La razón por la que te conozco... brisian chávez

Hace aproximada mente un año, cuando jugaba básquet bol paso Eduardo, en ese momento la pelota iba directo a él y lo golpeo en el rostro, yo muy apenada y con timidez me hacer que a pedirle una disculpa, el me dijo que no pasaba nada siempre y cuando aceptara salir con él.

Al momento de enterarme que estaba esperando a mi primer hijo me llene de emoción sentía que lo conocía de pies a cabeza sin ni siquiera haberlo visto. Al pasar los nueve meses de embarazo te tuve en mis brazos y eras exactamente igual que en mis sueños, tus ojos llenos de brillo e inocencia, tu piel tan suave y delicada, eras un pequeño regalo del cielo que nunca me imagine tener.

Cuando llego mi hija un lunes por la mañana, sus ojos eran diferentes estaban llenos de brillo, nuca la había visto tan feliz, llego a darme la noticia de que sería abuela. De que una nueva personita que era como un pequeño chícharo llegaría a alegrar nuestras vidas.

Cuando empecé a andar con Ernesto toda las personas cercanas a nosotros estaban en contra nuestra ya que la diferencia de edades era demasiada, nosotros no podíamos concebir un hijo propio y decidimos adoptar uno, al momento de que te vimos nos dimos cuenta que eras el niño perfecto, ya que nuestro lazo fue amor puro.

En el salón de clases siempre discutíamos nuca estábamos de acuerdo ya que la manera de pensar era muy diferente, hasta que un día la maestra Lupita nos hizo trabajar en equipo, al principio fue muy complicado ya que no teníamos buena comunicación, en el transcurso del proyecto nos fuimos entendiendo mejor hasta llegar a tener una muy buena amistad.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.