Instagram y yo Segunda parte 2012-2013

La vida en cada instante

Antes de que terminara el 2011, mi querido amigo Jacob Bañuelos (co-editor del libro Fotografía y Dispositivos Móviles) escribió para un periódico de circulación nacional, un artículo acerca de Instagram y el momento en que esta red social adquiría una importancia significativa en el mundo de la fotografía, la publicidad, el arte y el internet, tuvo a bien mencionar a sus instagramers favoritos: @aniexe, @matarosas, @mariajousefa y @maicamero entre varios. Cabe hacer notar que varios de sus seleccionados no necesariamente toman fotos con smartphone, si no más bien que utilizamos Ig para promover nuestro trabajo fotográfico. Enseguida está el link para leer el artículo completo.

Publicado el 30 de diciembre del 2011

Los 90 likes en instagram

Nuevo año, nuevas apps y nuevas fotos

La fotografía me encanta, pero también el cine, como espectador y como hacedor de video. Una imagen cuenta una historia, pero si le agregamos otro cuadro, la historia se amplía, se transforma en otra. Así es como se desarrolla una película, un consecutivo de fotos que nos van contando una historia.

Imágenes tomadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, enero 2012.

A las imágenes anteriores les llamo dípticos (porque además se hacen con una app llamada Diptic) y permite que dos fotos o más, se sumen y qué fueron tomadas en lugares y momentos distintos. Pienso que cuando contamos una historia o un recuerdo, a veces así hacemos, yuxtaponiendo situaciones, momentos, personajes.

Los Ángeles california

Para el 2012 mis dípticos eran más recurrentes en mi Instagram, y gracias a esta red social me llegó la invitación a participar en una colectiva de fotografía con iPhone en Los Ángeles California. Esta sería la primera vez que participo en una colectiva fuera de mi país.

En total se incluyeron 4 piezas mías en LA Mobile Arts Festival.

A Los Ángeles mandé varios dípticos, de entre ellos está la anterior.

Enseguida les muestro algunos más que también están formadas con dos imágenes.

Appstaking: Hipstamatic + Diptic + Pixlr

NO PIENSES, SÓLO DISPARA

La práctica, la toma de fotos con el celular se estaban convirtiendo en algo donde el encuadre y la exposición no eran tan importantes -Don't think, just shoot- dice el lema lomográfico. No es como si yo adoptara el lema, sino más bien destacar la mera acción de fotografiar por sobre cualquier juicio previo a la acción. Como usted se dará cuenta estimado lector, estas imágenes son deficientes, con manchas, asiluetadas, difícilmente se ven detalles, es decir, todas las deficiencias de una cámara lomográfica*. Fotos difíciles de observar y entender pero en la edición, cuando le agregaba otra imagen, entonces se descubrían historias.

* Se refiere a la fotografía realizada con cámaras rusas Lomo, hechas en su totalidad de plástico.

Don't think... 2012. En este díptico son dos imagen también, una arriba de la otra, como si fuera un cómic.

DE MATAMOROS AL MACWORLD

En una ocasión, en uno de mis viajes a la frontera, estando en la central de autobuses en Matamoros Tamaulipas, hice varias fotos de algunos pasajeros esperando su autobús. Realicé mis dípticos como de costumbre y publiqué en Ig.

85 likes, buen promedio.

Un entusiasta diseñador gráfico de EEUU Dan Marcolina, me contactó por medio de mi cuenta de Ig, le gustaban mis ediciones y mis fotos, me envió un correo para invitarme a formar parte de un libro electrónico que se llamó Mobile Masters. Y en él estában varios conocidos que nos seguíamos mutuamente en Ig.

Ser un 'Mobile Master' para alguien es un 'Pretty big thing, you now.' Porque el ebook está en la AppStore de Apple.

La pretensión del ebook era acercar al público a los procesos de edición de los nuevos hacedores de imágenes con iPhone. Algunos de ellos éramos fotógrafos, otros artistas plásticos. Esto es importante porque muchos de los autores incluidos, en mayor a menor medida, usan la foto y el iPhone para hacer ilustraciones fotográficas. Para mí fue un verdadero honor ser el único mexicano entre los 20 de todo el mundo ¡un orgullo enorme! Aunque debo ser honesto, no sé en realidad qué criterios utilizó Dan Marcolina ni qué credenciales tiene para hacer la selección de los Mobile Masters, supongo que por nuestras esmeradas ediciones, donde la imagen se transforma a ilustración, a pintura más que a fotografía; de todas maneras agradezco muchísimo la distinción.

Un orgullo privado, hasta ahora

Dan presentó el nuevo libro electrónico en el Macworld del 2013, le pregunté que contara sus experiencias, me comentó que la gente en general y particularmente los de Apple estaban muy sorprendidos de lo que los usuarios pueden hacer con el iPhone, respecto a imagen fotográfica. Junto con su correo me envió la siguiente foto:

En la pantalla del fondo está mi "Something about the uncertain future".

