquellas que más beneficios van a aportar a los pequeños. Es preferible escoger menos actividades, pero de alta calidad, que muchas actividades que aporten poco o adormilen la inteligencia innata de los niños y niñas. Y lo mismo con los libros, la música y cualquier aspecto relativo a la cultura que adquieren los niños.

¿Cómo distinguir lo bueno de lo mediocre? Para los cuentos infantiles hay una norma y creo que se podría aplicar a todo lo demás: si el texto de un cuento infantil le interesa y entretiene a un adulto, es bueno; si el adulto se aburre o lo encuentra simplón, si no lo lee por su propio placer, significa que, efectivamente, es simplón, para mentes simplonas. Excluyo de la norma las ilustraciones infantiles donde sí hay una calidad exquisita muchas veces, por lo tanto, nos ceñimos al texto.

Si aplicamos esta regla a las actividades infantiles, deberíamos preguntarnos si, como adultos, aprenderíamos algo interesante al realizarlas o incluso si nos resultaría difícil. Si la respuesta es "sí", entonces la actividad vale la pena. Esta es la idea, debemos evaluar la calidad de la actividad en sí misma, no bajo el prisma de que es "para niños", porque esto hará que bajemos el listón inconscientemente, por la creencia generalizada de que lo infantil es menos valioso y exigente.

Otra buena costumbre es hablar con los educadores, preguntar sobre los contenidos de las actividades, su metodología, los beneficios que pueden obtener los niños al realizar las actividades. Preguntarlo todo es como leer las etiquetas de los alimentos, es informarse bien antes de consumirlos y ningún profesional que se precie se molestará por ello.

Si este artículo te ha parecido útil, no te pierdas el boletín del próximo mes. Y si quieres preguntarnos, acércate a vernos, estaremos encantados de responder a todas las dudas.

Nos complace compartir los dibujos de los ganadores del Concurso de Creatividad 2017

Dibujo ganador, de Adriano (7 años)

Dibujos finalistas: Claudia (7 años) y David (6 años)

Created By
Anca Balaj
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.