Loading

Reporte Escucha Creativa Temuco, noviembre de 2018

Escuchas Creativas Cecrea

El corazón de Cecrea está en su sistema de participación permanente, pues buscamos que el programa se desarrolle a partir de las visiones, inquietudes e intereses de sus protagonistas. Su metodología principal es la Escucha Creativa, metodología participativa, lúdica y creativa que busca promover una participación activa de los niños, niñas y jóvenes (NNJ), a través de estrategias de consulta que posibilitan una constante retroalimentación de información para la toma de decisiones en cada Cecrea.

Se realiza al finalizar o durante cada ciclo programático. Para ello se invita a los/as NNJ que han participado de los laboratorios en Cecrea para conocer su experiencia, además de proyectar la programación y la vida del Centro. La Escucha Creativa pone de manifiesto el derecho de NNJ a participar y ser escuchados.

Para la Tercera Escucha Creativa se ha propuesto un recorrido por el barrio identificando lugares o espacios significativos para ellos, generando una reflexión en torno al ejercicio de derechos que permiten esos espacios (o, eventualmente, su vulneración).

Siguiendo la metodología antes mencionada, se les propuso realizar un recorrido analizando 3 espacios claves para su desarrollo: la Casa, la Escuela y Cecrea, y en cada uno de ellos identificar derechos asociados y su estado. Es decir, reflexionar sobre si esos derechos estaban siendo respetados o vulnerados. Para esto se utilizó una simbología similar al etiquetado de alimentos, con las señales “Alto en” o “Bajo en”.

Objetivo de la Escucha

El objetivo de las Escuchas Creativas 2018 es posibilitar la construcción de relatos territoriales a partir de los intereses que movilizan a los niños, niñas y jóvenes; las problemáticas o necesidades que identifican de su territorio; las ideas creativas y proyectos que imaginan para contribuir a la solución de esos problemas; y/o las fortalezas y recursos que identifican, tanto en ellos/as mismos/as como en su territorio.

La Escucha Creativa fue realizada el día sábado 24 de noviembre de 2018, a partir de las 10:30 hrs. en Cecrea Temuco. La actividad contó con la asistencia de 30 participantes, de los cuales 17 fueron hombres y 13 mujeres. En cuanto al rango de edad, hubo 12 participantes entre los 7 y 10 años, 11 entre los 11 y 15 años, y 7 entre los 16 y 19 años.

¿Qué hicimos?

Para conocer en detalle la metodología utilizada en esta Escucha, puedes descargar la planificación aquí.

Llegada

Los niños, niñas y jóvenes convocados a la actividad comenzaron a llegar en forma gradual a Cecrea aproximadamente a partir de las 10:20 hrs. Algunos llegaban solos y otros, sobre todo los más pequeños, lo hacían en compañía de sus padres o apoderados.

Al momento de llegar, los NNJ firmaban el registro de asistencia y luego se distribuían espontáneamente en distintos espacios del Centro de Creación, jugando y conversando, a la espera del inicio de las actividades.

Se decidió esperar unos minutos a que llegara el resto de los participantes, ya que la llegaba era lenta, pero constante. La actividad comenzó efectivamente a las 11:05 hrs., una vez que arribó la totalidad de los NNJ al recinto.

En el rincón de lectura, se dispusieron 38 distintivos pre picados, todos con distintos colores y diseños, para libre elección de los NNJ. Este distintivo disponía de tres partes, una para escribir sus expectativas de la actividad, otra para escribir su nombre y reconocerse, la última sería para depositarla en un buzón diferido por edades (7-11 y 12-19) de esta forma poder definir luego equipos de trabajo heterogéneos de manera equitativa.

Luego de escribir sus expectativas, se pusieron a disposición tres photocall para realizar el registro y publicidad fotográfica con el hastag #EscuchaCreativaCecrea. Esta foto podían tomárselas de forma individual, en parejas o grupos, para luego pasar a pegarlas al muro.

Algunas de las ideas planteadas en fueron: “expectativa, hacer animaciones”; “divertirme, ser feliz, despejarme, entretenerme, disfrutar y comer”; “pasarla bien, conocer nuevas personas, disfrutar, hacer mejor a Cecrea”.