Siempre he disfrutado tomar fotos, hacer click y entrar al laboratorio, sea laboratorio químico o digital. Ahora con el iPhone uno se iba familiarizando con lo aleatorio, con lo que no se puede controlar, y a partir de ahí... descubrir nuevas posibilidades. En Photoshop uno ajusta los valores, suma y se muestra el resultado, en el iPhone los varios resultados se muestran previamente, uno selecciona el que te gusta y la app ajusta los valores, suma y entrega ese resultado. ¿No es acaso el sentido inverso del proceso de edición? La técnica se convirtió en algo de relativa importancia, ahora lo importante es el resultado y la app se encarga del proceso.

Teatro y fotografía

De la ficcIón escÉnica a la fotográfica

iPad Girl.

Por amistad me acerqué al teatro. Mis amigos cercanos son teatreros. Ya había mencionado a Sandra Muñoz, quien dirige la Compañía de Teatro del Espacio Cultural Metropolitano en Tampico Tamaulipas. Yo, privilegiado porque me invitaban a sus ensayos, clases, algunos cursos y a la premier de sus montajes en zona VIP. Lo que más aprecié fueron las invitaciones a los ensayos. Todavía Sandra me permite tomar fotos en sus ensayos; puedo moverme con libertad incluso acercarme a los actores de manera invasiva, en las funciones evidentemente eso no es posible.

Las fotos que hice no son en ningún momento un acercamiento o registro documental del teatro, Sandra lo sabe. Más bien mi interés tiene que ver con la transformación del espacio que hacen los actores, la creación de una historia, una ficción, una reflexión acerca de una idea. Ahí es donde coincidimos; justo en ese fenómeno escénico sustento mis imágenes. No me interesa "el instante decisivo", no tengo compromiso con la realidad inmediata, sino con una realidad reflexiva. Ficciones que cuentan historias.

Del por qué me gusta hacer fotografías que son mentiras

Durante mucho tiempo, desde que era estudiante en la CD.MX, hice fotografía directa, mi interés era la forma, aquello que veía por el visor de la cámara me resultaba bello o por lo menos interesante. Cuando tenía 16 años, asistí a ciertos círculos de crítica fotográfica, me dijeron que yo era formalista. Yo sabía que eso no era halagador. Desde entonces me esforcé para que mis fotos contaran una historia, una idea. No me fue fácil. Yo fotografiaba lo que tenía enfrente. Fue hasta 1989 cuando tuve la oportunidad de desarrollar un tema, una historia, una serie, proponerme un objetivo y realizarlo. Me di cuenta que había algo que podía compartir acerca de mí, visto y fotografiado a mi manera. Descubrí parte de la cultura de mi ciudad, mi familia, mis orígenes, eso era lo que quería compartir. Mi propia versión de lo que ese mundo es, aún cuando sea subjetivo, aún cuando no sea real para los demás.

Los barcos, 1994.

Nótese que en la foto de arriba, está incluido el cuadro siguiente (que es la parte velada que está al final del rollo) formando un díptico, en él se ve un círculo que le hice a propósito con una perforadora de documentos en la película negativa con el objetivo de integrar y dar intención a los pequeños círculos que aparecen como manchas en la imagen, esos círculos son burbujas de aire que se quedaron atrapadas en el revelado de la película. Los errores son bellos.

Todo lo que hacía era fotografía directa. Empecé a hacer fotomontajes en 1997 (ya les había contado). Para este entonces, había comprado mi primera Mac, con Photoshop incluido. Pienso que por mi afición al cine y principalmente a la ciencia ficción pude sustentar mis primeros fotomontajes. Y ahora con el iPhone, me dediqué a hacerlos de manera cotidiana. Mis imágenes poco o nada tienen que ver con mi realidad inmediata y al mismo tiempo mucho qué ver con lo que yo pensaba, descubría una realidad mucho más íntima, imaginaria... una realidad interior.

Hacer fotomontajes es ver dos veces: cuando tomas la foto y de nuevo cuando Se hace la EDICIÓN

Uno de la vida saca pedacitos y haces tu propia imagen de ti mismo, tu propia memoria histórica... pues así empecé a armar mis fotos, con cachitos de varias fotos.

Aquí hay tres fotos.

Al teatro de vuelta

La gran ventaja en los ensayos de Sandra es que sus actores, usan indumentarias similares. Me funcionan como siluetas y a partir de ahí, puedo desarrollar historias acerca del individuo, como elementos simbólicos en donde espero el espectador, encuentre una referencia y se identifique.

Una nueva app: Superimpose.

