Loading

Las mujeres ante el reto de no frenar su avance

Este año, el Día Internacional de la Mujer llega justo después de que se iniciara un movimiento global por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. Dicho movimiento ha tomado la forma de marchas y campañas mundiales, como el #MeToo y #TimesUp en los Estados Unidos y campañas homólogas en otros países (#Niunamenos en Latinoamérica), sobre temas que van desde el acoso y el feminicidio hasta la igualdad de remuneración y la representación política.

El Día de la Mujer fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1977 para recordar a las primeras mujeres que lucharon por la igualdad de género y para hacer valer sus derechos ante una sociedad que había puesto por siglos al varón en primer lugar. 31 años después de este reconocimiento se han logrado varios avances en distintos ámbitos, sobre todo de liderazgo y políticas, pero otros como el económico, laboral y el de violencia siguen teniendo cifras negativas.

¿Cómo está la situación de las mujeres en el mundo?

El #MeToo y otros avances esperanzadores

¿El #MeToo (yo también) tendrá un impacto duradero en los derechos de las mujeres?Cinco meses después de que estallara el escándalo de Harvey Weinstein, la movilización contra la violencia sexual es casi planetaria, pero los desafíos sobre la igualdad de género persisten.

Una marcha del movimiento 'Yo También'

Al margen del #MeToo y el #Timesup nacidos en Estados Unidos, otras iniciativas históricas permitieron a las mujeres conquistar derechos en los últimos meses.

Arabia Saudí, único país en el mundo que prohíbe a las mujeres conducir, anunció que estas podrán ponerse el volante a partir del próximo junio. Además, por primera vez, en enero, pudieron entrar en los estadios de fútbol, si bien siguen estando sometidas a la tutela de un hombre para estudiar o viajar.

La conquista fue celebrada en uno de los países con más restricciones hacias las mujeres

En Irán, algunas mujeres desafían públicamente desde diciembre la obligación de llevar el velo en los espacios públicos.

La activista Vida Mohaved encabeza el movimiento femenino iraní para que las mujeres no sean obligadas a llevar velo, lo que ha provocado la molestia de las autoridades

Corea del Sur anunció hoy que endurecerá las penas por abusos sexuales cometidos en el ámbito laboral, decisión adoptada en pleno auge del movimiento #Metoo en el país, después de que en el último mes muchas mujeres denunciaran a prominentes figuras de la cultura o la política.

Un excandidato presidencial de Corea del Sur renunció a su cargo de gobernador y anunció su retiro de la política, luego de que una asistente lo acusara de múltiples violaciones.

Zimbabwe prohibió el matrimonio infantil, uno de los peores lastres en varias naciones africanas que afecta a millones de niñas. La Corte Constitucional de este país falló en 2016 que ninguna mujer puede contraer nupcias antes de los 18 años ni ser obligada a casarse, un avance que fue fundamental en su continente. En 2017, Tanzania y Gambia elevaron también a 18 la edad para contraer matrimonio, mientras que Kirguistán empezó a penalizar la consagración de bodas que impliquen a menores de edad.

En Mali los matrimonios infantiles aún son legales

El número de parlamentarias mujeres en todo el mundo se ha duplicado en los últimos 20 años, pero aún es insuficiente. Según datos de ONU Mujeres solo existe un 23,3 % de legisladoras hasta junio de 2017 en el mundo, lo que significa que la proporción de mujeres parlamentarias ha aumentado muy lentamente desde 1995, cuando se situaba en un 11,3 %

Ruanda es el país con mayor número de parlamentarias; un 61,3 % de los escaños de la cámara baja están ocupados por mujeres. Le sigue Bolivia que tiene un 53% de asambleístas nacionales.

La presencia de mujeres en la Asamblea boliviana es mayoritaria

No solo el #MeToo, entre 2016 y 2017 surgió en varios países de Latinoamérica el movimiento #NiUnaMenos enfocado en la violencia machista que sigue dejando miles de mujeres muertas en la región. La movilización logró visibilizar la situación que sufren las mujeres sudamericanas y el grave problema del feminicidio, logrando que se endurezcan las normas en varios países.

"Son pequeños pasos en mundos donde la cuestión de las mujeres está muy controlada", dijo Christine Mauget, de la agencia francesa de Planificación Familiar.

Mauget es optimista debido a la envergadura del movimiento #MeToo, pero adelanta que si bien "se ha tomado el buen camino", "habrá regresiones". Por ejemplo, en el derecho al aborto y a la contracepción.