Bienvenida

Al momento de iniciar la jornada, se convocó a los participantes alrededor de un círculo en la sala de entrada de Cecrea y Jaime Olavarría, encargado del Departamento de Educación Artística, les dio la bienvenida, explicando los objetivos del Centro de Creación y el propósito general de la jornada.

Para iniciar, se les planteó la consulta de por qué estaban en esa actividad, a lo que respondieron: “por la Escucha”; “para divertirnos”. También se les preguntó qué significaba la Escucha, ante lo cual plantearon ideas como: “escuchar a los demás”; “es por los derechos del niño”; “es un signo de respeto”.

A continuación se realizó una dinámica que consistía en la presentación de cada uno de los NNJ participantes a través de un juego basado en una canción. Una vez hecha la presentación, se les convocó a la sala para que ver un video de 6 minutos aproximadamente, referido a los derechos de los niños.

Mapeo de Lugares en Función del Ejercicio de Derechos

Para iniciar esta etapa se les invitó a reunirse frente una pantalla, para introducirlos al tema reflexivo que esta Escucha convocaba. El video se encontraba contextualizado en Latinoamérica (México), y estaba realizado por NNJ, de manera que fuera más cercano para los participantes, lo cual fue ratificado por ellos luego de ver el video.

Mientras Vanessa, una de las facilitadoras dirigía el visionado, los otros facilitadores contaban la cantidad de NNJ de acuerdo a los distintivos depositados en los buzones, dividiendo de manera aleatoria tres grupos compuestos equitativamente por buzón. Se pegaron en las puertas y finalizado el video, se invitó a los NNJ a buscar su color, pasar a la sala y formar un equipo, en el espíritu Cecrea, dando siempre la posibilidad de elegir.

Una vez reunidos, se presentaron al grupo y comentaron qué les había parecido el video, iniciando así el espacio reflexivo. A modo de contextualización histórica se realizó un paseo por línea trazada con cinta masking de tres colores diferentes, previamente en el espacio ambientado, invitando a la imaginería de viajar por el tiempo en los últimos tres siglos, cada siglo destacado por un color.

Contando en cada uno, breves hitos que describieran el desarrollo y evolución de los derechos, a lo cual los NNJ realizaron de manera espontánea una reflexión en torno a sus conocimientos previos, lo que generó un espacio de conversación y aprendizaje mutuo. Estratégicamente se dispuso el último siglo (XXI) en la puerta de entrada, ofreciendo el futuro abierto a su construcción.

Luego cada equipo se dispuso a pasar por tres estaciones simbólicas (cada sala una estación) en relación a la escuela, casa y Cecrea. En cada una los NNJ debían evaluar, el ejercicio y práctica de sus derechos, usando para esto el material disponible (sellos de: alto en y bajo en) confiando al grupo sus experiencias en torno a estos espacios frecuentados, generándose un clima de respeto y empatía por la realidad de los otros, contrastándolo histórica y territorialmente al contexto.

Estación: Casa

En esta estación se contextualizó planteando que la casa representa a las familias, que todas tienen distintas características y que cada casa está conformada por distintas personas que los cuidan y que los ven crecer.

Se planteó la pregunta: “¿creen que sus casas son altas o bajas en el cumplimiento de los derechos de los niños y niñas?” Aquí plantearon opiniones contrapuestas, planteando situaciones en donde se respetaban sus derechos y otras en que se vulneraban.

Mis papás tienen mucho que hacer siempre por sus trabajos (Maya, 9 años).
En mi casa mis papás sí los cumplen y además me dejan jugar a la pelota (Fernando, 8 años).
Mi mamá siempre cumple el derecho de darme comida que me hace bien (Martín, 8 años).
Mi casa es alta en derechos… nos dejan hacer lo que queramos, siempre y cuando haya un límite (Benja).
No nos dejan gritar… cada vez que quiero hablar fuerte con mi hermano no nos dejan (Ailaia).

En este sentido, reflexionaron respecto a que ejercer los derechos también implicaba respetar los espacios y los derechos de los otros.

La actividad prosiguió con distintas reflexiones en torno a los derechos de los NNJ. Algunos de los derechos más importantes que destacaron fueron: “tener una casa para descansar” (Pía); “derecho a la salud, cuando nos sentimos enfermos”.

