"La señora de la radio"

3 de octubre de 1991. El mismo día que mi madre escucharía mi llanto por primera vez, ella celebraba sus 25 años de edad con vísperas de un futuro muy prometedor.

Ahora que lo pienso, no solo celebramos nuestro natalicio en la misma fecha, compartimos gusto por la lectura, el vino, la cultura argentina y el más importante: por la radio y el periodismo.

Amelia Sussana Rueda Ahumada. Nació un 3 de octubre de 1951 en Buenos Aires, Argentina, donde con su padre argentino, su madre tica y sus hermanos vivió sus primeros días antes de regresar a Costa Rica. Rueda vivió exactamente cuatro años en la tierra de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. Una que otra vez se le observa caminando con un libro de alguno de esos escritores bajo el brazo.

Doña Amelia tuvo una infancia difícil. A los siete años perdió a su padre en el mar, su cuerpo nunca apareció, siempre que la veo contar esa historia sus ojos se empañan y la voz se le quiebra. Pero su madre fue fuerte y los sacó adelante a todos, eso sí, tuvo que regresar a Costa Rica.

La vida golpeó a Rueda en una y otra ocasión. Ella vio pasar de cerca la muerte tras haber sufrido cáncer de seno, gracias a eso dice ser una luchadora sin cansancio. Perdió a uno de sus hermanos de forma violenta. Al otro día apareció en el trabajo. “La vida continua” siempre dice.

En medio de adversidades salió adelante e hizo sus primeros pasos en el periodismo a los 23 años. Rodrigo Fournier fue su mentor y uno de los hombres de los que siempre siente orgullo al recordar. Siempre que me quiere enseñar algo de periodismo recuerda exactamente lo que él le diría.

Entre cámaras, luces y micrófonos tejió su carrera. Y con una fuerza que pocas veces se ve se convirtió en una referente del periodismo nacional, por su confrontación, sus cuestionamientos, su exigencia de cuentas, pero, sobre todo, por darle voz al pueblo. Precisamente así se llama su programa radial: Nuestra Voz.

Al igual que su madre, crió a sus tres hijos en medio del trabajo. Por las mañanas confrontaba y cuestionaba políticos, mientras que por la noche llegaba a hacer tareas junto a sus pequeños.

Así transcurrieron 40 años de carrera profesional. Tras un importante paso por la televisión llegó a Radio Monumental, su actual casa y la mía también. Doña Amelia no tiene intenciones de dejar de trabajar pronto y más bien es común verla buscando reinventarse y apegarse a los nuevos retos del periodismo.

Siempre que me toca presentarla en un micrófono la llamo “la señora de la radio”. Ella es eso, una gran señora que le he dado espacio a las mujeres y abierto camino a ellas en un mundo desigual. Una señora que ha escuchado por años a los que no tienen voz y exigido a quienes nadie les exige. Una referente para todos los alumnos de periodismo.

Cuando me preguntan cómo quien quiero ser contesto inmediatamente: Amelia Rueda. Algunos me ven con cara de asombro y otros avalan mi sueño. Yo lo que sé es que también quiero ser una señora de la radio.

Created By
Febe Cruz Brenes
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.