Cómo la música altera nuestros sentidos nadia fragoso

Si bien, la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a escuchar música. Tal vez no sólo en nuestra computadora o dispositivo móvil, sino también en una fiesta o reunión, cuando vamos a una cafetería o al supermercado, la verdad es que la música ya está presente en cualquier situación, se ha vuelto parte de nuestro soundtrack de vida.

El Instituto de Investigación sobre Evolución Humana A.C. (2002) dice en una de sus investigaciones, que la música era admirada y considerada un elemento de purificación; por eso los pitagóricos purificaban el cuerpo con la medicina, y con la música el alma. Afirmaban que la proporción y equilibro de las notas produce armonía y orden, creando un lazo indisoluble entre salud y música. No sólo establecieron una especie de medicina musical para el alma, sino que al tener la creencia de que la música contribuía importantemente a la salud, la empleaban también para la curación de ciertas enfermedades. A través de la historia se ha comprobado que la música tiene la capacidad de influir en el ser humano en todos los niveles: biológico, fisiológico, psicológico, intelectual, social y espiritual.

El efecto de la música en cada uno de nosotros es diferente, por lo mismo, hay personas que son prácticamente “inmunes” a lo que el ritmo de una melodía puede causar: lo sentimos diferente. Sí, también existe una diversidad en la forma en la que un sentimiento físico o emocional logra cautivarnos. Según Jorge Alcalde para la revista “Muy Interesante” (2015) la música no es más que una secuencia de sonidos ordenados, una especie de encarnación del paso del tiempo a base de ruidos, silencios y ritmos. Sin embargo, su poder para provocar reacciones emocionales en los humanos, desde la depresión al éxtasis, es tal que se ha convertido en piedra de toque de nuestro comportamiento como especie. Además del lenguaje, la capacidad para disfrutar de la música es una de las pocas habilidades que nos diferencian del resto de los animales. Y al igual que nos ocurre con el habla, se hace difícil pensar en un día en el que no escuchemos ni una sola nota.

Siempre tendremos distintas fases al momento de disfrutar una o varias canciones: podemos sentirnos tristes, felices, enojados, melancólicos, enamorados, etc. Un sinfín de emociones que brotan de nuestro ser son controladas por la música. Ella tiene el poder de unir millones de personas y a la vez conectarlas en una atmósfera de emoción y éxtasis al estar reunidas para ver a alguna banda o artista. Pero también, existe la otra cara de su influjo: el cómo muchas personas se sienten identificadas, atraídas e influenciadas por ella. Eduardo González de 19 años y músico desde hace 10, cuenta que al momento de que toca en vivo con su banda, se puede sentir la energía del público, la cual, a su vez, se contagia y se hace una especie de intercambio de sentimientos en un mismo recinto.

Al principio la gente no tiene energía y los músicos sí, pero guardada por los nervios. Una vez que la música fluye de una manera que golpea al público, comienza la magia. Desde el momento en que subes al escenario y la gente te ve, te transformas, eres otra persona. Sientes cómo te miran y lo único que haces es tocar de la mejor manera para que la gente note esa transformación ya puesta en escena. Con tus compañeros sientes cómo cada quien hace su parte y lo mejor es la mirada seria entre integrantes, una mirada que demuestra toda la concentración que tienen en ese momento, y que termina en una sonrisa reflejando los logros que obtuvieron al ensayar por meses enteros.

Es claro que para casi todos los músicos, el hecho de sentir la satisfacción de tocar uno o varios instrumentos –o de crear su propias canciones– los transforma en alguien con una explosión de sensaciones encontradas, lo cual nos dice que la música no sólo nos transmite todo eso cuando la escuchamos, sino también cuando la podemos crear e interpretar. El sitio web conocido por sus varios artículos enfocados en distintas artes; “Cultura Colectiva”, nos dice que existen pocas cosas que cuentan más de una historia y nos adentran tanto a una época como la música, ese sinónimo de libertad que con notas y acordes nos transporta y transmite sensaciones increíbles. Géneros, representantes, ejecuciones y ritmos que dan sentido a cada uno de los pasos de la humanidad se encuentran resguardados en partituras que pueden dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido. Entonces, ¿la música transmite todo esto desde tiempos remotos? La respuesta es sí. Todo en esta vida evoluciona, y con esto, también la música, lo que hace que cada vez logre transmitir e influenciarnos de manera distinta a cada uno de nosotros, porque cada persona tiene una forma diferente de absorberla.

Los expectantes o “público”, como mejor se les conoce, también llevan gran parte de estas sensaciones a niveles inimaginables, tan es así, que la convierten en un estilo de vida . Para Frida de 19 años y Daniela de 21, dos chicas que son fieles amantes de conciertos; este tipo de eventos son sensaciones realmente gratificantes, y las hace sentir que se encuentran fuera de la realidad por algunas horas. En mi experiencia, lo padre de los conciertos es que de cierto modo te llenan, y lo que sientes al estar ahí es algo increíble, aunque lo único que pienses cuando terminan es que quieres retroceder el tiempo, cuenta Daniela, quien ha tenido oportunidad de ir a conciertos tanto en México como en Estados Unidos. Frida dice que para ella, estar en un concierto es la mejor sensación que pudiese describir, un alboroto de hormonas que no se puede controlar hasta el momento de que le dice adiós a ese gran show en el que estuvo presente, que generalmente se da hasta dos o tres días después.

La música es el más elevado mensaje del sentimiento; es el arte que convierte la técnica en un regalo al espíritu para contribuir a que los seres humanos, al admirar la belleza, sean progresivamente mejores.

Pablo Casals

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.