Por otro lado, algunas opiniones de los niños y niñas más pequeños parecieran indicar que éstos identifican, en gran medida, la falta de derechos con las prohibiciones.

En otro ámbito, se reflexionó en torno la exposición de los niños, niñas y jóvenes a hechos de violencia, señalando que en el mundo hay muchos niños que viven en situaciones de conflicto social y guerras. Se refirieron a la violencia, al uso de armas de fuego, los robos y asaltos y a las situaciones de conflicto que se viven en la región como el hecho que acabó con la vida de Camilo Catrillanca unos días antes.

“Las personas que roban y asaltan, usan armas de fuego, dañan a otras personas; igual que los carabineros dañan a personas inocentes”; “los carabineros cumplen con los reglamentos que les dan. Ellos son mandados a hacer eso”; “mataron a un hombre mapuche que estaba haciendo un trabajo y le dispararon por la espalda”; “el niño que estaba con él confesó… estaban en el tractor andando y de repente… muere y el niño estaba ahí” (Benja).

Por otro lado, los NNJ se refirieron a la exposición que viven algunos niños al consumo de alcohol o drogas, evidenciado en la conducta de jóvenes o adultos , que probablemente cuando niños estuvieron expuestos al consumo de estas sustancias, al igual que muchos de ellos en la actualidad.

A continuación se realizó una pausa para la colación y posteriormente los NNj se trasladaron hasta la sala que representaba la escuela.

Estación: Escuela

En esa estación, se hizo una contextualización, indicando que la escuela es un lugar donde los NNJ pasan mucho tiempo del día, en donde se relacionan con sus profesores/as, sus compañeros/as y auxiliares.

En este punto muchos contaron algunas experiencias vividas, mayormente relacionadas con violencia, discriminación y falta de seguridad. Solo una niña relató que le gustaba su colegio, los demás planteaban que les gustaría que sus padres los cambiaran.

“Tía, ¿está bien que un profesor le diga ‘cállate’ a un alumno?” Respecto a este punto se le explicó al niño que hay formas de poder corregir a los alumnos cuando no obedecen o no realizan las actividades en clases, pero que en ningún caso puede ser acompañado de gritos, amenazas o burlas.

Asimismo, plantearon algunas opiniones sobre los profesores.

Los profesores tienen derechos… a veces igual les vulneran los derechos a ellos.
En mi liceo, las personas normales, como que no nos toman en cuenta… a los que no somos flaites… los profesores les tienen paciencia, no les dicen nada y les dan décimas gratis.
Que los respetemos, que seamos educados, porque son personas que saben más que nosotros, los debemos respetar porque son personas igual que nosotros (Rodolfo).
El derecho a la educación, tu deber es prestar atención al profe, no estar jodiendo en la clase, eso está mal porque están vulnerando el derecho de los profesores.

A continuación analizaron experiencias relacionadas con el bullying. Entregaron testimonios, en primera persona, en los que las situaciones de acoso escolar derivaban en peleas con otros alumnos e incluso en expulsión de estudiantes. En esos casos se cuestionó la actitud de los profesores y de los directivos de la escuela, ya que no tomaban medidas para evitar o abordar esas situaciones, como se evidenció en el relato de un caso en el que el director de una escuela había agredido a un niño que había sido víctima de acoso escolar.

Mencionaron ocasiones en que ellos mismos habían ejercido bullying sobre otros niños, sin estar conscientes del daño que les podían provocar, hechos por los cuales se sentían arrepentidos una vez que dimensionaban las consecuencias de sus actos.

También plantearon situaciones que se dan en los colegios y que podían considerarse como altas en derechos.

Nos dan oportunidades… en una ocasión nos dieron la oportunidad de hacer un taller (de baile) con una compañera para el resto de los estudiantes.
En el liceo en que estoy ahora tengo profesores que me apoyan (Rodolfo).

