Panamá papers

Durante un cierto tiempo nos han bombardeado con los ‘Panama Papers’, casi siempre desde un punto de vista estrictamente político, una especie de piedra arrojadiza para descalificar al enemigo. Pero apenas ha habido una reflexión ética sobre un escándalo que ha puesto en evidencia algo dramático: mientras la gente humilde trabaja de sol a sol y el común de los mortales paga religiosamente sus impuestos, los poderosos de este mundo buscan formas sofisticadas para evadir sus impuestos y adormecer sus conciencias. Cuando se actúa mal, de forma deshonesta, no sólo se está robando al Estado, sino a los pobres, a todos aquellos que se quedan sin educación, sin salud, sin esperanza,… Mientras tanto, hacinados e ignorados, se pudren en las cárceles ladrones de poca monta que tienen que sufrir esta desproporción de delitos y penas. Ya hace años, en España, un “indignado” decía en el fragor de la crisis y de la protesta: “Nos piden que nos apretemos el cinturón… Nos lo piden funcionarios y políticos que cobran sueldos sustanciosos y que, además, tejen los mil hilos de la corrupción”.

Los ‘Panama Papers’ dejan en evidencia la hipocresía de un mundo que se construye sobre la desigualdad y la mentira, sobre el desprecio de los pequeños y la codicia sin límite de los poderosos. Es impensable que nuestro mundo pueda ir mejor si lo que estamos tratando es de normalizar la deshonestidad. El blanqueo de dinero, la evasión de impuestos, la creación de empresas fantasmas… conforman una trama de muerte y destrucción que clama al cielo. La difusión de millones de documentos que dejan al descubierto este fenómeno mundial es un gran paso en la lucha contra la corrupción. Es necesario desenmascarar los mecanismos que permiten esta estafa planetaria. La transparencia es una buena noticia para cuantos luchan y trabajan a favor de la justicia, para cuantos promueven una economía al servicio de las personas y del bien común. Más de uno pensará que el vínculo entre ética y economía es inviable. Seguramente piensan que el fin de la economía es lograr el máximo beneficio con el mínimo coste posible. ¿Será que todo vale con tal de ganar plata? Los ‘Panama Papers’, como tantas contradicciones éticas, dejan en evidencia que la economía no es neutra y que el juego sucio nos conduce al caos.

Después de 'Panama Papers', el ICIJ divulga 175 000 sociedades 'offshore' en Bahamas

El Consorcio de Periodistas de Investigación (ICIJ) divulgó hoy 21 de septiembre del 2016 los datos de una filtración con información de más de 175 000 sociedades 'offshore' en las Bahamas a nombre, entre otros, de la exvicepresidente de la Comisión Europea (CE) Neelie Kroes o el exministro colombiano Carlos Caballero. La filtración llegó primero al diario alemán Süddeutsche Zeitung, que a su vez lo compartió con el ICIJ, con sede en Washington, y sus socios internacionales, entre los que se encuentra el diario español El Confidencial. Esta nueva filtración, que se da después de los polémicos 'Papeles de Panamá' publicados el pasado abril, consta de 1,3 millones de documentos de compañías, fondos y fundaciones registradas en este paraíso fiscal del Caribe entre 1990 y 2016. "Esta nueva información revela conexiones desconocidas hasta ahora o no reportadas en compañías propiedad o gestionadas por políticos o expolíticos de América, África, Europa, Asia u Oriente Medio", indicó el ICIJ en su web. La antigua vicepresidenta de la CE Neelie Kroes es una de las figuras que aparecen en los nuevos documentos por administrar una sociedad opaca en Bahamas entre 2000 y 2009 durante su primer mandato, cuando era comisaria de Competencia sin comunicárselo a la institución, según revelan los nuevos documentos.

Con esta nueva filtración la base de datos del ICIJ sobre sociedades opacas u 'offshore' contiene cerca de medio millón de entidades con vínculos en 200 países

Si hay alguien que sabe de filtraciones es Edward Snowden. En junio del 2013, hizo públicos, a través de los periódicos The Guardian y Washington Post, documentos clasificados de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU., incluyendo los programas de vigilancia masiva a ciudadanos, lo cual generó un revuelo internacional. El 3 de abril pasado también dio el primer campanazo. Tuiteó a sus dos millones de seguidores: dentro de poco se publicará la mayor filtración de la historia del periodismo de datos. El tema será la corrupción. Entonces, las siguientes horas al anuncio de Snowden, se desató un cataclismo informativo: 80 medios de todo el planeta, incluido EL COMERCIO, empezaron a divulgar investigaciones sobre los ‘Papeles de Panamá’, un proyecto del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Las publicaciones pusieron al descubierto el hermético mundo de los paraísos fiscales. Y cómo escondían ahí sus fortunas y propiedades, escapando al pago de impuestos en sus países, grandes empresas, primeros ministros europeos, dictadores, jeques, emires, mafiosos, traficantes y capos de la droga, agentes secretos, directivos de la FIFA, aristócratas. Los entretelones de esa odisea periodística se revelan en el libro ‘Panama Papers, el club mundial de los evasores de impuestos’, escrito por los periodistas alemanes Frederik Obermaier y Bastian Obermayer, del sello editorial Planeta.

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.