De ídolo a objetivo policial Rolando FOnseca

Por Álvaro Sánchez.

Su vida se hundió a tal de punto de ser señalado en la calle, de perder amigos y caer en desgracia. Sin embargo, fue su familia y, asegura, el poder de Dios que lo mantuvo a flote antes de sucumbir después de pasar de ídolo del fútbol a objetivo por la Fiscalía.

Rolando Fonseca Jiménez, nació el 6 de junio de 1974. Ese mismo año, “El Príncipe” Hernández ya hacía historia con el equipo donde futbolísticamente nació Fonseca: el Deportivo Saprissa. Años después el mismo Rolando sería apodado “El Principito”.

Sus inicios fueron en las calles de Hatillo 8, un carajillo amante del balón a quien su padre llevó por primera vez al Saprissa. Rolando, amó desde siempre ese juego mundialmente seguido. Amasó experiencia y debutó a sus 17 años en la Primera División en 1991 y semanas después anotó su primer gol oficial contra Limón F.C.

Una vez muy joven, recuerda, se agarró con un aficionado que cuestionaba su trabajo en la cancha. Constantemente, era señalado por su comportamiento cuando terminaba el partido. Fiel a su carrera, a su vida fueron años de altibajos personales pero en lo deportivo todo parecía caminar al paso de una locomotora.

Nadie es profeta en su propia tierra. Es algo de lo que probó el mismo Fonseca quien se marchó joven por varios países: Colombia, México y terminó en el Comunicaciones de Guatemala donde al día de hoy es goleador histórico y la principal figura del equipo.

En Guatemala logró jugar 182 encuentros donde es el segundo mejor goleador de todos los tiempos con 105 goles, en Colombia 34, en México 39 y con la Selección nacional 52 goles en partidos oficiales y amistosos.

Se convirtió en “El Principito” para muchos pero de un momento a otro en “El Lavador de dólares” de muchos donde se incluyó la prensa y las autoridades judiciales.

El 2 de abril del 2013 su vida empezó a tambalearse como cuando en el 2001 anotó aquel tanto de chilena contra Chile que sería el gol mil en la historia de la Selección. Ese gol nunca le fue acreditado por un error en la contabilidad histórica algo parecido a los errores judiciales que lo llevaron a ser señalado públicamente.

En medio de cámaras, móviles de televisión, fotógrafos y vecinos curiosos la sección de lavado de dinero le allanó su casa en un lujoso residencial de Santa Ana, la policía decomisó unos pocos papeles, tarjetas de presentación y una computadora. El 17 de mayo del 2013 compareció ante el Ministerio Público como parte de una investigación sobre el uso de un avión de la empresa THX realizado por la presidenta Laura Chinchilla para viajar a Perú. Fonseca figuraba como el único representante de la compañía.

Fueron cuatro años de investigaciones en los cuales nunca no se pudo demostrar que Rolando Fonseca fuera aquel lavado de dólares que muchos pensaron que la Fiscalía presumía.

Hoy es un ídolo del fútbol porque la historia así lo decidió pero un hombre marcado por la sociedad porque el destino así lo quiso.

Credits:

Cortesía La Nación

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.