Loading

Entre Pegasos y Dragones Animales fantásticos en la colección Franz Mayer

Los animales o criaturas fantásticas son seres mágicos y sobrenaturales presentes en las leyendas y relatos de todas las culturas del mundo. En estas narraciones se explicaba su creación y los actos heroicos o terribles que realizaban, además de que cada uno tenía un propósito o una función en la tierra, casi siempre relacionada con eventos espirituales o de la naturaleza.

La colección del Museo Franz Mayer reúne diferentes objetos realizados con gran ingenio y maestría, tales como escritorios, sillas, relojes y baúles que nos invitan a pensar en otros tiempos y a imaginar cómo cada uno de ellos era parte de la vida diaria de sus propietarios.

En estas piezas se pueden observar figuras geométricas, imágenes idealizadas o formas orgánicas –plantas, figuras humanas y animales de un mundo natural o fantástico- que fueron inspiración para los artistas que los fabricaron y para quienes convivieron con ellas.

Te invitamos a descubrirlas, a maravillarte y a inspirarte en este viaje virtual hacia el mundo de lo fantástico en nuestra colección.

Grifos

Los Grifos son criaturas mitológicas con aspecto de león alado y cabeza de águila; para algunas culturas antiguas, el grifo tenía el poder de controlar los cuatro elementos y según algunos relatos, arrojaban fuego por un orificio junto a su nariz y el aire helado de sus pulmones salía por su boca, incluso se decía que al batir sus alas podían generar maremotos y que al rugir, hacían temblar la tierra.

Estas criaturas están presentes en la decoración de esta urna –utilizada para resguardar la Ostia en jueves santo- en cuyo trabajo del platero español Juan Pose, destacan las técnicas del fundido a la cera perdida, repujado, cincelado y picado de lustre.

La pieza está decorada con patrones naturalistas, y en la parte alta, San Miguel Arcángel derrota al demonio sometiéndolo con una lanza y su espada de fuego; en las esquinas se observan cuatro figuras femeninas llamadas cariátides, mientras que cuatro Grifos a manera de guardianes, parecen vigilar el cuerpo sagrado ante el acecho maligno.

Urna Eucarística con San Miguel Arcángel | Plata fundida, forjada, cincelada, repujada y picada de lustre | 1730, Santiago de Compostela, Galicia, España
Detalles de Urna Eucarística con San Miguel Arcángel | Plata fundida, forjada, cincelada, repujada y picada de lustre. 1730, Santiago de Compostela, Galicia, España

Águila bicéfala

El águila bicéfala es una figura conformada por el cuerpo del majestuoso animal, con dos cabezas contrapuestas que solían estar decoradas con espadas, coronas o escudos y representaban fuerza y poder, pues se les atribuía la capacidad de mirar al pasado y al futuro.

En la colección de cerámica del museo, destaca este Lebrillo del siglo XVII que se utilizaba para el aseo diario y otras tareas domésticas; sus detalles en azul cobalto son resultado de la influencia árabe, aunque fueron los chinos quienes utilizaron más este color, llevándolo a sus máximas posibilidades.

En el fondo del lebrillo sobresale la figura del águila bicéfala, uno de los símbolos europeos con mayor presencia en el paganismo y el cristianismo de los antiguos imperios y que en el caso de muchos de los objetos del museo, está asociado a la casa real de los Habsburgo (España, siglo XV al XVIII)

Lebrillo | Cerámica esmaltada, segunda mitad del Siglo XVII | Puebla de los Ángeles, Nueva España (México)
Lebrillo (Detalles) | Cerámica esmaltada, segunda mitad del Siglo XVII | Puebla de los Ángeles, Nueva España (México)

Leones guardianes

Los Leones guardianes se introdujeron en el arte religioso desde el 208 a.C. y se les conocía como Leones de Fu o en chino se les llamaba Shi (獅)

Estos imponentes animales parecían bestias reales apropiadas para proteger las puertas del emperador y se han usado así desde entonces.

La forma, apariencia, pose y accesorios de estos leones cambió al paso de la historia hasta llegar a como los conocemos hoy en día.

En China, el incienso fue utilizado desde las antiguas civilizaciones antes de Cristo para la invocación y adoración de los Dioses, la honra de los ancestros e incluso la aromaterapia.

Este asombroso incensario con forma de león guardián, data de la Dinastía Qing (1644-1912) que fue la última dinastía imperial china.

