Existen 300 edificios históricos en la ciudad

Por: Tanya Vásquez

De alrededor de 300 edificios históricos que hay en la ciudad, el 90% pertenecen a particulares y aunque no se tiene registro de cuántos se encuentran en estado de abandono, son los propietarios quienes deben realizar labores de restauración.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia, se le llama monumento histórico a aquellos edificios que fueron construidos entre los siglos XVI al XIX y principios del XX y que son representativos de las corrientes arquitectónicas e históricas de la época.

José Luis Perea González, delegado del INAH en Sonora, indicó que de más de dos mil edificios históricos que hay en el Estado, Hermosillo cuenta con alrededor de 300, ubicados mayormente en colonias céntricas de la ciudad.

“Son edificios que son públicos y que pueden ser de carácter federal como la propia Catedral, son edificios que son del gobierno del Estado como el Palacio, hay edificios también que son de propiedad privada, hablamos cerca del 90%”, recalcó Perea.

Villa de Seris, Centro de la ciudad, Centro Histórico, Cerro de la Campana y colonia Centenario, son los lugares donde se ubican la gran mayoría, sobre todo de casas habitación, pero también hay edificios públicos, plazas y centros de educación.

LA MAYORÍA ESTÁN EN USO

En un recorrido por los lugares emblemáticos de la ciudad, se observó que la mayoría de los edificios de carácter histórico se encuentran habitados o utilizados como negocios, dependencias, etcétera.

Edificios tan representativos como el Palacio de Gobierno, la Plaza de los Tres Pueblos y la Capilla del Carmen, son algunos de estos edificios considerados históricos, pero también lo son las casonas de la calle Obregón frente a la Plaza Hidalgo.

Techos altos, arcos, gruesas paredes y grandes columnas, son características que presentan, algunos como los ubicados en Villa de Seris cuentan en su mayoría con paredes de adobe. Aunque en el sector Centro de la ciudad se observan construcciones antiguas derrumbadas o deterioradas, en su mayoría son las correspondientes al siglo XX y no son consideradas históricas.

Ante el crecimiento de la población y el abandono de algunos edificios históricos por su deterioro, los propietarios optan por derrumbarlos y construir edificios nuevos, pero el delegado de INAH afirmó que es necesario acudir a solicitar una licencia para cualquier modificación que se le haga a un edificio considerado histórico.

BRINDA INAH ASESORÍA

Perea González aseguró que la labor de esta dependencia es brindar asesoría y emitir una licencia a los dueños para cualquier modificación que se le haga al edificio y establecer los materiales y procesos.

“La labor que hace el INAH es poder apoyar, asesorar, dictaminar, acompañar la realización de los trabajos de restauración y conservación de todo este universo de monumentos históricos”, dijo.

Más de 200 que son las casas que se encuentran en el Centro Histórico son de usos habitacional y son sus dueños los que tienen una potestad y una relación directa con los inmuebles.

“La Ley Federal de Zonas y Monumentos Arqueológicos, Artísticos e Históricos establece la necesidad de su conservación como parte de la identidad que representa nuestro País y nuestra cultura”.

La mayoría de los edificios se encuentran habitados o utilizados como oficinas, dependencias, pero aquellos que requieran impermeabilización, enjarre y otras modificaciones deben solicitar al INAH su aprobación.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.