Loading

Me gustan las plantas, una preferencia que heredé de mi madre. Un día cogí unas pocas y las puse junto a la puerta del balcón por donde entraba el sol. Las pinté en 2005 sobre una tabla de 45 x 55 cm.

Fue un ejercicio en el centro de cultura de Bohemios en Madrid. Juntamos todas las botellas verdes que había y las pusimos de tal forma que la luz de la ventana se reflejara en ellas. Después de preparar una tabla de 50 x 70 cm las pinté en 2004 y al resultado le llamé ‘Botellas verdes’, obvio.