El estilo Ancelotti: Duro en las ideas, suave en el trato.

Slatan Ibragimovic ha jugado bajo el mando de Mourinho, Guardiola y Ancelolli. ¿A cuál de esas estrellas del banquillo considera el más grande? Todos son inteligentes y están en el primer nivel del fútbol con sello de ganadores, aunque sus visiones del trabajo sean diferentes.

Ibra sabe quién es quién en el vestuario y fuera de él.

Mourinho es un tanto distante con el jugador y entiza la táctica. Guardiola es cercano al peón de su ajedrez, pero la relación está en la función de su sistema. Ancelotti enfoca la dinámica del juego y está totalmente centrado en el jugador.

El árbol de navidad es la base de la dinámica de ir y venir dentro del campo para jugar con o sin balón. No hay posiciones, hay funciones y los jugadores pueden improvisar sobre su propia creatividad.

Vamos a ser claros: todos ellos buscan una relación profesional con el jugador, la diferencia parece ser si el jugador está al servicio su idea o si todos están al servicio del juego. Seguramente, el asunto es algo más complejo que eso, pero es una idea desde dónde empezar de ello.

Lo más importante es que, en cualquier modelo de trabajo, el equipo puede ser campeón.

Ancelloti cuenta 18 títulos, Mourinho y Guardiola con 21 cada uno. Sin embargo, de todos ellos, el jugador sueco señala al italiano como el más grande, alguien tan cercano, respetado y apreciado que lo considera su amigo.

Aunque esa razón parezca algo demasiado personal para hablar de fútbol, la diferencia está en que, para Ancelotti, lo más importante es la persona, por lo tanto él busca guiar, no imponer, busca serenidad no estrés.

Ese tipo de “liderazgo tranquilo”, ha sido tan celebrado en el fútbol que se ha extendido sobre las fronteras de deporte y comienza a estudiarse como caso de éxito en el manejo de proyectos, sean grupos de trabajo de la industria, de servicios o de venta de productos; es decir, lo que quiere Ibra, lo quiere todo el mundo.

Las declaraciones del jugador sueco son reveladoras: Carlo sabe cuándo divertirse y cuándo hay que trabajar ponerse serios. Saben cuándo están casados y cuando desean un poco más in intensidad. Es algo así como leer el tono emocional de los jugadores igual que se lee el partido en competencia.

Hagamos un paréntesis para hablar del país. En Costa Rica, también hemos tenido esos tipos de liderazgos. Algo más suave e inspirador con Bora y mucho más duro y disciplinado con Pinto; sin embargo, con ambos se ha alcanzado éxito. El camino puede ser diferente en cada caso, lo importante es que se junten las piezas adecuadas.

Recordemos que, hace unos treinta años, las indicaciones complejas eran las siguientes: los defensores bloqueen y los delanteros anoten. Fin de la charla técnica. Las indicaciones más simples eran meta la pata, póngale ganas. La verdad, muchos equipos tuvieron brillo y éxito porque entendían le juego sin haberlo estudiado. Una aproximación desde el talento que hoy no es suficiente.

Desde mi punto de vista, el mejor juego en la historia del país lo hizo la selección contra Italia en el Mundial de Brasil. Estrategia perfecta. Técnica pulida. Emoción dominada. Lo curioso es que los jugadores ya habían lanzado el puñal contra su entrenador y sabían que, pese al éxito, estaba despedido.

Volvamos a Ancelloti. Ibra dice que los jugadores lo admiran y se partirían el pecho por él. Carlo sabe mejorar incluso a los mejores porque los motiva para que trabajen para él. Y Carlo siempre está tranquilo. Siempre está sereno. Su máxima dice:

Dicho por Carlo, su método es parte de una filosofía que integra sus conocimientos y su experiencia personal de vida, pero también señala como una de las fuentes al psicólogo Robert Cialdini, quien escribió el libro sobre la persuasión.

Como base en lo que se ha dicho de Carlo Ancelotti, reseñemos algunos de los fundamentos de la teoría Cialdini:

  • Compromiso y coherencia: el impulso de ser/parecer coherente con sus propias declaraciones o posiciones expresadas anteriormente indican que es bueno ir de las ideas a las práctica.
  • La reciprocidad: normalmente, la persona siente la necesidad de devolver favores reales. Si el director técnico da, el jugador está comprometido a dar.
  • Aprobación social: las personas, por general, tienden a creer válido el comportamiento que están realizando un elevado número de personas. Si el equipo alcanza una idea de juego, todo se alinea.
  • Simpatía: mediante la construcción de un lazo de simpatía y "similitud" real o supuesto, es más fácil de obtener las modificaciones del cambio de actitud.
Este libro da ideas sobre el tipo de liderazgo colaborativo.

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.