PARQUE LINCOLN REPORTAJE por korey arroyo

Cuando vas a Polanco, un punto de referencia, sin duda, es el parque Lincoln. Desde allí arrancamos este recorrido para recomendarte los rincones que tienes que conocer al ir a esta colonia, en la que confluyen la tranquilidad de la zona habitacional con el vértigo de sus restaurantes, bares y centros comerciales.

En el parque no hay nada como para recorrer sus calmadas áreas verdes que nos alejan del caos de nuestra ciudad. La icónica Torre del Reloj con su estilo californiano, clásico de Polanco, nos invita a increíbles exposiciones de arte cada quince días.

Para ir a desayunar o tomar un café, nada como el Magnolia Bakery en la popular calle de Virgilio. Esta tradicional repostería de Nueva York trae sus mejores sabores en un dulce rincón lleno de cupcakes, pasteles, galletas y desayunos como los deliciosos molletes que tienen una excelente base de hojaldre como si de un pay se tratara.

Un lugar ideal si buscas un ambiente tranquilo para pasear, puedes llevar a toda la familia y divertirte rentando un bote para jugar, también puedes disfrutar de un rico helado o degustar cualquier restaurante que está alrededor del parque, el único problema es que no hay estacionamiento.

La rosca de reyes de Magnolia Bakery es un novedoso encuentro entre los sabores de Nueva York y las tradicionales influencias mexicanas que marcan nuestro paladar con tintes que marcan una diferencia en nuestro paladar.

De regreso al Parque Lincoln nos topamos con el Café Budapest, en la calle Emilio Castelar. Este lugar es muy especial en todos los sentidos, desde la decoración hasta los platillos y cafés, nos llevan de viaje a la mejor época de Europa, en la que los postres eran la novedad que marcaban la diferencia, así como su decoración clásica nos transporta a una esquina acogedora.

Después de comer puedes o tomar el café , puedes regresar al parque a seguir disfrutando de las familias que se sientan en las bancas que rodean los espejos de agua para poder disfrutar de la vista, los barcos de control remoto y, mientras tanto, pueden disfrutar de globos de azúcar, palomitas y hot dogs que ofrecen los vendedores ambulantes.

La última parada es avenida Presidente Masaryk, una de las avenidas más caras de América Latina. En contraste con la sencillez del parque, las tiendas con objetos de lujo invaden a los transeúntes, que caminan bajo el sol viendo escaparates.

La remodelación de este espacio urbano, llevó mas tiempo y recursos de lo programado. Si bien las banquetas y la jardinería mejoraron, se perdió el bullicio de comensales en las aceras, lo que hoy hace de esta Avenida un mero escaparate de las tiendas pero a costa de perder calidez.

Las anchas banquetas permiten pasear por esta avenida o seguir callejoneando por las calles repletas de grandes árboles, que son los testigos mudos de la transformación de esta colonia.

HECHO POR KOREY ARROYO

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.