La guerra civil española

España no participó en la Primera Guerra Mundial pues tenía que hacer frente a la situación de grave atraso que presentaba respecto a los demás países europeos: después el Desastre del 98 (la lucha entre España y Estados Unidos) se había quedado sin colonias y estaba moralmente destrozada. Como la mayoría de la población vivía en la pobreza, eran frecuentes las tensiones, los levantamientos populares en algunas regiones e inclusos episodios de violencia callejera.

Esta crisis desembocó en la dictadura de Miguel Primo de Rivera , quien en 1923 dio un golpe de estado apoyado por el rey Alfonso XIII.

En 1930 se restauró la monarquía con Alfonso XIII pero, las elecciones municipales de 1931 dieron el triunfo a la izquierda y se proclamó la Segunda República. Por esta razón el rey abandonó el país, el nuevo gobierno republicano aprobó una Constitución y los ciudadanos comenzaron a tener derechos democráticos.

El gobierno republicano llevó a cabo muchos cambios en la sociedad como la reforma agraria y la reforma en la educación.

En 1936 hubo la sublevación de un sector del ejército contra el gobierno della II República española. El alzamiento, encabezado por el general Francisco Franco, dividió el país entre republicanos y nacionales: empezó así la Guerra Civil.

Los nacionales, al mando de Franco, contaron con el apoyo de la Iglesia, del ejército, de Alemania y de Italia que les enviaron tropas, armas y aviones. La principal consecuencia de la Guerra Civil española fue la gran cantidad de pérdidas humanas debidas sobre todo a los bombardeos sobre poblaciones civiles.

Después de tres años de lucha, en 1939, Francisco Franco ganó la guerra con el apoyo de Hitler y Mussolini y comenzó su dictadura. Este período fue uno de los más dolorosos de la historia de España: muchas personas fueron encarceradas y asesinadas por defender la República y muchas otras se fueron del país por miedo a ser asesinadas. Los ciudadanos perdieron todos sus derechos y España se convirtió en el país más pobre de Europa.

En la batalla del Ebro, sin duda la más atroz de toda la Guerra, se calcula que murieron más de 100.000 personas. Las victimas de la Guerra Civil no fueron solo militares, sino también muchísimos civiles y una de las victimas más célebres fue el poeta granadino Federico García Lorca, fusilado en 1936.

Nadie salió victorioso de la Guerra: más de 500.000 ciudadanos murieron y España fue totalmente destruida y arruinada.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.