Instagram y yo Primera parte 2010 al 2012

Voy a borrar fotos de mi Instagram, pero antes quisiera compartir algunas anécdotas e ideas respecto a los últimos 6 años de publicaciones en esta red social. Pienso que lo haré en dos o tres entregas. Son 2300 imágenes publicadas y hay varias ideas y anécdotas que quisiera compartir.

Primera parte.

En ese entonces, yo no sabía cómo y para qué usar Instagram. Entendía -más o menos- lo que es una red social, entendía que Instagram era más parecida a Twitter que a Facebook, si no te siguen, no saben de ti. Al principio yo empecé a seguir a.... ¿a quién empecé a seguir? La verdad no recuerdo. Lo cierto es que nadie vio mis primeras fotos. Supongo que todos pasamos por lo mismo, hay qué alimentar la red y publicar, echar likes y después a ver qué.

Compré mi primer iPhone en el 2009. Y un año después abrí mi primera cuenta de Instagram.
Mi primera publicación en Instagram. Era sólo una prueba. ¡Gracias a @alondramax por su like!
Noviembre 2010. Mis primeras fotos en IG que nadie peló.

Y... ¿qué tal si..?

Ser fotógrafo no significa que uno cargue la cámara en todo momento, desde algún tiempo atrás, yo tomaba la cámara sólo para realizar proyectos específicos; y... ¿Qué tal si uno trajera con uno mismo una cámara todo el día? Y tomar fotos de lo que sea... ¿a alguien le importaría? Hoy entiendo perfecto el valor de tener una cámara a lo largo del día. Y esto tiene mucho qué ver con el grueso de mi obra para los años siguientes en Ig*. En su momento me explicaré más ampliamente.

Recuerdo muy bien ese viaje en noviembre del 2010 a Guadalajara, que hice con Sandra Muñoz y su grupo teatral ATAR. Fuimos a la Muestra Nacional de Teatro, llevé el iPhone y en la maleta la DSLR. Desde que bajé del camión, todo aquello que veía era motivo de un disparo, tomaba fotos con la app de Instagram (después me di cuenta que es malísima para ello), sus filtros agregaban un plus a mis fotos, parecían fotos tomadas en los 60... -qué interesante- pensaba yo, fotos recién capturadas que parecían de hace más de 40 años, realmente me encantaban. Fotos del presente que se veían de un pasado que no existió. Poco a poco dejé de usar los filtros de Ig, los cambié por otras apps con otros filtros. En todo el viaje a Guadalajara nunca saqué mi DSLR.

*Ig en el argot de la comunidad: Instagram.

El teatro en muy temprano momento, se convirtió en tema fotográfico recurrente. Una disciplina escénica de ficción para elaborar ficciones fotográficas. De esto hablaré más tarde.

Partner in iPhonegraphy

Antes de continuar debo presentar a Aniexe. En el 2011 llegó a estudiar a Concéntrica Anie Castillo, talentosa alumna, colaboradora, maestra, compañera, socia en esto que en otras partes del mundo le llaman iPhonegraphy; y la menciono porque juntos fuimos aprendiendo, editando, intercambiando info y apps, publicando imágenes a partir del teléfono inteligente. Siempre hemos tenido una línea de constante comunicación.

Ig ID: @aniexe

En la historia de la foto, los avances tecnológicos hacen posible diversas estéticas. En iPhonegrafía, son las apps las que ofrecen diversos efectos y estéticas, incluso evocaban estéticas de otras épocas, por ejemplo cianotipias, ferrotipos y daguerrotipos del siglo XIX, polaroids de los 50, imágenes lomográficas de los 60 etc. Aniexe y yo empezamos el App searching en blogs o preguntando a otros Instagramers. Para ese momento, en Tampico, la única manera de aprender iPhonegrafía era por Instagram.

En México, el maestro Francisco Mata, también usando el dispositivo móvil para su quehacer fotográfico.

2011, Paco Mata tallereando en Tampico.

Armando la Expo ambulante del taller de foto "Retrato intervenido". En la Casa Fernández y después expuesta por las calles del centro de Tampico.

