Cultura de violación Rape Culture

El término “cultura de violación” hace referencia a una cultura en la cual la violación se normaliza a través de actitudes sociales que se toman frente al sexo, género y sexualidad.

Algunas de estas actitudes incluyen objetivación de la mujer, ver a las relaciones en general como una “guerra de sexos”; esto contribuye a la deshumanización, que a su vez conduce a la violencia sexual.

Lo anterior, nos da cuenta de que el sexismo no tiene una relación directa con la violación, pero contribuye a la cultura de violación, sobre todo cuando se valora a las mujeres solamente por su deseabilidad para los hombres. De esta manera, tenemos una relación cazador-presa.

Por otro lado, también influyen los roles de género en la sociedad, sobre todo cuando dentro de ésta se compromete que uno de los géneros sea irrespetuoso con el otro o por las diversidades sexogenéricas.

La cultura de violación afecta a todas las mujeres ya que la violación de una mujer es sinónimo de degradación, terror y limitación para todas las mujeres. La mayoría de chicas limitan su conducta debido a la existencia de la cultura de violación, viven temerosas de la violación.

Los hombres en general no sienten este miedo. Así es como funciona la violación, las mujeres se ven subordinadas por la población masculina, aun cuando los muchos hombres no son violadores, muchas mujeres son víctimas de violación.

Como hombres y mujeres podemos combatir la cultura de violación siguiendo unas pequeñas recomendaciones. Por ejemplo:

Evita el uso de lenguaje que cosifique o degrade a la mujer.

No te quedes callado si alguien hace una broma ofensiva o le quita importancia a la violación.

Si una amiga te dice que ha sido violada, tómala en serio y dale apoyo.

Piensa críticamente sobre el mensaje que dan los medios acerca de mujeres, hombres, relaciones y violencia.

Respeta el espacio de los demás incluso en situaciones casuales.

Comunícate siempre con tus parejas sexuales y no asumas el consentimiento.

Define tu propia masculinidad o feminidad. No dejes que los estereotipos guíen tus acciones.

Involúcrate, únete a un grupo estudiantil o comunitario que trabaje para terminar con la violencia contra las mujeres.

La cultura de violación se está usando como arma, es decir, una herramienta de guerra, genocidio y opresión. Es la violación vista como método para “curar” a mujeres homosexuales.

La cultura de violación alienta el uso de lenguaje de violación para establecer dominación sobre otra persona, como veremos en los ejemplos que se presentarán más abajo. Esta cultura está haciendo que la violación se convierta en una parte esencial del lazo que une a los hombres.

Esta cultura considera aceptable que un hombre sea violado mientras está en prisión y no se considera que ésta sea un crimen. La cultura de violación es la constante amenaza a ser violado o violada y esto afecta principalmente a las mujeres en su diario vivir.

La cultura de violación es el entendimiento colectivo sobre tipos de violadores: el normal que usualmente se descalifica con la frase “los hombres son hombres” que se trata de una especie de justificación que; este tipo de violador es un hombre que se fuerza ante una mujer atractiva, una mujer de su edad, de buena salud, de la cual es completamente comprensible para otros hombres que lo defienden.

Otro tipo de violador es el “psicópata”, este es un hombre que persigue a los niños, ancianas, discapacitados, gente que no puede pelear para defenderse cuya violación es difícil de imaginar, a diferencia de una violación a una “chica bonita” que muchas veces se toma como halago por lo que no se le da la importancia necesaria.

Para entender mejor qué es la Rape Culture o Cultura de Violación te traemos esta imagen de Pictoline:

O si prefieres, te dejamos con un video explicativo:

Música pop que le dice a las mujeres “you know you want it” dando por sentado que va a haber consentimiento por parte de ellas.

Jueces que sentencian sólo un mes en prisión a un hombre de 50 años por haber violado a una chica de 14 años, quien luego se suicidó.

Madres que culpan a las chicas por publicar fotos sensuales que llevan a sus hijos a cometer “pecado”, en lugar de hablar con sus hijos sobre la responsabilidad que tienen sobre su propia sexualidad.

Apoyar atletas, actores y artistas que han sido denunciados por violación y llamar a sus víctimas “destructoras de carreras”.

Compañías que usan a mujeres para promover su marca a través de la cosificación.

Personas que creen que las chicas buscan ser violadas.

Periodistas que sustituyen la palabra violación por sexo como si fueran la misma cosa.

Políticos que hacen distinciones entre violación legítima y algo que “dios quiso que fuera”.

Llamar mentirosas a las chicas de universidad que se atreven a denunciar.

Te invitamos a visitar este post relacionado:

Created By
Jazmín Palacios
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.