Loading

Reporte Escucha Creativa Castro, julio de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para esta Escucha propusimos un juego que nos invitaba a viajar por el tiempo e ir superando diversos desafíos: encontrar mapas, armar puzles, seguir pistas que nos llevaban a responder preguntas; todo para levantar opiniones, visiones y temáticas de interés para los/as NNJ de la región.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

En la Escucha Creativa de Castro participaron 14 niños, niñas y jóvenes, de entre 7 y 16 años de edad.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Recepción

El sábado 07 de julio del 2018 a partir de las 3 de la tarde nos reunimos en el Centro Cultural de Castro con un grupo de niños, jóvenes para realizar la primera Escucha Creativa del año.

A medida que fueron llegando los participantes, éstos recibieron una pulsera de color que indicaba el grupo de trabajo al que cada cual pertenecerían.

Al iniciar la actividad se les preguntó si habían participado antes de una Escucha Creativa y ante lo cual casi todos los participantes respondieron que no, que se trataba de su primera vez en esa actividad. Por tanto, se les explicó en qué consistiría la jornada, lo que significaba la Escucha Creativa y la relevancia de su participación.

Después de realizada esta introducción, se realizó la primera actividad, en donde cada participante se presentó diciendo su nombre, y luego el grupo repitió 3 veces el nombre de cada uno de los integrantes. Una vez finalizada la primera actividad, una facilitadora repartió tubos de energía creativa para cada uno de los grupos, la que luego deberían utilizar en el resto de las actividades.

La facilitadora invitó entonces a los niños, niñas y jóvenes a realizar un viaje por el tiempo y los invitó a reflexionar sobre el objetivo de la escucha creativa: ¿con qué parte del cuerpo se escucha? A lo que los participantes respondieron:

Se escucha con el oído.
Las manos, podemos escuchar las vibraciones.
Podemos escuchar con los ojos, porque es un pensamiento químico.
Escuchamos con la boca.
Con el sentimiento.
Con los pies.
Escuchar sirve para comunicarnos, entendernos.
Con los amigos se comparten cosas.

A continuación se invitó los participantes a una sala en donde había una maleta cerrada con un candado, tres papelógrafos con preguntas y un pote de plástico con materiales, un cofre metálico, y unos libros. Lo primero que hicieron los niños, niñas y jóvenes fue buscar pistas, para luego poder encontrar una llave y abrir la maleta que contenía instrucciones para avanzar a la siguiente etapa, e iniciar un viaje por el tiempo.

La facilitadora reunió al grupo y les pidió conservar algunas pistas hasta el futuro. Luego realizó una descripción respecto del tiempo en el que nos encontrábamos, al que llamó "Limbo", una especie de No Tiempo y les comentó que viajarían en el tiempo a través una máquina.

A su vez felicitó a los participantes por los logros obtenidos al superar la primera etapa, tomando decisiones en conjunto, resolviendo las pistas y por el trabajo en equipo que habían realizado. Acto seguido, se les invitó a ingresar al túnel del tiempo para viajar al pasado.

El Pasado

Después de entrar a la máquina del tiempo, los niños, niñas y jóvenes ingresaron a la sala que representaba el pasado. Caminaron por su interior revisando los distintos papelógrafos. El facilitador los invitó a reflexionar sobre los intereses de los niños de hace dos años. Los participantes conversaron entre ellos, sobre sus propios intereses de hace dos años atrás. Luego de la reflexión, el facilitador los invitó a conversar en torno a las preguntas propuestas en los paleógrafos. A continuación abrieron el cofre y leyeron un segundo acertijo que entregó la pista para conocer las inquietudes de los niños, niñas y jóvenes del pasado.

Se encontraron con unos puzles que tuvieron que armar. Al terminar los puzles los participantes pudieron comprender el sentido los papelógrafos y releyeron sus respuestas. Se hicieron algunas preguntas: ¿Cómo se organizaron para hacer esto, lo hicieron en grupo? Nosotros pusimos cosas por poner no más; o sea que lo que nosotros hicimos acá va a ir en la siguiente escucha.

Luego la facilitadora les pidió que eligieran las ideas que más los representaban, para luego entregarles energía creativa a éstas. Se escogieron frases como: salir de paseo, ver películas y juntarse con amigos.

