Loading

Adjuntas A 2 años del Huracán maría

El huracán María atravesó la isla de Puerto Rico el 20 de septiembre de 2017 con vientos sostenidos de 155 mph. Daños mayores se registraron en miles de hogares, infraestructura vial, colapso de las comunicaciones y servicios básicos de agua potable y energía eléctrica. Las fuertes lluvias causaron grandes inundaciones y sobre 100,000 deslizamientos fueron documentados vía satelital. Tomó cuatro meses restablecer la electricidad al 70% de los consumidores en Puerto Rico y se registraron sobre 3,000 muertes en exceso a lo esperado. En Adjuntas y muchos lugares aislados de La Cordillera Central tomaría hasta un año la restitución del servicio eléctrico. No así en Casa Pueblo que opera con energía fotovoltaica desde el año 1999. Tras el huracán, nuestra sede serviría de oasis energético para la comunidad.

Casa Pueblo opera su sede desde el 1999 con energía solar. Allí la gente pudo recargar sus equipos personales, operar máquinas de terapia respiratoria y recibir apoyos como lámparas solares, clínicas de salud, acceso a telefonía satelital, alimentos, productos de higiene personal, filtros de agua, entre muchas otras (Fotografías aéreas: José Almodóvar).

Pero el Adjuntas de hoy está mejor preparado que dos años atrás. Radio Casa Pueblo 1020, opera sus estudios y torre de comunicaciones con energía solar. Para cumplir con sus diferentes responsabilidades, la emisora comunitaria y ecológica tiene un personal comprometido y nuevos sistemas alternos de Internet y telefonía satelital para no depender de la infraestructura terrestre y quedar incomunicados como ocurrió tras el golpe del huracán María.

Personas que requieren diálisis peritoneal tienen hoy seguridad energética con instalaciones fotovoltaicas en sus hogares. La ansiedad de todos en la familia se reduce cuando tienen un plan que les ofrece mejores garantías por generar la energía donde se necesita.

Colmados en los barrios Vegas Abajo, La Olimpia, Vacas Saltillo, Guilarte y Tanamá están equipados con sistemas solares y bancos de batería para garantizar acceso a alimentos y servir de nevera comunitaria. Si no tienes efectivo, en estos comercios de la comunidad te fían. El Restaurante Lechonera Solar -Vista al Río- de Tito Rivera sería el comedor social del pueblo de ser necesario. Además, ‬unas 60 casas operan autónomamente como Casa Pueblo en nuestros barrios mientras vamos creando un mosaico de oasis energéticos en los campos. Otras 50 casas tienen neveras solares. Los bomberos, emergencias médicas, la égida del pueblo, la Casa de los Agricultores, el Campo es Leña y dos pequeñas ferreterías han sido parte de la infraestructura solarizada.

El Restaurante Lechonera Solar -Vista al Río- de Tito Rivera sería el comedor social del pueblo de ser necesario.

El negocio histórico de Papún en Adjuntas donde encuentras de todo también es parte de los espacios solarizados para activación económica y seguridad energética.

La Ferretería el Gigante también opera ahora con energía fotovoltaica. Aquí va nuestra gente antes y después para prepararse y manejar emergencias climáticas.

El Hogar La Misericordia es parte de la infraestructura crítica del pueblo. Aquí se ofrecen servicios fundamentales a una población de edad avanzada creciente y muy vulnerable.

Carlos Medina es técnico de Casa Pueblo. Como adjunteño se capacitó en el protocolo de instalación ayudando en el proceso y creándose capacidad técnica local.

La pizzería de Pufay el Campo es Leña en la frontera con el Bosque del Pueblo tiene un sistema de energía sin baterías para reducir dependencia de la AEE.

Unos 60 'cucubanos' fueron instalados en los barrios y comunidades vulnerables de Adjuntas. Estos hogares operan como Casa Pueblo, con autosuficiencia energética. Los ahorros por producir energía en su casa se traducen en generación de riqueza con ahorros mensuales que fluctúan entre $40 a $100.

Colmados en los barrios Vegas Abajo, La Olimpia, Vacas Saltillo, Guilarte y Tanamá están equipados con sistemas solares y bancos de batería para garantizar acceso a alimentos y servir de nevera comunitaria. Si no tienes efectivo, en estos comercios de la comunidad te fían.

La solarización de infraestructura crítica incluyó la Estación de Bomberos y la Unidad de Emergencias Médicas.

El equipo de Julio Rosario fue crítico en el desarrollo de los proyectos. Aquí en el techo del Rest. Vista al Río.

Braulio Castillo fue un contratista independiente que dio alma y corazón en el proceso de transformación energética de Adjuntas.

¡Ah! Y si estás pelú, la barbería solar de Pérez, a una cuadra de la plaza pública, podría darte servicio sin problemas. Su factura de luz se ha reducido de unos $80 mensuales al mínimo de $5 para su tipo de comercio. La AEE es su fuente alterna y ni se entera cada vez que se va la energía eléctrica en el pueblo.

BOSQUE ESCUELA LA OLIMPIA

La tahona del Bosque Escuela fue destruida durante el paso del huracán María. Como parte de las iniciativas de fortalecimiento institucional, Casa Pueblo construyó una nueva instalación multiuso y que opera con energía solar como laboratorio de energía renovable para los visitantes.

Ante la amenaza de la tormenta Dorián en agosto pasado, la tanda gratuita de matinée de los sábados seguían en cartelera por ser el Cine Solar de Casa Pueblo.‬ Y toda esta transformación por una autogestión comunitaria enfocada en cambiar la realidad de dependencia con el apoyo del trabajo voluntario, donaciones locales y desde la Diáspora. La filantropía local y en Estados Unidos ha dicho presente en el Puerto Rico post María.‬‬

¿Por qué el gobierno local y federal, con todo su poder político y económico, no ha cambiado la vulnerabilidad de nuestra Isla? Porque re-alambran y reconstruyen lo mismo del pasado, porque la burocracia se los come, porque las asignaciones multimillonarias no son las que dicen, porque la corrupción los auto-fagocita y porque no construyen autosuficiencia prefiriendo mantener las mismas condiciones de dependencia.

Adjuntas es hoy diferente y continúa una ruta extraordinaria de cambio. No solo en “resiliencia” sino en mentalidad social. Pronto se transformará el casco urbano en ruta a lo que llamamos Adjuntas Pueblo Solar. Sabemos que, como comunidad, podemos protegernos y transformar la realidad. Nuestra historia reciente demuestra con total claridad que el verdadero poder transformador emana del pueblo. Impulsemos en todas las esquinas de nuestras islas -desde la Mona hasta Culebra- la necesaria insurrección energética.