Black Velvet 01/01/2017

Sus miradas, como siempre, volvieron a coincidir pero de una forma diferente a las demàs veces en las que giraban avergonzados sus cabezas mientras sus mejillas ardían y se enrojecían.

Aquella vez no había otro color en sus mejillas ni sus miradas se rehuían, sino que se detuvieron para disfrutar. Para disfrutarse. Para enmarcar, por fin, el momento: "su momento"

Bailaban agarrados. Bailaban lento.

Bailaban mientras sus manos recorrían con apasionada firmeza las curvas de su cintura cubierta por un delicado y elegante vestido de terciopelo negro.

Created By
Sergio Alcarazo
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.