Se cerró esta estación aconsejando a los participantes a que siempre que tuvieran un problema en la escuela, se lo comentaran de inmediato a sus familias, y que dentro de la escuela pidieran ayuda a sus profesores o a los adultos en los que más confiaran. Ya que muchas veces los niños se callan las situaciones y eso les causa mucho daño. Se realzó la importancia de que ningún niño o niña merece ser discriminado por su aspecto físico, que las burlas muchas veces causan daño, y que los adultos que ahí trabajan tienen la obligación de protegerlos y ayudarlos en momentos difíciles.

Estación: Cecrea

En un gran paleógrafo se planteó la pregunta: ¿Cecrea es Alto o Bajo en el cumplimiento de los derechos del niño/a? De manera unánime la respuesta fue “¡Alto!”. Espontáneamente cada uno se acercó al papelógrafo para escribir su opinión.

Los tíos ayudan a resolver los problemas o las peleas o cuando alguien llega pesado sin ganas de hacer las cosas (Constanza, 9 años).
Como que siempre los profesores nos previenen, por ejemplo, si tomamos algo que nos puede dañar. Siempre nos dicen que tengamos cuidado (Alen, 9 años).
Es un lugar donde uno puede expresarse, mostrar sus sentimientos… nos respetamos todos (Benja).

Respecto a las cosas que pensaban que le faltan a Cecrea, se mencionó: “le falta un patio, espacios al aire libre” (Rodolfo); “le falta tener más juguetes” (Nico); “faltan instrumentos musicales” (Benja).

En cuanto a las cosas que les parecían positivas de Cecrea, expresaron: “es que nos dejan expresarnos”; “conocer a personas nuevas”; “la comodidad del espacio”; “el buen trato y el respeto”.

Terminó así el recorrido por las estaciones que representaban a los 3 contextos y los participantes fueron llamados a reunirse en la entrada, el mismo lugar en que había comenzado la actividad.

Cierre

Para finalizar, se invitó a los NNJ a un plenario, en el cual, expresaron sus reflexiones sobre la Escucha al grupo y al equipo completo, destacando de sobremanera la labor y espacio ofrecido por el Centro de Creación Temuco, en el cual se sienten escuchados, a gusto, con el derecho y libertad de expresarse sin ser juzgados.

Se destacó la participación de un apoderado en la instancia de cierre, donde se invitó a los NNJ a proponer dinámicas, a lo cual el apoderado se ofreció de manera espontánea a dirigir una dinámica, la que fue bien recibida y todos participaron de manera efusiva. Con esta actividad dio por cerrada la Tercera Escucha de Temuco.

Lo que escuchamos y observamos

Para iniciar las actividades, se invitó a los participantes a ver un video realizado en México sobre los derechos del niño, por lo que se les pidió estar muy concentrados. Una vez finalizado el video, los facilitadores señalaron que habían elaborado una línea del tiempo para explicar la evolución de los derechos del niño, pero que antes de conocerla, deberían distribuirse por sala, según el color del distintivo que se les había entregado.

Luego se les consultó: ¿qué les pareció el video? En general todos plantearon que el video les provocaba tristeza, porque la realidad de los niños, niñas y jóvenes en otros lugares es distinta, y que en el video se mostraba cómo en México éstos pedían cosas que acá ellos ya tienen, como libros y útiles escolares.

El video es un poco triste por lo que está pasando en el país, no se respeta el derecho a no trabajar (Koyael, 9 años ).
Me preocupó que los niños no podían estudiar (Alen, 8 años).
Me preocupó que los niños pedían libros, cuadernos, de todo (Tamara, 13 años).

Una vez que todos comentaron el video, salieron al pasillo de las dependencias, donde había una línea que comenzaba desde el fondo del mismo hasta el centro del hall de Cecrea. Se definieron estaciones relacionadas con los siglos recientes, en donde los facilitadores enunciaban un texto relativo a las condiciones de la sociedad de cada época, para luego dar pie a un momento de reflexión y análisis, y abrir la conversación.

A continuación se les preguntó: ¿qué derechos del niño conocen? Reconocían el derecho a estudiar y a la protección, también plantearon que los derechos conllevan deberes, como el deber de ir al colegio.

Luego, avanzaron por el pasillo y llegaron al siglo XXI. Nuevamente se les leyó un texto, y se planteó: ¿qué pasa con los derechos del niño hoy?