En esta historia es importante el maestro Mata porque no sólo es uno de los mejores fotógrafos del país sino que además su entusiasmo en utilizar nuevas tecnologías en su trabajo profesional, particularmente el iPhone, hacía eco en nuestro interés por la iPhonegrafía. En el 2011 otro querido amigo -y maestro mío también- el Dr. Jacob Bañuelos junto con Mata, iniciaron la edición de un libro dedicado a la fotografía con teléfono inteligente. En ese entonces nos pidieron fotos -a Aniexe y a un servidor- y un texto acerca del tema. En lo privado, le comenté al maestro Mata que yo estaba en crisis, el nuevo medio me estaba cuestionando en mucho, mi manera de hacer fotos, mis intereses fotográficos, sobretodo, cómo veía el quehacer de la disciplina, el proceso y la gestión.

Portada y contraportada del libro. Se puede conseguir impreso o digital en Amazon.com

Entregamos nuestras fotos, tiempo después se editó el libro. Yo las entregué sin el texto. Pienso que el presente trabajo es lo que debí haber entregado cinco años atrás. Al final la pérdida es mía.

La estética del 'render'*

En el 2011, Aniexe me hizo un retrato y unas apps que estaba explorando. Estas nuevas apps nos permitían hacer renders aleatorios, es decir, que uno no podía decidir los valores para la transformación de la imagen, no por el momento.

*Render: es un término usado en jerga informática para referirse al proceso de generar una imagen.

Collab: foto @aniexe, edición @maicamero
Imágenes inesperadas, transformaciones, distanciamiento de lo que se cree que es la realidad.
De la exposición Ambamente 1998

Desde 1997 realizaba fotomontajes digitales con Photoshop, entendía perfecto el método para hacerlos, pero estas nuevas apps, lo permitían sorprendentemente de manera sencilla e inmediata. Así, empecé haciendo renders de varias imágenes que por sí solas no tenían mérito alguno, pensaba yo. El resultado me parecía sorprendente. Los renders, en su mayoría, eran aleatorios, no se podía prever el resultado. Hasta me recordó cuando revelaba en el cuarto oscuro, los experimentos con el push-process* y procesos cruzados**

Una puerta se había abierto.

*Push-process, se le llama al proceso de revelado a películas que han sido fotografiadas con un ISO más alto.

**Procesos cruzados, como su nombre lo indica, es cuando se mezclan procesos de revelado, es decir, revelar película negativa como si fuera diapositiva y viceversa.

Editar en iOS aprendimos un nuevo concepto: Appstacking, que es procesar escalando aplicaciones, combinando diversas apps hasta llegar al objetivo.

Cuando me pongo nostálgico y uso una app antigua aparece un aviso con la advertencia que se lee en la foto del fondo.

A la fecha, he perdido la cuenta del total de apps que he comprado, ahora no uso más del 30%. Por otro lado, hay muchas apps que extraño, ya no las uso debido a que los desarrolladores no las actualizaron o Apple las ha sacado de la App Store.

Extraordinarias apps que hoy están fuera de la AppStore, o llevan años sin actualización.

Cementerio de Apps: Cameramatic, PictureShow, Bad Camera, 1000 cameras, Awesome Camera, King Camera, y varias más.

Hardware+software, la característica de Apple.

La cámara nativa del iPhone era muy limitada si la comparamos con una DSLR. Algunos fotógrafos profesionales subestimaron las posibilidades para fotografiar con un smartphone, precisamente por estas limitantes, por ejemplo: diafragma fijo, ningún control de ISO, demasiado ruido en condiciones de pobre iluminación, no poder controlar los tiempos de obturación. Ante estas carencias técnicas de hardware, los diseñadores de apps vieron grandes oportunidades. El iPhone no es perfecto, pero en combinación con el software (apps), es inigualable. El iPhone no es la mejor cámara, pero sí la mejor multi-herramienta gracias a los desarrolladores de aplicaciones.

Slow Shutter app para largos tiempos de exposición.

Hay otras apps que ofrecen efectos y estilos evocando antigüedad y/o maltrato. Eso siempre me llamó la atención, una gran oferta de apps para crear texturas y raspaduras. Yo lo asumí como un esfuerzo por referenciar, o tal vez conectar a los nuevos "hacedores de imágenes" con la fotografía química del siglo XIX y XX, o tal vez satisfacer el gusto de la creciente generación de hipsters que gustan de la fotografía lomográfica.

A la fecha, debo confesar que no uso más de 3 apps en mi appstacking, por varios factores: modas, saturación de efectos o porque las apps más importantes han integrado características de otras que han desaparecido o han hecho desaparecer.

Unos 'likes' desconocidos.

No recuerdo cómo fue, pero un día obtuve ¡25 likes!