El incienso era depositado en el interior del león, se encendía para que el humo saliera por sus fauces y era común encontrar un par de estos majestuosos animales en la entrada de los templos, palacios, edificios de gobierno y algunas casas del país asiático.

Incensario China | Siglo XIX | Bronce fundido, cincelado y esmaltado
Incensario China | Siglo XIX | Bronce fundido, cincelado y esmaltado

Pegaso

En diferentes mitos y leyendas de la antigua Grecia tiene presencia la figura de Pegaso, un imponente caballo alado que vivió entre los dioses.

Su vuelo se distingue por una caminata flotante y suave cuando se desplaza de un lado a otro por los aires.

Se le considera un animal indomable y con gran poder benefactor, por ello, el dios Zeus lo nombraría portador del rayo y el trueno, dos de los símbolos más importantes de su poder, además de ser el encargado de conducir el carro de Aurora, deidad del amanecer.

La figura de Pegaso forma parte de la decoración de esta papelera (Bélgica, siglo XVII) un tipo de mueble con cajones al frente que fue muy popular en Europa y más tarde se exportó a territorio novohispano; se distinguía por el uso de materiales exóticos como ébano y concha de tortuga -también llamada carey- en su fabricación.

Esta asombrosa papelera tiene en cada uno de sus cajones una decoración de figuras humanas, plantas y animales fantásticos hechos con hueso entintado sobre un fondo rojizo de carey.

Papelera con carey, hueso y ébano | Bélgica, Siglo XVII

Dragón

El Dragón es un animal mitológico presente en diferentes culturas del mundo; su cuerpo se asemeja al de un gran reptil alargado, con garras poderosas y una cabeza con rasgos de serpiente; poseían una fuerza extraordinaria, podían volar y escupir fuego por las fauces.

En la mitología europea los dragones eran seres peligrosos a los que se debía dominar, mientras que en las culturas de oriente, representan cosas positivas, como el poder de las fuerzas primitivas de la naturaleza. Eran seres benéficos y protectores, asociados también a la buena suerte, por lo que en China, el dragón solía representar el poder imperial.

En este plato se aprecia un trabajo extraordinario sobre bronce fundido, cincelado y esmaltado, con motivos florales y figuras de dragones a los extremos y al centro.

El esmalte es un material de origen mineral compuesto de sílice y materiales vitrificables que se pueden aplicar sobre distintas superficies como el barro, vidrio o metal.

Los colores, transparencia u opacidad de las piezas esmaltadas varían de acuerdo a los óxidos metálicos utilizados (zinc, estaño, arsénico, hierro, cobre) además de otras sustancias que se añaden al esmalte, por medio de la fusión a temperaturas superiores a los 500°C.

Plato | China, Siglo XVIII | Bronce fundido, cincelado y esmaltado

Ave fénix

El Ave fénix es un tipo de pájaro fantástico que según algunos relatos, cada cierto tiempo ardía en llamas hasta quedar reducido a polvo, para posteriormente renacer de sus propias cenizas.

Diferentes mitos atribuyen a este animal una fuerza descomunal con capacidad de controlar el fuego y además sus lágrimas se consideraban sanadoras, por lo que representaba el renacimiento y el resurgir del espíritu en distintas culturas de Oriente y Europa.

El intercambio comercial entre Oriente y Nueva España, movilizó la compra y venta de jarrones, cuencos o tibores, que los ceramistas poblanos decoraron tomando como modelo los colores y diseños de la porcelana china.

Los Tibores fueron muy populares entre la sociedad novohispana, pues se adaptaban a distintos usos como almacenar chocolate, vainilla o agua y se distinguían por su forma aglobada, ligeramente acinturados en la parte baja y con un cuello cilíndrico con tapa.

En este tibor azul y blanco, destaca una imponente ave fénix en primer plano, entremezclada con follaje, flores y decoraciones de gran valor artístico.

Tibor con tapa | Puebla, siglo XVIII | Cerámica esmaltada

Quimeras

Pieter Brueghel “el viejo” es uno de los artistas más importantes en la Europa del siglo XVI, conocido por su extraordinaria calidad como pintor y grabador.

Su fantástica producción artística dotada de una connotación moral y realista, se inspiró en la obra de Jérome Bosch, mejor conocido como El Bosco.

En sus imágenes, Brueghel puso énfasis en la maldad del género humano y los pecados capitales que los representan.