Se están cumpliendo.
Los padres en algunos casos no buscan lo mejor para sus hijos (Koyael, 9 años).
Hay niños que viven en territorios con conflictos armados, viven en la violencia o no van a la escuela (Gabriel, 16 años).

Finalmente, al llegar al análisis del siglo XIX los participantes se mostraban bastante inquietos. Se les consultó: ¿qué es un derecho? Y respondieron: significa una ley que hay que cumplir. ¿Qué habría pasado si hubiéramos nacido en esa época? Estaríamos trabajando, mencionaron.

Una vez terminada la línea de tiempo, los NNJ trabajaron en tres salas distintas, cada una significaba un espacio cotidiano para ellos, como la escuela, Cecrea y la casa. El objetivo era medir si percibían que esos lugares eran altos o bajos en derechos para ellos.

La primera estación fue la escuela. Los participantes simularon un salón de clases, una joven se ofreció como profesora e indicó: “hoy vamos a aprender matemáticas”. La facilitadora planteó: ¿les preguntó si querían aprender matemáticas? Y luego: ¿amarró a los que se portan mal? La joven le contestó: “No, porque son sujetos de derecho”. ¿Premió a los que sacaron buena nota? “No, porque son todos iguales”.

Después, se sentaron en el piso y abrieron el papelógrafo donde debían escribir si era alto o bajo en derechos. Se dio la dinámica en que los NNJ plantearon sus experiencias en relación a la escuela, situaciones de bullying, vulneraciones, y negligencias de los establecimientos educacionales. Esta instancia fue muy dialogada, y los participantes se mostraron empáticos frente a los relatos de sus compañeros. La conclusión fue que la escuela era muy baja en derechos.

La segunda estación fue Cecrea. Mientras comían sus colaciones los niños, niñas y jóvenes contaron cómo había sido su llegada al espacio. Gabriel (16 años), comentó que al principio era muy tímido pero que ahora se sentía como en casa. El resto de los NNJ se sintieron muy identificados con lo que planteó Gabriel, todos coincidieron en que Cecrea es como su segundo hogar, y plantearon que éste es un lugar alto en derechos, pues allí las opiniones se respetan y pueden crear libremente. Por otra parte, plantearon que hacían falta más salas y más facilitadores.

La última estación fue la casa, aquí se repitió la dinámica de comentar sus realidades y experiencias en el entorno familiar. En general, se evidenció que éste es el espacio más conflictivo en relación a sus derechos, temas como la violencia fueron recurrentes. A medida que los NNJ iban contando sus problemas personales, se generó un ambiente de empatía, finalizando la estación con un abrazo cálido y fraterno entre todos. Concluyeron que este era un espacio bajo en derechos, y alto en violencia, ausencia de cariño, entendimiento y empatía.

Que los niños trabajen desde muy pequeños, eso no es bueno (Rodolfo 18 años).

En esta frase se resume la impresión que les causó a todos los NNJ que participaban en la actividad el hecho de conocer las condiciones en que vivían los niños en el siglo XIX, quienes eran obligados a trabajar en faenas de adultos. Como se les explicó, el trabajo que desarrollaban los niños en esa época en las fábricas, en el campo o en las minas, por ejemplo, llevó a que surgieran las primeras voces de preocupación por parte de personas que apelaban a la protección de estos niños. Fundamentalmente abogando porque las condiciones del trabajo no fueran tan exigentes y se resguardara la integridad física de estos niños trabajadores.

La situación del trabajo infantil se mantuvo en muchas partes del mundo durante el siglo XX y aún hoy se practica en otros contextos. Los NNJ presentes no experimentaron directamente esta realidad y probablemente para ellos es difícil concebirla, aunque es probable que la hayan oído de sus padres o abuelos. Sin embargo se observa que captaron cabalmente la relación entre la realidad de los niños trabajadores y el surgimiento de las primeras medidas protectoras de la infancia.

Yo tenía una abuela que no sabía leer ni escribir

En esta frase se hace referencia, nuevamente, a las condiciones en los que vivían los niños de hace varias décadas atrás. El relato se enmarca dentro de una reflexión más amplia que dice relación con darse cuenta de que los derechos, como el derecho a la educación, no han estado desde siempre y que tuvieron que vivirse muchos procesos históricos para que estos derechos quedaran consagrados. Es algo similar a lo que ocurre con el trabajo infantil o con el derecho a la salud y a la vivienda.

