Para el criptógrafo y escritor Bruce Schneider experto en seguridad informática, estamos en una batalla sin precedentes por el poder en el ciberespacio, donde se encuentran enfrentados el poder tradicional y el poder distribuido, dejando en el medio a aquellos que no poseen las habilidades técnicas para protegerse de los gobiernos y las grandes corporaciones, ni de los grupos de hackers y delincuentes.

A pesar que la tecnología aumenta el poder en general, la brecha digital es enorme y evidente entre los usuarios de internet, haciendo que la premisa de libertad con la que nació internet se pierda casi por completo, haciendo de esta una sociedad de vigilancia político-privada.

El aumento del poder corporativo según Schneider se da, primero debido a la computación en nube y segundo al uso de dispositivos controlados de cerca a los vendedores, en los servidores de google, Apple, Microsoft, Facebook, entre otros, se encuentran fotos, calendarios, y documentos dejando menos control al usuario, cada vez hay más vigilancia y censura, insistiendo y argumentando preocupación por una guerra cibernética los mecanismos de control por parte de los entes gubernamentales en cada país se hace más evidente.

Cuando las grandes corporaciones entienden y adoptan el modo de operación de los ciberdelincuentes, empiezan a usar diferentes herramientas como las redes sociales, lo que les permite incrementar su poder demostrando la diferencia entre los distribuidores y ellos, mientras que los distribuidores son ágiles y veloces, las instituciones son más lentas pero muchísimo más efectivas.

Es entonces cuando Schneider se cuestiona por ¿Quién ganará, el veloz o el fuerte? Al estar en la mitad gracias al poco conocimiento que la mayoría de los usuarios de intenet tiene para configurar su privacidad, se da como resultado un aislamiento, mientras que los poderes de gobierno y corporativos se unen.

Gracias a la fácil proliferación de los ciberdelincuentes, es posible sobrepasar la tasa de delincuencia que la sociedad está dispuesta a tolerar, lo que significa que el poder institucional debe fortalecerse para lo que Schneider recomienda: A corto plazo, transparencia y supervisión, “Cuanto más sabemos sobre lo que está haciendo el poder institucional, más podemos confiar en él” y a largo plazo “Necesitamos trabajar para reducir las diferencias de poder. Cuanto más logremos equilibrar el poder entre varios grupos más estable será la sociedad”.

En conclusión es necesario un equilibrio adecuado entre poder institucional y distribuido y crear herramientas que saquen lo mejor de cada uno.

Created By
wendy Castillo
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.