Vacaciones Planeadas Noviembre 2016

Me tomó un par de días encontrar las palabras adecuadas para expresar una de las mejores experiencias al lado de mi mujer y dos personas, que ahora más que nunca son parte importante de mi vida, nuestras vidas.

Aunque en el caso de mi hermano, era ya un hecho que es parte de mi vida. Por mucho tiempo nos separamos; porque así es la vida de un adulto, él hizo sus amigos, formó una familia, tuvo su propia vida; pero estos días que estuvimos juntos, quedó claro que no importa la distancia, o si son pocas las palabras escritas y habladas, siempre al encontrarnos seremos los mejores amigos que tanto él como yo, podremos tener.

Dentro de la habitación
Uno de los restaurantes, el bar de la plaza y una bonita foto de una pareja
Decoración que se encontraba en todo el hotel

Y ni que decir de mi hermosa cuñada-hermana, por fin pude conocerla de verdad, y quedé encantado, aunque no fui el único, pues sé que entre mi esposa y ella encontraron la complicidad que ambas buscaban y de lo que hablaron esa noche, tanto mi hermano como yo, solo sabremos 30% de esa charla para siempre.

Mi cuñada nati y mi esposa. La figura ¿es Romana o Griega?

Mujeres hermosas (a parte de mi esposa y cuñada) y hombres galanes lucían sus mejores trajes de baño, aunque fueron más evidentes los dos días siguientes a nuestra llegada, el bar a un lado de la piscina fue una pieza fundamental de nuestra diversión; pues, si estuvimos alejados tres metros, fue para disfrutar del calor del sol y poder tener mejor vista de las actividades que se estaban realizando.

Día uno... o será el día dos... mmm creo que es el día tres

Nunca he dejado de sorprenderme del talento que hay en México y este señor es uno de ellos. Lamentablemente no pude preguntarle su nombre, no por mala educación o porque sea malo con los nombres; que de hecho no se me olvidan dos nombres, el "santo" Benedicto y "va por ti, esta" Lorenzo. La culpa la tuvo el barman de la piscina, que toda la tarde nos atendió de maravilla y aunque mi estado no era para alarmar a nadie, si puedo decir que muchas cosas se me olvidaron esa día.

Un artista de la vitrofusión
En la plaza o en el restaurante, el arte Mexicano presente.

Las tardes y las noches de esos tres días que estuvimos juntos se llenaron de charlas, carcajadas, preocupación y nostalgia. Y no fueron suficientes esos días, estoy seguro que aun teníamos muchos por recordar, discutir y hablar.

Nati y mi Hermano

Creo que si nos preguntan, uno de los momentos más memorables de los cuatro, fue sin duda la noche en la playa. Mientras yo agasajaba la velada con mi conocimiento y sabiduría, las damas, dormían y dudo que mi hermano me escuchara todo lo que decía. Pero fue muy agradable estar acostados en los camastros viendo como el mar se perdía con el cielo pues la noche no dejaba ver ninguna diferencia. De haber llevado sábanas, estoy seguro que la velada se hubiera prolongado más.

Pero el último día fue sin duda, el mejor; en la tarde me sentí como un gladiador en su noche previa al combate, en donde el lanista, ofrecía un banquete para ellos y eran atendidos para lo que podría ser su ultima cena.

Estamos contentos con esta experiencia mi mujer y yo, pues toda esta amistad más allá de ser sanguínea y parental, es de fraternidad. ¡Salud, por la amistad y la fraternidad!

Created By
Victor Nuñez
Appreciate

Credits:

Todos los derechos reservados. Comparte el contenido, no guardes las fotos.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.