El teatro habla de la condición humana. De la creación de diversos universos donde todos nos proyectamos. Los montajes de Sandra son peculiares, es un teatro evolucionado, donde el cuerpo del actor también se expresa, donde el movimiento de los actores cuentan parte de la historia. Es parte actuación, parte danza contemporánea. De ahí salen mis fotomontajes, de una inspiración compartida, de algo que nos conecta, que nos indentifica. Creo que en algunas ocasiones he defraudado a algunos camaradas actores, porque di prioridad a mis intenciones más que a sus retratos y la historia que ellos presentan. Ojalá la presente sirva como disculpa.

Y así fue como nació mi siguiente exposición individual: Historias de amor y desamor.

Invitación de la exposición que por cierto sólo se promovió vía Instagram y Facebook.

Esta sería la primera exposición individual totalmente realizada y procesada en iPhone, y además con imágenes que meses antes se publicaron en Instagram y después se imprimieron y expusieron en el mundo real.

Una exhibición con poco presupuesto

La directora de la Casa de la Cultura de Tampico de ese tiempo, me invitó a participar. Yo no estaba muy seguro porque hacer una exposición significa dinero, y desde mi regreso de España, la cosa estaba económicamente difícil, la guerra contra el narco estaba en su punto más álgido, no había trabajo y yo con grandes deudas por ese viaje. Sin embargo no me rajé. Significó un reto, ya tenía las piezas preparadas, sólo había que darle forma al total, titularla y producirla.

Recuerdo que, en alguno de mis viajes a la CD.MX, el maestro Mata me comentó acerca de unas piezas de Luis González Palma, fotógrafo guatemalteco contemporáneo, que imprime sus imágenes en diversas técnicas y sustratos según sus pretensiones discursivas. Mata me contó que vio una serie de retratos de personal de seguridad (guaruras) que protegen a personajes de fama y/o políticos. Los extraordinarios retratos tenían la cualidad de haber sido impresos en papel de china. La genialidad de González Palma era el sutil contraste entre el sustrato de impresión -frágil papel de impresión- para un retrato de una persona cuyo oficio era la rudeza.

Luis González Palma.

Creativity takes over

Muchas veces cuando no hay dinero, cuando hay restricciones, cuando no hay muchas alternativas, la creatividad propone soluciones. Coticé impresiones donde siempre: muy caro, fuera de presupuesto. Coticé en la CD.MX: fuera de presupuesto. Coticé en varios otras ciudades, lo mismo. Entonces recordé la propuesta de Luis González Palma, imprimir en papel de china. Había fundamento, siempre y cuando las fotos adquirieran ese carácter de fragilidad, personal, íntimo, como "cartas de amor y desamor"... dar a la Expo un carácter epistolar. No se exhibirían fotos, sino cartas, y como toda carta que se envía en sobres, estarían con sus marcas de que fueron dobladas. Además debía evocar correspondencia antigua, cartas de viejos amores, con todas las marcas de la edad, cierta rugosidad, manchas de agua, etc. ¿Acaso no, las apps fotográficas para iPhone, en su mayoría, proponen precisamente esas características estéticas? Poco a poco me iba convenciendo de ir en el camino correcto. Yo tenía una impresora fotográfica de Canon con tintas permanentes, sólo bastaba hacer pruebas de impresión. Para ello salí a buscar al centro de Tampico el papel de china adecuado. Podría decir que me "peiné" todos los proveedores de papel de china de la ciudad. Hice pruebas y encontré el adecuado. Dado por la delgadez papel, tuve que cambiar el modo de impresión a "económico" y me rindió más la tinta. Solo usaría tinta negra.

El segundo asunto era ¿de qué manera las montaría? Usualmente los marcos de las fotos son más caros que la impresión. Ni siquiera pedí cotización. Tenía idea de imprimir cerca de 30 fotos, suponiendo que alguien me cobrase 200 pesos por cada marco (imposible pero supongamos) ¿6000 pesos de enmarcado? definitivamente fuera de presupuesto. Entonces decidí regresar a la idea de la exposición: ¿cómo enmarcar lo más barato posible cartas de papel de china? ¡Sin marco! La clave no es montarlas en marco y marialuisa, si no pegarlas en un bastidor de corcho con alfileres. Además los alfileres dan esta otra lectura de hechizo Voodu tan similar a los efectos del amor. Coticé materiales similares al corcho. Terminé escogiendo un material que se usa para impermeabilizar casas: fomular es el nombre comercial. Muy parecido al unicel. Más firme y fácilmente le entran los clavos y alfileres. Solo que el color es rosa, habría qué pintarlos.

Del esta exposición, publiqué en Ig una breve memoria del proceso de lo que implica hacer una exposición. Misma que a continuación les comparto.

2012 y 2013 en resumen fueron:

Una Expo individual, una colectiva en Los Ángeles y ser denominado un Mobile Master, ¿nada mal verdad?

Fin de la segunda parte

Created By
Miguel Ángel Camero
Appreciate

Credits:

#iphoneonly #maicamero

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.