Algo que hoy en día se ve como natural, como el hecho de que los niños vayan a la escuela o que tengan acceso a la salud, en las décadas pasadas no era tan generalizado. Por otro lado, en el caso de la educación, existe consenso entre los NNJ que es un derecho que los beneficia, por cuanto en la escuela adquieren conocimientos útiles; sin embargo, de alguna manera, también se reconoce que el modelo educativo presenta falencias y, en cierta forma, se identifica una relación compleja entre la niñez y el sistema educativo representado por las escuelas.

Todos los derechos deberían ser amigos (Sayen, 11 años).

La cita representa que lo internalizados que tienen los participantes los derechos del niño. En este sentido, los derechos se perciben de una manera cercana y acogedora.

Es importante escuchar al otro, respetar (Koyael, 9 años).

En todas las instancias se manifestó el respeto y el escuchar como un valor importante a recalcarse, sitúan estos valores como trascendentales en las relaciones humanas.

Aquí me siento como en casa (Fernanda, 15 años).

Los participantes sienten que Cecrea es un espacio donde se pueden desempeñar libremente, sin prejuicios, y con una acogida cálida y cariñosa por parte del equipo y facilitadores. Ellos valoran este espacio, y manifiestan un gran sentido de pertenencia en él.

Los derechos de Cecrea están requetebién (Francisco, 8 años).

Esta opinión representa las percepciones que tienen los participantes respecto de cómo se ha abordado el enfoque de derechos en Cecrea. El hecho de que tengan una percepción positiva implica que la misión de la institución, en términos de la promoción de derechos, ha tenido llegada y ha sido percibida positivamente por los niños, niñas y jóvenes.

En un departamento hay muchas personas viviendo, y si una persona grita está molestando a los vecinos (Lander 14 años).

Esta frase hace referencia a la necesidad de incorporar el respeto a los demás como parte integral del ejercicio de los derechos en todo orden de cosas. La idea relacionada con el derecho a gritar, manifestada por una niña de 9 años, se refiera a la necesidad de expresar estados emocionales, por parte de los niños.

Probablemente, no se refiere sólo a emitir un sonido estridente, sino también a hablar en voz alta, para hacerse escuchar, o a cantar a todo pulmón o a gritar como parte de un juego. Probablemente estas expresiones sonoras sean percibidas por los adultos como manifestaciones de ruidos molestos y de ahí se genere un eventual conflicto. Sin embargo, junto con esta necesidad de expresión, los niños mayores señalan que, tanto niños como adultos deben respetar el espacio de las demás personas al momento de ejercer determinados derechos.

Yo tenía un amigo que tenía 10 años y fumaba (Benja 15 años).

Esta frase fue emitida por un niño de 15 años, que cursa 2° medio y se refiere a que los niños deben ser orientados y no pueden hacer lo que quieran, porque las malas decisiones que tomen les pueden acarrear consecuencias negativas.

Las personas que están pasadas de alcohol, que están en la calle tirados, yo creo que dan un mal ejemplo a los niños (Pía, 14 años).

La opinión de la niña se refiere a que muchas veces los niños y niñas se ven expuestos a situaciones peligrosas para su desarrollo físico, intelectual y emocional, fundamentalmente cuando implica el consumo de alcohol u otras sustancias y cuando son testigos o se ven involucrados en situaciones derivadas del consumo de este tipo de elementos. Haciendo una reflexión más profunda en torno a este tema, los NNJ señalan que en algunos casos hay familias compuestas por padres que beben y que inducen al niño o niña al consumo de alcohol, lo que probablemente produzca que este niño o niña termine siendo un alcohólico en el futuro, insertándose en un círculo vicioso del cual es muy difícil salir.

Mi papá trabaja todo el día en el computador en la casa así que no tiene tiempo de jugar (Nahuel, 9 años).

Esta afirmación alude al poco tiempo que algunos padres pueden destinar a una crianza presencial y efectiva, debido a las diversas demandas del mundo laboral y la necesidad de cubrir necesidades económicas de la familia.

