Loading

Los bosques vírgenes desaparecen en el mundo Entre 2004 y 20016 los bosques vírgenes perdieron cada año en el mundo 90.000 km2, una superficie equivalente a Austria, y el ritmo de destrucción se acelera desde que comenzó el siglo.

A pesar de algunos esfuerzos para luchar contra la deforestación, casi 10% de los bosques primarios del planeta fueron parcelados, degradados o simplemente destruidos desde 2000, según un análisis de imágenes satélite presentado en una conferencia sobre "bosques intactos" en Oxford.

En promedio son más de 200 km2 perdidos por día desde hace 17 años.

"La degradación de bosques intactos es una tragedia mundial porque destruimos de manera sistemática un elemento clave de la estabilidad del clima", comentó Frances Seymour, experta del World Resources Institute.

"Los bosques son la única infraestructura segura, natural, probada y abordable financieramente para capturar y almacenar el carbono", agregó.

Los bosques vírgenes tienen asimismo un papel crucial para la biodiversidad o la calidad del aire y del agua. Unas 500 millones de personas dependen de ellos para subsistir.

En el país, según el Ideam, en 2016 el país perdió 178.597 hectáreas de bosques vírgenes, una cifra que representó un aumento del 44 % respecto a la reportada en 2015.

De ese número, 70.074 hectáreas desaparecieron en la Amazonía, uno de los lugares más biodiversos del planeta, que además cumple un papel fundamental en la regulación de los ciclos hidrológicos y del clima.

El "paisaje forestal intacto", que incluye zonas húmedas y prados, se define por la ausencia de actividad humana mayor en una superficie de al menos 500 km2. Lo que quiere decir que no debe haber carreteras, ni agricultura intensiva, ni minas, ni ferrocarriles.

En enero de 2017, unos 11,6 millones de km2 de bosques respondían a ese criterio.

Al ritmo actual, los bosques primarios habrán desaparecido para 2030 en Paraguay, Laos y en Guinea ecuatorial, y para 2040 en República Centroafricana, Nicaragua, Birmania, Camboya y Angola.

Pero "numerosos países pueden perder todas sus tierras forestales salvajes en los 15 a 20 años" próximos, advierte Peter Potapov, de la universidad estadounidense de Maryland.

Inquietante

"En un momento dado, ya podría no haber ninguna zona en el mundo que podríamos calificar de intacta", continuó Tom Evans, de la organización Wildlife Conservation Society. "Es inquietante".

Los principales culpables de esta des forestación varían: agricultura y explotación forestal en los países tropicales, incendios en Canadá y Estados Unidos, incendios, minas y perforaciones en Rusia y en Australia.

Comparado al periodo 2000-2013, Rusia perdió en promedio 90% más cada año entre 2014 y 2016. Para Indonesia, es 62% y para Brasil 16%.

Esas cifras son el resultado de análisis de imágenes satélite comparadas con estudios similares hechos en 2008 y 2013. Esos datos en alta resolución "nos permiten detectar las alteraciones causadas por el hombre y la fragmentación de bosques vírgenes", explica Peter Potapov.

Según cifras del Ideam, Colombia ha perdido 4'190.965 hectáreas de bosques en los últimos 17 años. Solo el año pasado perdió 219.973, lo que representó un aumento del 23% en comparación con la cifras de 2016, cuando la tasa fue de 179.000.

La minería ilegal, la ganadería extensiva, la colonización de tierra, los cultivos ilícitos y la infraestructura irregular que vienen creciendo en el país, son la principal razón de la deforestación.

Entre los departamentos de Antioquia y Chocó la deforestación también ha alcanzado niveles altos. Según el Ideam solo en Antioquia hay más de 20.000 hectáreas afectadas.

A partir de 1950, solo queda el 5 % del bosque antioqueño intacto, con una tasa de deforestación más alta que el promedio nacional. Al andino solo le quedarían 35 años.

De los bosques y selvas depende la vida de millones de colombianos. Entre ellos los más pobres como los campesinos, las comunidades indígenas y afrodescendientes.

La ausencia de nuestros árboles también disminuirá y desaparecerá cuencas y fuentes de agua que abastecen nuestras ciudades. Por esa razón, el problema no es solo de la Amazonia, sino de cada colombiano y de cada región que puede llegar a quedar sin agua.

Con información de AFP

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.