Loading

Todo va a salir bien Jordi rocandio clua

Abro los ojos por primera vez y no veo nada, todo está oscuro a mi alrededor. Estoy bastante apretado y me muevo arriba y abajo en algo que no sé describir. De vez en cuando me lo trago pero no me molesta, estoy acostumbrado. Delante de mí tengo una mano que me puedo meter en la boca, así me entretengo. De vez en cuando toco una especie de cuerda que tengo pegada a mi cuerpo, no sé para qué sirve pero me gusta su tacto.

Muchas veces oigo algo, no sé de dónde viene, es un sonido apagado, como si estuviera muy lejos, pero me gusta ese sonido, es algo dulce y agradable que siempre dice cosas que me hacen sentir bien. De vez en cuando oigo un sonido muy parecido pero es más grave, no me dice cosas tan bonitas pero también es agradable.

Va pasando el tiempo y mis dedos crecen, los sigo chupando porque me gusta mucho. He descubierto otro un poco más abajo, junto a otro bulto grande, es una cosa muy rara porque de ahí sale algo que se parece a la sustancia en la que floto. Estoy más apretado que antes, dónde vivo se hace más pequeño. Los sonidos que oigo son cada vez más claros y he descubierto palabras que se repiten mucho, una es “mamá”, otra “cariño” y la última es “papá”. Me siento a gusto cuando las oigo. De vez en cuando noto algo que me toca a través de una capa muy fina, es una mano muy grande, yo le doy golpes también, es divertido. Cuando los notan se ríen y parece que se ponen contentos.
Cuanto más pequeño es mi espacio más me muevo, empiezo a estar incómodo y me voy dando la vuelta sin querer. De vez en cuando hago fuerza para estar mejor y entonces oigo un grito de la persona que se hace llamar “mamá”. Enseguida se le pasa y noto cómo me toca a través de esa capa tan fina, siempre me dice cosas bonitas que me calman. Cada vez me muevo más y tengo ganas de empujar, estoy más apretado que nunca y ya no aguanto más. Los gritos de “mamá” son cada vez más comunes y noto cómo el que se hace llamar “papá” se pone tenso. He oído algo de una “ambulancia”, no tengo ni idea de lo que es eso pero hace mucho ruido, es un sonido que hace que me duela la cabeza.
Oigo muchas voces diferentes, todos gritan y están tensos, lo que hace que a mi me den más ganas de empujar, empujar muy fuerte. Los gritos de “mamá” también son fuertes y oigo a “papá” decir “respira, respira”, no sé qué debe ser eso. De repente noto a alguien que me coge con fuerza y me estira hacia algo insoportable, un brillo que hace que tenga que cerrar los ojos muy fuerte. Y de repente, siento mucho frío y un fuerte golpe en la parte de atrás. Eso me asusta y hace que eso frío que he notado antes, entre en mi cuerpo y me hinche. Luego supe que se dice “aire”. Siento mucho dolor y tengo ganas de gritar. Noto con más fuerza eso frío entrando y saliendo de mí y grito, grito mucho. En unos segundos me tapan con algo y dejo de sentir ese frío en mi cuerpo, me meten un palo por la boca que hace ruido y casi dejo de respirar, ha sido muy desagradable pero ahora me siento mejor.

Me acercan a “mamá”, siento su calor y estoy muy a gusto con ella pero no me dice cosas bonitas como antes.

Noto como “papá” se acerca y aparta la mantita que me tapa y me mira. Tampoco dice nada, se aparta de mí y sale de la habitación. Al rato vuelve y empieza a hablar muy alto con “mamá”, mueve los brazos muy deprisa y me señala muchas veces, se pone los brazos en la cabeza y le sale agua de los ojos. Repite mucho las palabras “es blanco, blanco”, eso no sé qué quiere decir pero “papá” no está contento. Al final se vuelve a ir.

Noto cómo por fin “mamá” me acaricia y me dice esas cosas bonitas que me suele decir, me dice que no me preocupe, que todo va a salir bien, que me quiere mucho.

Al cabo del rato el brillo que entra en la habitación desaparece y todo se vuelve oscuro. Mamá está relajada con los ojos cerrados, descansando. Este rato ha sido muy duro para los dos y estamos agotados.

Pasa un rato muy largo y otra “mamá” me lleva a una habitación donde me quitan una cosa que huele muy mal y me pasan algo suave por la parte de atrás. Luego me ponen otra cosa de esas pero que no huele fatal como la otra.

Me dejan ahí un rato mientras esa “mamá” hace lo mismo con otros niños que se parecen a mí y de repente noto como “papá” se acerca y me coge con fuerza, me pone cerca de su cuerpo y me tapa con algo que lleva encima. Camina muy deprisa, noto mucho movimiento, todo el cuerpo me rebota, no sé qué está pasando pero no me gusta. Mi “papá” no me habla, no me dice esas cosas bonitas que me decía antes. Le miro a la cara, parece triste.

Vamos pasando por muchos sitios diferentes hasta que noto eso frío que me molesta tanto. Está oscuro y noto una cosa rara en la cara, luego supe que le llaman lluvia. Tengo ganas de gritar pero me aguanto, no quiero que “papá” se ponga más tenso.

Él se detiene de golpe, llevamos mucho rato juntos y me empieza a gustar. Me mira un poco raro, no sonríe ni dice nada pero noto el calor de su cuerpo. Sin embargo, pasa algo raro, abre un sitio que huele muy mal y me mete dentro, cierra la tapa y me quedo a oscuras. No me gusta nada y empiezo a llorar y a gritar. Vuelvo a escuchar los sonidos muy apagados, como si estuvieran muy lejos.

Entonces, un momento después, oigo ese ruido que me molesta tanto, está muy cerca, lo oigo muy fuerte. Se abre la tapa de dónde estoy metido y alguien me coge y me saca de ahí, ya no huele mal pero la sensación no me gusta nada.

El “papá” que me ha cogido lleva algo en la cabeza y las luces que veo son de brillos raros pero muy bonitos. Me llevan hacia algo grande y brillante, el sonido me recuerda a aquello que decían “papá” y “mamá” no hace mucho, creo que era una “ambulancia”.
Cuando estamos a punto de llegar veo a mi “papá” con otros “papás”, tiene las manos a la espalda y está tumbado en el suelo. Está llorando mucho, como yo antes.

Me meten dentro de esa caja brillante y todo se empieza a mover. Al final me empieza a gustar ese sonido y me entretengo mucho con las cosas que cuelgan de la parte de arriba.

Al cabo de un rato me sacan de esa caja y entramos en otro sitio muy grande, mi cuerpo vuelve a rebotar como cuando mi “papá” me cogió.

Abren una puerta y entramos en mi habitación, la he reconocido por el olor, sé que “mamá” está cerca. Rápidamente me acercan a ella, vuelvo a notar su calor, su olor, su voz dulce que me dice otra vez que todo va a salir bien, que no me preocupe y que me quiere mucho. Yo también la quiero a ella. No me gusta nada que nos separen. Por fin me encuentro a gusto y me quedo dormido, seguro de que todo va a salir bien.

Created By
Jordi Rocandio Clua
Appreciate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.