Los que más vulneran los derechos de los niños, son los niños.

Esta frase tiene relación con el preocupante fenómeno de la violencia escolar, el cual devela la dificultad de niñas y niños de interactuar entre sí de manera respetuosa. La violencia se expresa de diversas maneras, siendo la de tipo escolar, un síntoma de otras violencias ejecutadas en otros aspectos de la vida.

En mi colegio los niños se tratan mal, se dicen gordo o chico o negro.

La discriminación es un fenómeno que ocurre a diario en las escuelas. Existen leyes que amparan y protegen a NNJ, pero nuestra sociedad necesita mayor educación en estrategias para disminuir la discriminación dentro de los contextos educativos.

Hay niños que comen cosas que no se debe, y eso está mal porque luego crecen enfermos (Maya, 9 años).

Los últimos datos disponibles del Ministerio de Salud, MINSAL, muestran que en los menores de 6 años la obesidad el año 2009 era 9,4% y el 2012 llegó al 10,3%, lo cual es un promedio, ya que de 2 a 3 años la obesidad es aproximadamente de un 6%; de 3 a 4 de un 11%, y de 4 a 5 llega a un 16%. Es urgente crear espacios de educación alimentaria para disminuir cifras tan preocupantes en la población infantil. La obesidad infantil constituye una enfermedad que vulnera un derecho básico de los NNJ que apunta principalmente a los cuidados, el derecho a la salud y a desarrollarse de manera íntegra.

Para finalizar la jornada, se invitó a los participantes a realizar un cierre y compartir sus apreciaciones sobre las actividades del día. Algunos de los comentarios que expresaron en esta instancia fueron:

En Cecrea tenemos derecho a dar nuestra opinión.
También el derecho a imaginar y crear.
Y el derecho a estar aquí.

Finalmente, mencionaron que debería haber más Escuchas Creativas.

Conclusiones

A nivel de la organización de la Escucha Creativa se evidenciaron descoordinaciones que desencadenaron una pérdida en el hilo conductor de las dinámicas. Los niños, niñas y jóvenes se mostraban muchas veces desconcentrados y poco motivados, pues la actividad se tornaba monótona y tendía a improvisaciones.

A nivel de los objetivos de la Escucha, los participantes fueron capaces de identificar bien sus derechos y reconocer la presencia o ausencia de ellos en los distintos espacios cotidianos.

La tercera Escucha Creativa fue de carácter informativo/reflexivo. Los/as NNJ que asisten periódicamente a Cecrea tienen conocimiento de qué son sus derechos y en qué consisten, pero a su vez, muchos de ellos son vulnerados diariamente tanto en la escuela como en la casa, siendo esto expresado por ellas/os con vergüenza y tristeza.

Es importante reconocer que si bien, la convención internacional de los derechos del niño existe desde 1989, queda aún mucho trabajo por realizar en todas las instituciones que se dedican al trabajo con niños/as en todas sus dimensiones.

Para las nuevas generaciones de NNJ, presentes en la actividad, la existencia de derechos que los protegen pareciera ser visto como una situación natural. Dan por sentado que en la sociedad actual existe una consideración especial a su condición de niño. El ejercicio de derechos hoy en día implica el acceso generalizado, para la mayor parte de los niños, a la educación, la salud, la vivienda y otros; lo cual constituye un avance con respecto a la situación que vivieron los NNJ de hace décadas y siglos atrás.

Esto explica, en gran medida, la falta de información que pareciera existir entre los NNJ acerca de los aspectos más específicos relacionados con los derechos de los niños y su evolución histórica; la mayor parte de los NNJ en la actualidad ejerce sus derechos básicos porque siempre ha tenido acceso a ellos. También explica la impresión que pueden causarles los relatos acerca de la situación de la niñez en el pasado o en otros lugares del mundo en donde se viven situaciones de conflicto armado o en donde se presentan altos niveles de pobreza. Un ejemplo concreto dice relación con el trabajo infantil, el cual hoy en día, aunque sigue estando presente entre una cantidad significativa de menores de edad, está regulado y busca ser erradicado entre los niños y niñas más pequeñas.