Una vez que terminaron el primer desafío, se les invitó a hacer un nuevo viaje en la máquina del tiempo y volver al presente.

El Presente

Cuando los niños, niñas y jóvenes llegaron al presente, recibieron una llamada que en donde se les invitaba a construir una idea que a ellos les gustaría llevar a cabo en Cecrea en el futuro. Para esto les entregaron distintos materiales. Los participantes trabajaron individualmente y crearon diferentes objetos representativos de: elementos de la naturaleza, animales, objetos, volcanes con arcilla, tanques y gorros de papel, arañas, dibujos con témpera, plastilina, etc.

Una vez que terminaron de hacer sus creaciones, las dispusieron sobre la mesa, y cada cual relató qué había hecho y por qué. Se les preguntó sobre sus gustos y las decisiones que habían tomado respecto a la actividad. En la conversación se enfatizó sobre la relevancia de experimentar con los materiales y en que no siempre era necesario llegar a un producto final. También se conversó sobre la falta de escucha del mundo de los adultos hacia los niños, niñas y jóvenes.

Una vez terminada esta etapa, se realizó la invitación a seguir nuevamente el viaje en el tiempo, esta vez hacia el futuro.

El Futuro

Al llegar a la etapa del futuro, los participantes recibieron un mensaje a través de un computador, en el cual se les indicaba que reconocieran en ellos sus características o cualidades positivas, y las plasmaran a través de las formas que ellos desearan: actuando, de forma escrita, o través de un video.

La facilitadora les planteó el objetivo de la actividad y les invitó a grabarse en un video por medio del celular. Conversaron respecto de sus cualidades y se dispusieron a hacer el video.

Se les preguntó: ¿Qué cosas le gustaría hacer en Cecrea?

A continuación los niños, niñas y jóvenes fueron pasando uno por uno a grabar un video expresando sus ideas con ayuda de la facilitadora. Ella les convocó a un círculo, y les invitó a escribir ideas positivas sobre ellos mismos y ponerlas en el cofre para recuperar sus energías creativas.

Se les invitó a depositar la energía creativa en el cofre, y uno a uno fueron relatando sus experiencias. Una vez reunidas todas las energías creativas, se realizó un recuento de ellas y se volvieron a repartir de manera equitativa entre los participantes.

Lo que escuchamos y observamos

En la Escucha Creativa realizada en Castro, se levantaron las inquietudes e intereses de los niños, niñas y jóvenes asistentes al Cecrea. Ellos/as manifestaron sus gustos e intereses por medio de actividades lúdicas que los hicieron viajar por el tiempo, recordando y proponiendo temas.

Las principales ideas e inquietudes que los niños pudieron expresar, estuvieron relacionadas a los siguientes temas: la escuela, el juego, la relación con los adultos y el trabajo en equipo.

La idea que más se repitió durante el transcurso de la Escucha Creativa fue la importancia que los/as participantes le otorgaban al juego. Fue la palabra más citada durante la etapa del pasado, en la que debían escribir qué era lo que más le gustaba a los niños, niñas y jóvenes del pasado y fue la idea que más se repitió cuando a ellos/as se les preguntó acerca de qué era lo que más les había gustado de la jornada. Para ellos/as la definición de juego está asociada a cualquier actividad, que puede o no ser del todo entretenida, pero en la que tienen libertad para moverse, para hablar y para equivocarse.

En el transcurso de la jornada surgió la Escuela como otro tema importante. Los niños, niñas y jóvenes se refirieron a la escuela como un espacio sin entretención: la escuela es aburrida; la escuela es fome; son muy duros los estudios.

Asimismo, criticaron el modelo educativo chileno, en relación con otros modelos de países más desarrollados:

Nuestro sistema educativo es reflejado en todo, hay países donde el sistema educativo funciona más especializado, según tus intereses personales. Por ejemplo, Singapur tiene una prueba donde se va dando, creo que es en sexto básico y refleja nuestros gustos y esas pruebas hacen que sea más flexible, es como cuando te especializas acá, pero elevado a 10, es como mucho más específico y personalizado; hay colegios que tienen más horas de clases pero te hacen elegir una materia que a ti te guste y tienes más horas de esa materia, por ejemplo 4 horas de historia, si te gusta la historia.

