NO + ___________________

Todavía recuerdo la primera vez que asistí a un estadio.

_______________________________

Más o menos tenía como diez años e iba acompañado de un tío y su amigo. Todo marchaba bien: los boletos estaban a buen precio, los equipos tenían buen nivel, la comida era excelente y el clima era lo bastante favorable para practicar fútbol o verlo. Hicimos la ola, le grite al árbitro, aun no se gritaba ¡Eh, puto!, le grite al rival y a mi equipo, me compré una playera y lo mejor es que alcance a ver a muchos niños en la grada.

Sin embargo durante el partido, mi tío y su amigo hacían una broma bastante peculiar: mi familiar le decía que mejor se cubriera la playera con su chamarra, porque si ganaba ese equipo podrían haber golpes. El tono resultaba ser bastante chistoso, así que las burlas eran continuas; ello porque ese equipo iba ganando 2 goles a 1.

Al final el partido acabó empatado a dos goles, pero esos pequeños juegos se quedaron muy alojados en mi mente y ahora han resurgido, ya no como algo gracioso sino como algo perturbador.

El fútbol es una diversión, como cualquier otro deporte, e ir a un estadio debe ser gratificante y no alarmante. Esto lo digo porque de unos años a la actualidad, la gente ha tergiversado la afición que se puede tener a un equipo con la pasión de defenderlo a muerte. Claro ejemplo es que en ciertos lugares del mundo, una pareja puede entrar en discusión fuerte por defender a su equipo; unas personas se pueden alebrestar por algún insulto hacia un jugador del otro equipo, sin importar que estén viendo el partido por televisión; a ese grado ha llegado este pavoroso asunto.

La penúltima vez que fui a un estadio de futbol, me tocó ver una batalla campal entre dos porras que resultó traumatizante. La peor escena fue ver a un señor caer al suelo, para luego ser pateado en la cara por un animal llamado aficionado; acto seguido llegó su hijo de escasos 4 años gritando y llorando por ver a su padre completamente ensangrentado. Lejos de que un policía que estaba cerca fuera a ayudarlo, sacó su macana y molió a palos a otra persona que había caído en la carrera por salvarse.

Sinceramente no pude ver el desenlace pero espero que hayan detenido la hemorragia en ambas personas.

Cierto, el deporte apasiona y ganar es estimulante, pero vuelvo a recalcar, no porque uno gane y el otro pierda se debe recurrir a los golpes para compensar. Tampoco sientan que la actualidad del mundo y su violencia son generadores de más actos como los sucedidos en Veracruz, para nada.

El asistir a un estadio o ir a jugar a un llano debe alegrar el espíritu. Queremos ver más niños en los inmuebles, más mujeres que embellezcan el campo y hombres sabios que rememoren las acciones que los antiguos hicieron en esa cancha.

_________________________

Por favor, paremos la violencia no sólo en el deporte sino en todo el mundo.

Created By
Alogeno Media
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.