Una larga espera. arte PSICODÉLICO Y FLUORESCENTE.

Llegué a la clínica y percibí muchedumbre a lo lejos, no tenía idea de lo que me iba a encontrar y sentí una enorme inquietud al darme cuenta de la gente que estaba reunida, tenían diferentes aspectos como cabello de color magenta, atuendos con una mezcla entre café y naranja. Estaba rodeada de hippies.

Me dirigí a sentarme en una banca lo más cerca posible para observar sus siguientes movimientos y me percaté que aún no tenían preparados los últimos detalles, esperé más de quince minutos y visualicé a una familia turística que se acercaba a la entrada, así que me dispuse a hacer lo mismo que ellos, empezó a llegar más gente, jóvenes de su mismo estilo, gente mayor, entre otras personas, e hicimos una reducida hilera. Uno de los organizadores se aproximó a nosotros y exclamó “banda, tendrán que irse y regresar en una hora, aún no está listo” su expresión revelaba angustia.

Decidí ir a desayunar a una cafetería muy cerca de allí y regresé en la hora que habían propuesto, para mi sorpresa las personas formadas llevaban consigo todo tipo de despensa, latas de atún, jabón, papel higiénico y más artículos. Me confié lo suficiente y seguí la fila, pensando que si me pedían determinados víveres, les entregaría dinero. Cuando por fin llegué a la entrada me denegaron el acceso, diciendo que sólo podría pasar si llevaba despensa, oí una voz que provenía de atrás gritando “en la calle Isabel La Católica encontrarás una tienda”. Exaltada me marché a una tienda cercana, compré una lata de frijoles y papel higiénico. La impresión que tuve al llegar de nuevo a la clínica fue que ahora la fila era enorme, ya no era igual que como la dejé. Más de cincuenta personas sentadas esperando, y a lado de ellos, su despensa.

Al estar formada en la enorme fila, atrás de mí escuchaba que muchos organizadores del evento que pasaban por ahí, le hablaban a un hombre diciendo que no debía estar formado. Él era parte de esto, mientras esperaba escuchaba al sujeto decir que la administración era un desastre total y que no dejaban pasar a tanta gente por el piso de la segunda planta, era muy viejo y no resistiría a un exceso de afluencia. La enorme fila avanzó más rápido de lo que creí. Entre dichosa y con un poco de recelo, al fin había entrado a la exposición.

Procedí a dejar a dejar mis víveres, subí a la segunda planta y al subir me encontré en las escaleras, pinturas que reflejaban las emociones de los artistas, llamó mi atención una pintura de un hombre con expresión de maldad, sus ojos reflejaban ira y excitación. Entré y determiné el piso, no tenía buen mantenimiento y fácilmente podía quebrarse; me encontré con pinturas conformadas por acrílico sobre mueble de madera o bien; una técnica mixta con cartulina y acrílico sobre mdf, me introduje a una sala de pinturas fosforescentes, por todo alrededor habían almohadas para relajarse y admirar las pinturas y al centro de la sala estaba una especie de ofrenda. Al salir de la sala sentí el suave aroma de los inciensos penetrarse en mis fosas nasales, que imponían dentro del lugar. A un extremo un DJ con una apariencia poco agradable, tocaba al ritmo de un hombre realizando malabarismo, me quedé un tiempo escuchando la melodía y contemplando las pintura en vivo.

Descendí y encontré un taller de mandalas tibetanas y nudos celtas, las personas que decidieron entrar al taller estaban entusiasmadas con el aprendizaje que realizaron. El primer piso exhibía ropa y zapatos decorados con distintas figuras, al igual que stickers elaborados por pintores que estaban en la exposición, decidí comprar un sticker de una mano en un estado de putrefacción; comencé por fatigarme y preferí dejarle mi lugar a otra persona con mejor conocimiento del tema.

La exposición poco a poco introducía en mí una noción diferente y otra perspectiva sobre el arte, los pintores contemporáneos compartían sus visiones y emociones plasmadas en lienzos de color e inexplicables trazos que dejaban volar la imaginación de los espectadores.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.