Julio del 2011 el mes que me hice popular con 25 likes.

Lo más seguro es que haya sido por los hashtags, sin embargo, no lo sé. Lo que intuyo es que el tema agradó, juzgue por usted mismo. En ese sentido hay varias cosas interesantes qué decir. Esos likes los dan iphonegrafistas de Europa principalmente, y la mayoría (que ahora los conozco) son amateurs de smartphone. Quiero pensar que el minimalismo de la escena fue lo que les gustó, y eso habla de la cultura europea de aquel entonces. Muchos de mis seguidores son gente común, la mayoría con ninguna experiencia acerca de fotografía, gente con profesiones distintas a la foto o al arte, pero muy entusiastas por la facilidad que ofrece el medio para hacer imágenes y compartirlas. Todos vemos fotos, revistas, cine, televisión, navegamos por internet, he ahí nuestra educación visual. Y de alguna manera eso relaciona una imagen con el espectador.

Aún cuando Instagram responde como cualquier red social para conocer gente o mantener contacto con los amigos cercanos o distantes, en Ig se da igual, pero a través de imágenes. En mi caso, con una gran diferencia: mi Ig fue pensado exclusivamente para ver fotos con propuesta, ver fotos experimentales, para aprender, descubrir otras maneras de ver y hacer con un iPhone y algunas apps en común.

Me resultaba asombroso que mis likes fueran de gente de otros países. Debo de confesar que soy susceptible a los halagos, empecé a valorar los likes. Y asumí que los fotomontajes o aquellas que no representaban la realidad a como se espera de una fotografía, eran las que más gustaban. Así transcurrió el verano del 2011.

Nunca me interesó crear un estilo, pero a la fecha algunos de mis seguidores saben que mi especialidad es el fotomontaje.

Empecé a contestar mis mensajes, en inglés, el idioma en común en Ig. Y comenzamos a intercambiar apps.

Para ese tiempo descubrí las apps que hasta el momento continuo usando.

Which app did you use on this image?

Es muy incómodo que en una exposición, alguien del público pregunte al expositor ¿con qué técnica, cámara, etc, hiciste esta foto? Cuando en realidad se podría preguntar acerca del significado, punto de vista y demás. En Ig se es menos escrupuloso en ese aspecto. Bueno, más o menos. Como mencioné antes, varios usuarios no son fotógrafos, algunos tienen otra ocupación y no tienen ningún problema en compartir sus procesos y apps, a mí me han preguntado y dependiendo de la persona (si es conocida y tenemos una amistad virtual) les comparto el proceso y mis apps. Poco a poco hemos hecho una pequeña comunidad de Ig, un poco informal diría yo, pero al fin comunidad donde nos "likeamos" y si es necesario, preguntamos.

@Koci es el maestro, los demás aprendemos entre nosotros.
Screenshot de algunos comentarios

Recuerdo a muy pocos de mis amigos de Ig que alguna vez me haya preguntado acerca del contenido de mi foto. Lo común es que pregunten which app did you use on this image?

Muchos de mis amigos son españoles. Resulta que particularmente en España, la fotografía con smartphone ha creado numerosos movimientos alrededor de este fenómeno.

EEUU, Francia, U.K. Israel, Japón, Tailandia, Irán, Holanda, Italia, Brasil, Argentina, y unos poquitos de México.

2011 y 2012, los años donde hice comunidad, donde me dí a conocer en otras partes del mundo, hice amigos de varios continentes y encontré un modo de fabricar imágenes, que determinarían en mucho mis creaciones fotográficas para Ig.

No me considero un Influencer*, mis estadísticas no aplican para tal categoría. Para finales del 2012 tenía en promedio un tope máximo de 90 likes por cada publicación en Ig. Pero esos 90, más los comentarios de todas esas personas que conocí por motivo de la fotografía en esta red social, me llenan de gran satisfacción hasta el momento.

En el siguiente Spark Page, hablaré de las repercusiones de esta pequeña comunidad global de Ig.

* Influencer: persona con influencia y repercusión en las comunidades de los medios en los que se expresa, que moviliza a muchos seguidores.

El fotomontaje fotográfico, es una alternativa de expresión que se viene realizando por diversos autores desde el siglo XIX. Y ha repuntado mucho más con los medios digitales.

Fin de la primera parte.

Created By
Miguel Ángel Camero
Appreciate

Credits:

#iphoneonly #maicamero #teamconcentrica

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.