LA DESIGUALDAD LABORAL Y ECONÓMICA

Sigue siendo desigual la participación de las mujeres en el mercado de trabajo con respecto a la de los hombres. En 2013, la relación entre hombres con empleo y población se ubicó en un 72,2%, mientras que esa relación entre las mujeres fue del 47,1%

En todo el mundo, las mujeres ganan menos que los hombres. En la mayoría de los países, las mujeres en promedio ganan sólo entre el 60 y el 75% del salario de los hombres, según datos de ONU Mujeres Los factores coadyuvantes incluyen el hecho de que es más probable que las mujeres se desempeñen como trabajadoras asalariadas y en trabajos familiares no remunerados; tienen más probabilidades de dedicarse a actividades de baja productividad y a trabajar en el sector informal y con menores probabilidades de movilidad al sector formal que los hombres.

El Foro Económico Mundial advirtió que al ritmo actual la igualdad profesional entre hombres y mujeres no se alcanzará antes de 2234.

Las mujeres tienen una responsabilidad desproporcionada con respecto al trabajo no remunerado de cuidados que prestan a otras personas. Las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado. El 25 por ciento de las mujeres informa que las responsabilidades de cuidados y otras tareas de índole familiar y personal son la razón de su ausencia en la fuerza de trabajo, en comparación con el tres por ciento de los hombres.

Las desigualdades de género en el uso del tiempo son todavía altas y persistentes en todos los países. Al combinar el trabajo remunerado y el no remunerado, las mujeres de los países en desarrollo trabajan más que los hombres, destinando menos tiempo a la educación, el ocio, la participación política y el cuidado propio. Pese a algunas mejoras logradas durante los últimos 50 años, prácticamente en todos los países los hombres destinan por día más tiempo al ocio, mientras que las mujeres dedican más tiempo a realizar tareas domésticas no remuneradas.

LAS CIFRAS DE LA VIOLENCIA

Si la situación económica y laboral es mala el panorama en el ámbito de la violencia sexual y de género es aún peor.

Se estima que el 35% de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta a su compañero sentimental en algún momento de su vida. Sin embargo, algunos estudios nacionales demuestran que hasta el 70 por ciento de las mujeres han experimentado violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental durante su vida.

Las mujeres que han sufrido maltrato físico o sexual por parte de sus compañeros tienen más del doble de posibilidades de tener un aborto, casi el doble de posibilidades de sufrir depresión y, en algunas regiones, 1,5 veces más posibilidades de contraer el VIH, en comparación con las mujeres que no han sufrido violencia por parte de su pareja.

Se estima que en prácticamente la mitad de los casos de mujeres víctimas de homicidios en todo el mundo, el autor de la agresión fue un familiar o un compañero sentimental, frente a menos del 6% de hombres asesinados ese mismo año

Una de cada 10 mujeres en el mundo declara haber sufrido ciberacoso desde la edad de los 15 años, lo que incluye haber recibido correos electrónicos o mensajes SMS no deseados, sexualmente explícitos y ofensivos, o bien intentos inapropiados y ofensivos en las redes sociales. El mayor riesgo afecta a las mujeres jóvenes de entre 18 y 29 años de edad.

.

¡Ahora es el momento!

ONU Mujeres señala que este es un momento decisivo de la humanidad para cambiar las cosas, se termine con la desigualdad y se ponga fin a la violencia de género.

"Hoy presenciamos una importante unión de fuerzas entre las mujeres de todo el mundo, lo que demuestra el poder de hablar con una sola voz, en un momento en el que reclaman oportunidades y rendición de cuentas, aprovechando el impulso de las redes y las coaliciones de base que se extienden hasta llegar a la dirección de los gobiernos", señala Phumzile Mlambo-Ngcuka, secretaria general adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

La lucha de las mujeres continúa como hace más de un siglo y se mantiene en pie gracias a la labor de miles de mujeres que siguen luchando por conseguir un mundo más igualitario y justo.

"Nos alzaremos por nuestros derechos y lograremos el cambio con nuestra voz. Nuestras palabras pueden cambiar el mundo entero porque todas estamos unidas", asegura Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz.

Este video resume la lucha que en la actualidad siguen llevando adelante miles de mujeres en todo el mundo:

Textos y fuentes: AFP. ONU, EL DEBER/ Edición y diseño: Christopher André
Created By
Diario El Deber
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.