Además compararon la escuela con Cecrea:

En el Cecrea me puedo expresar como soy, estoy con chicos de mi edad, no me piden ser de otra forma. No se debe mezclar la escuela y Cecrea, no quiero que eso pase.

Agregaron que en la escuela no hay espacio para la expresión, ya que los niños, niñas y jóvenes no son considerados como válidos para opinar, no se les enseña a pensar críticamente y tampoco se les invita a proponer ideas:

Siento que en la escuela no nos escuchan y la propuesta es que podamos desarrollar nuestro pensamiento crítico y que resalta nuestra creatividad, y eso pasa en Cecrea.

En relación al tema de la escuela se abrió la temática sobre la relación entre niños y adultos. Los participantes manifestaron inquietud frente al tema, ya que sentían que no son escuchados ni valorados por los adultos, y que los adultos en general no consideran las opiniones de los niños, niñas y jóvenes:

Los adultos piensan que tienen la razón, me enfada eso, mi papá dice que él me tiene que enseñar a mí y yo le digo que él también puede aprender de mí; igual hay que respetarlos porque los criaron así.

Los/as participantes se consideran sujetos válidos de criticar y proponer nuevas ideas para mejorar los espacios educativos, y parte de lograr esas mejoras, tiene que ver con tener mayor validez ante los adultos, y que sus opiniones sean consideradas. Un joven señaló:

Me inquieta cómo nos escuchan los adultos, siento que los adultos de la escuela están esperando que me vaya, prefieren hacer eso en vez de cambiar las demandas que hacemos.

Otro joven agregó:

Me gusta hablar y expresar, decir lo que pienso, me inquieta que nos escuchen, pero no por debajo. Quiero que mejoren el sistema educacional.

A raíz de la crítica que se hace a la escuela, se desprende una crítica hacia los adultos y la poca consideración que hacen de sus opiniones.

Algunos participantes señalaron que en su colegio ya no ocurrían esas experiencias de imposición o reglas de cómo llevar el pelo. Señalaron que hubo un cambio, y que ahora se promovía el diálogo, que se dejaban espacios dentro de la escuela donde se instalan papelógrafos con preguntas motivadoras para el debate sobre temas contingentes, como el feminismo.

En relación a los gustos de los niños, niñas y jóvenes, esto se manifestó claramente en la comodidad y entusiasmo que les provocaba tomar y usar los materiales dispuestos en la actividad de creación colectiva. Todos estaban completamente inmersos en sus procesos creativos, al hacer el recuento y exposición de los trabajos. Asimismo, los participantes plantearon sus propuestas para nuevos laboratorios a ser ejecutados en Cecrea: ilustración, dibujo, animación digital, técnicas para pintar con luz, idiomas, debates, fotografía nocturna, serigrafía para estampar su propia ropa, circense, manualidades con porcelana, arcilla, o maquetas.

Conclusiones

La participación en la Escucha Creativa permitió a los niños, niñas y jóvenes la toma de conciencia de formar parte de un equipo, en donde todos/as deben tener igualdad de condiciones.

Se forjó en ellos/as un espíritu de comunidad, y por lo tanto, de colaboración. Sin darse cuenta, aprendieron muchas cosas durante la jornada, y reafirmaron también muchos valores como: el compañerismo, la colaboración y el respeto por los demás.

Dentro de los aspectos relevados por los niños, niñas y jóvenes, sobresalieron dos temáticas generales: la disconformidad con la escuela y la relación con los adultos. En relación a la escuela, los/as participantes están conscientes de que el sistema educativo en el que están inmersos no les da posibilidades de desarrollo a nivel creativo y tampoco les otorga un rol activo. Los niños, niñas y jóvenes se sienten con la capacidad de cuestionar el sistema escolar en función de buscar alternativas para sentirse parte, como agentes activos e influyentes en la institución.

Un tema que se repitió fue la presión que generan los adultos pertenecientes al ámbito educativo, mostrando imposición de sus actos y palabras. No obstante, algunos participantes plantearon alternativas para superar esas prácticas, como generar asambleas e instancias de participación.

Lo que se reveló en ambos aspectos es que los niños, niñas y jóvenes ven en su relación con los adultos y en el sistema escolar una barrera para relacionarse y desarrollarse activamente en espacios comunes.

Desafío Cecrea

Como Cecrea Castro, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.