En esta calcografía flamenca, la soberbia se muestra como contraparte de la humildad, haciendo una fuerte crítica de la conducta humana, y forma parte de una serie que el artista tituló Los siete pecados capitales.

Al observar con detenimiento la escena, observamos que está llena de seres fantásticos, extraños e incluso monstruosos; algunos de ellos son figuras quiméricas, término que alude a las Quimeras, que en la antigua Grecia describían a bestias impresionantes, que solían tener cuerpo de cabra, cola de dragón y cabeza de león.

La calcografía de Brueghel, muestra asombrosos seres híbridos, ya sea cuerpos o extremidades humanas, con rasgos de aves o anfibios que nos adentran a un mundo fantástico y asombroso.

La soberbia | Serie de los siete pecados capitales | Pieter Brueghel Calcografía, Flandes 1558

Diablo de pastorela

Según el cristianismo, el Diablo es un ser sobrenatural y maligno que se identifica con la serpiente del Génesis o con el gran dragón del Apocalipsis, todos como un solo personaje.

La figura del Diablo o demonio es un personaje fundamental en las pastorelas que se representan en distintos pueblos de México, donde el personaje utiliza su magia y planes malévolos para confundir a los hombres, que tras divertidas peripecias logran sobreponer la verdad y el amor por encima de la maldad.

La colección de máscaras que se conserva en el fondo Ruth D. Lechuga en el Museo Franz Mayer, es una de las más variadas que existe en el país y forman parte de los objetos más fascinantes de las expresiones culturales realizadas por el ser humano.

Al utilizar una máscara, el portador se transforma en el personaje que encarna, actuando como un mediador entre el mundo terrenal y el de los dioses, ancestros, animales o plantas.

Esta máscara de careta de diablo de pastorela, suele representar creencias y motivaciones de algunas comunidades por medio del ritual y el entretenimiento.

Máscara de careta | Juan Orta, Tocuaro, Michoacán de Ocampo, 1982 | Madera, laca y alambre

León rampante

El trabajo de ilustración de esta ejecutoria de hidalguía, destaca por el escudo con la figura de un León rampante, animal que desde la antigüedad medieval simbolizaba vigilancia, dominio, majestuosidad y un espíritu guerrero, siendo una de las figuras más representadas en la heráldica o diseño de escudos.

Comúnmente, el León rampante suele estar orientado hacia la izquierda y se acompaña de adornos como coronas o espadas según el escudo de armas, además de estar dispuesto al ataque o defensa, utilizando solo la pata izquierda como soporte.

Las ejecutorias de hidalguía eran documentos que certificaban el estatus social de las personas, sus riquezas y títulos de nobleza reconocidos por la Corona de España.

Eran encuadernados con hojas de pergamino o papel y solían tener cubiertas forradas de seda o terciopelo, broches metálicos o de cuero, y eran ricamente ilustrados en variedad de colores con retoques de oro y plata.

El retrato del monarca a quien se dedicaba la ejecutoria, así como el árbol genealógico, figuras religiosas como agradecimiento por el reconocimiento a su hidalguía, así como el escudo de armas del solicitante, eran las imágenes más representadas en estos documentos.

Ejecutoria de Hidalguía otorgada a Francisco Arévalo | Granada, Andalucía, España, 1559 | Tinta y oro sobre pergamino

Sirena

Desde la mitología clásica las Sirenas son descritas como seres híbridos que poseen cabeza y cuerpo de mujer hasta la cintura y una cola de pez en lugar de piernas. Han sido representadas como seres de gran belleza, y en otros casos, también con una apariencia monstruosa cuyos cantos hechizaban a los hombres que realizaban viajes en barcos para llevarlos con ellas hasta el fondo del mar.

Esta bandeja, con patrones florales y aves, presenta una sirena alada con cornucopia o cuerno de la abundancia en sus manos, quizá como influencia de los motivos grutescos –guirnaldas, follajes o figuras fantásticas- heredados de la mitología grecolatina.

Hacia fines del siglo XVIII el centro de la Nueva España y ciudades productoras de Talavera o Loza blanca como Puebla y Oaxaca, consiguieron depurar la técnica heredada por los talleres europeos, creando piezas excepcionales de cerámica esmaltada –empleados para el aseo, la cocina y otros usos domésticos– decoradas con infinidad de figuras fantásticas y motivos abstractos.

Bandeja | Autor desconocido | Cerámica esmaltada Puebla de los Ángeles, Nueva España Siglo XVII