En décadas anteriores, sin embargo, el trabajo infantil, constituía una situación generalizada entre la mayor parte de la población de clase trabajadora; situación similar ocurría con la falta de acceso a la educación; la salud y con la pobreza generalizada de las generaciones anteriores. Probablemente los NNJ actuales han escuchado relatos de sus abuelos o bisabuelos, quienes ejemplifican la situación de pobreza en que vivían señalándoles que no tenían zapatos y andaban descalzos, como lo describe un conocido poema de Gabriela Mistral.

Por otro lado, sin embargo, aún persisten una gran cantidad de situaciones, en las cuales los derechos de los NNJ actuales se ven vulnerados, tal como lo señalan los NNJ participantes de la Escucha. Estos relatan experiencias cercanas o directas en las cuales se evidencia la vulneración de ciertos derechos esenciales, tales como las situaciones de violencia institucional hacia menores de edad que se encuentran en situaciones vulnerables; el maltrato y el acoso al interior de instituciones como la escuela; la falta de protección y la exposición ante el consumo de alcohol y drogas; la falta de espacios y de acciones adecuadas para su desarrollo integral, entre otros.

De acuerdo a las opiniones levantadas durante la jornada, se puede evidenciar que en los lugares primordiales de socialización y crecimiento de un niño o niña es donde se evidencian las mayores vulneraciones a sus derechos.

Cecrea realiza una labor bastante amplia, es un sitio protegido, en donde los NNJ aprenden sobre diversidad, aceptación, diversión y respeto, mediante diversas estrategias de laboratorios inclusivos orientados por y para sus intereses, en donde la co-construcción de actividades es clave para generar en todos sus asistentes, un sentir casi unánime de participación, pertenencia y seguridad.

Respecto a las 3 instituciones trabajadas, los principales planteamientos estuvieron relacionados a: Escuela (baja en derechos por bullying, vulneraciones y negligencia), Cecrea (alto en derechos por libre expresión) y Casa (bajo en derechos y alto en violencia).

Los niños, niñas y jóvenes demandan instancias para ser escuchados, por lo cual valoran positivamente las actividades desarrolladas en Cecrea. Ellos tienen muchas ideas y propuestas, pero están acostumbrados a ser ignorados, sienten que su voz no es escuchada y considerada como debería.

En general, fue una buena jornada, a pesar de algunas descoordinaciones, los NNJ se mostraron felices y satisfechos con la experiencia vivida.

Desafío Cecrea

Como Cecrea Temuco, ¿qué haremos con esta información?

Cecrea se quiere hacer cargo de aquello que se levantó en la Escucha Creativa. A través de un proceso de validación y proyección de esta información, denominado “devolución” hemos considerado los diferentes temas, opiniones, anhelos y expectativas de niños y niñas y jóvenes para levantar una programación coherente con sus intereses.

Los desafíos de Cecrea Temuco para 2019, son la Aceptación del otro en todo lo amplio de este concepto.

Asimismo, estamos conscientes que Cecrea es un lugar alto en derechos para los NNJ y que debemos seguir procurándolo y garantizando que se mantenga así y se profundice el respeto y promoción de sus derechos.

En relación a los temas que nos han manifestado los NNJ que son de su interés y que hemos abordado durante 2018, está la aceptación, la diversidad, la equidad de género, el buen vivir y la inclusión.

Por tanto, sabemos que las temáticas mencionadas deben estar reflejadas en nuestra programación, y no solo pensando en los NNJ, sino que también en nuestra comunidad de aprendizaje y en los papás y mamás de los niños, niñas y jóvenes que vienen a Cecrea, haciendo un co-relato entre los espacios de participación, opinión y promoción de derechos de Cecrea y los que encuentren en su entorno inmediato.

Esto nos lleva a que como programa, la identidad y la aceptación del otro sean nuestras líneas base para ir conduciendo la programación y la formación de formadores, lo que se traduciría, en principio y de manera concreta, en laboratorios creativos con esas temáticas, formaciones para toda la comunidad con acento en esos temas, nodos estratégicos con aquellos actores que estén trabajando eso temas e incorporar de manera más activa la participación de los papás y mamás en estas áreas a través quizás en una escuela para padres.

Credits:

Cecrea

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a copyright violation, please follow the DMCA section in the Terms of Use.