Acoso Callejero a las mujeres

El acoso callejero es una forma de acoso sexual que consiste en comentarios indeseados, silbidos, y otras acciones similares hacia personas desde extraños y en espacios públicos.

Definición:

El acoso callejero se produce normalmente cuando uno o varias personas desconocidos abordan a una o varias personas en un espacio público. Cualquier acción o comentario irrespetuoso o denigrante dirigido a su persona por parte de extraños en lugares públicos se considera acoso callejero. Se consideran como tales palabras o gestos, acercamientos intimidantes, fotografías sin consentimiento, presión de genitales sobre el cuerpo, exhibicionismo con intención de llamar la atención de la persona acosada (desnudez parcial o total y masturbación pública), persecución, fotografías no consentidas de partes íntimas de las víctimas.

Efectos sobre la salud de las victimas

*El acoso callejero, como otros tipos de acoso, puede producir un gran número de efectos mentales negativos en las víctimas.

*En un artículo publicado en el año 2000, basado en un "Estudio Canadiense de Violencia Contra las Mujeres", mostraba que la exposición al acoso de extraños es un factor importante en la percepción de las mujeres de su seguridad en público. El acoso de un extraño, induce al miedo de la victimización sexual.

Cómo responder ante un acoso

• Siempre use un lenguaje corporal fuerte: Mire el acosador en los ojos, hable con voz fuerte y clara. El uso conjunto de la voz, de las expresiones faciales y del lenguaje corporal, sin señales contradictorias, muestra seguridad y fortaleza.

• Proyecte confianza y calma. Incluso si usted no se siente así, es importante aparentar serenidad, seriedad, y confianza.

• No intente dialogar con un acosador, ni de razonar con ellos, ni de responder a sus preguntas. Usted no necesita responder a las trampas, preguntas, amenazas, acusaciones, o juego de culpa. Mantenga su propia agenda. Repita su afirmación o váyase.

El acoso callejero a mujeres es una forma de violencia verbal y psicológica -y a veces física- que existe en todo el mundo. Está invisibilizada por la costumbre, por el "no es para tanto", y por su confusión con la galantería o piropo, “tradiciones” que supuestamente contribuyen a la autoestima femenina.

¿Por qué no es culpa de las víctimas?

Todas las personas tienen derecho a transitar libremente y con la confianza de no ser violentados, independiente del contexto, la edad, la hora del día o el vestuario que ocupa la persona agredida, los derechos humanos no dependen ni se suspenden por detalles del entorno. No hay excusas ni justificaciones para el acoso sexual callejero.

Es violencia de género, pues refleja en el espacio público la desigualdad de poder entre hombres y mujeres, a través del abuso sexual. En la actualidad, la violencia sexual es penada y no tolerada en otras situaciones y contextos (acoso laboral, estupro, violación), pero está pendiente sancionarla cuando ocurre en los espacios públicos.

Por todo lo anterior, las víctimas no deben sentir culpa o vergüenza por sufrir acoso sexual callejero, puesto que NUNCA ES SU CULPA. Lo importante es reflexionar de manera crítica y consciente, teniendo en cuenta que esta problemática afecta a personas particulares, pero responde a un fenómeno social complejo.

Realizado por: NATALIA GAVILANES

Created By
Natalia Gavilanes
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.