Barinas, Ciudad con Ventajas para la Agricultura, el Comercio y La Cría Agustín Codazzi: Resumen de la Geografía de Venezuela (Venezuela en 1841). Tomo III: Geografía de las Provincias. Ministerio de Educación Nacional. Colección Viajes y Naturaleza. Caracas, 1940

“La ciudad de Barinas es la capital de la provincia de su nombre, erigida el año de 1787; habiéndola separado de la provincia de Maracaibo a que pertenecía. Los progresos que hizo en pocos años el territorio de Barinas (al que entonces correspondía también la actual provincia de Apure) y la facilidad con que podía ser enviada por los ríos navegables que desembocan en el Orinoco, fe lo que indujo a determinar la creación de esta provincia (201-202).”

“Barinas progresaba considerablemente; pero la guerra de independencia ha detenido su prosperidad por muchos años. Además de haber sido esta provincia un teatro de guerra a muerte, la capital sufrió un sitio, y fue tomada, incendiada y saqueada por los realistas; si bien parece que ha logrado rápidos adelantos. Este país, por su posición geográfica, por los grandes ríos navegables que lo riegan y los terrenos adecuados al cultivo que hay en sus orillas, puede llegar a ser de los más interesantes por su agricultura, crías y comercio (202).”

“Al N. le queda una elevada serranía, que le proporciona tierras útiles para los diversos frutos que se quieran cultivar, desde el calor más fuerte hasta el frío más intenso, y de distancia en distancia ríos que corren casi paralelos entre sí, desde la cordillera hasta el Apure, proporcionando canales naturales para la exportación de los frutos que producen aquellas fértiles riberas. Al N. se eleva como en anfiteatro las grandes gradas que conducen a los nevados páramos de S. Domingo y de Granate. Una alta mesa cubierta de gramíneas se presenta primero, y detrás de ella las cuestas que se suceden unas a otras, hasta que la elevación de las más próximas impide ver las que les siguen y los picos de los páramos helados y desiertos. Hacia el S. una espaciosa sabana orillada por las vegas arboladas del Santo Domingo, forma horizonte, no pudiéndose medir con la vista su extensión que solo concluye sobre las lejanas barrancas del Apure. Al E. anima la vista la serranía que se dirige al N. E. perdiéndose en los vapores que salen de las sabanas y cuestas calentadas por los rayos de un sol deslumbrante, mientras que al O. unos cerritos impiden la perspectiva de la misma serranía, pues las sabanas no permiten ver sino cortos trechos de sus terrenos uniformes: la rarefacción del aire se opone a que se vean en toda su extensión (202-203).”

“Ya hemos dicho que ninguna provincia tiene la ventaja de ésta: sus habitantes pueden ser cultivadores, criadores y comerciantes a la vez, y lo que es más particular, residiendo al mismo tempo en un solo lugar. Las orillas de los ríos son tan feraces, que producen abundantemente cacao, añil, algodón, tabaco, maíz, plátano y yuca. Saliendo de las vegas, las sabanas inmediatas están cubiertas de frescos pastos y en ellas se crían numerosos rebaños de ganado. Por último, el mismo río a cuyos bordes está la casa de habitación, sirve de canal para llevar frutos y traer mercancías. Pocos ríos de Venezuela tiene tanta abundancia de peces como los de la provincia de Barinas, y de este recurso vive una gran parte de la población que habita en la orilla de aquellos: así es, que casi todos los pueblos de este interesante territorio se encuentran establecidos en las barrancas de los ríos, que son ciertamente muy caudalosos, porque salen también de las más elevadas sierras de Venezuela, cuales son las de Mérida y Trujillo (203).”

“Barinas posee un colegio en Guanare, y tiene varias escuelas. Sus habitantes se dedican a empresas mercantiles y agrarias, y sus ganados se aumentan prodigiosamente. La peste ha destruido las bestias caballares y mulares con que se cuidaban los ganados, y los habitantes de esta provincia han sido los primeros en saber conservar sus crías, con tanto acierto, que los numerosos rebaños, en lugar de alzarse por falta de caballos para contenerlos, se han amansado en términos de dejarse conducir a los rodeos por gente a pie (204).”

“La ciudad de Barinas es famosa en los mercados europeos por la calidad de su tabaco superior, bien que el de Cumanacoa sea preferible (204).”

Gráficos: Ciudad de Barinas en Provincia de Barinas. De Agostino Codazzi - Historical Maps by Agustín Codazzi, from David Rumsey Website; El Marquesado de Barinas, en Hiram Bingham, Diario de Una Expedicion a Través Venezuela y Colombia 1906

Created By
Ernesto Roa
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.