Si quieres, bien puedes Marcos 1:40-45

Introducción:

  • Jesucristo es el mismo ayer hoy y siempre.
  • La compasión de Cristo por pecadores es real en todo tiempo.
“Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.” (Marcos 1:41).

Si quieres, bien puedes

Los tres puntos a considerar el día de hoy bajo este tema son los siguientes; 1) Nuestra debida actitud ante Cristo, 2) nuestra correcta petición a Cristo, y 3) nuestro gran acceso por Cristo al trono de la gracia.

I. Nuestra debida actitud ante Cristo

A) Humildad ante el Señor de gloria (v. 40).

  • Santiago 4:5-7: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.”

B) Fe en Su misericordia infinita (v. 40).

  • Juan 1:14: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.”
“Quiero, sé limpio.”

II. Nuestra correcta petición a Cristo

A) Exaltando Su voluntad Soberana (v. 40).

  • Juan 17:9-10: “Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos.”

B) Exaltando Su voluntad potente (v. 40).

"Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio."

III. Nuestro gran acceso por Cristo al trono de la gracia

A) El ministerio compasivo de Cristo tanto aquí en la tierra como en el cielo por nosotros fluye del amor eterno del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo por Su pueblo.

  • Hebreos 4:14-15: “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”
  • (v.16) “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.”

Conclusión: Nuestro Catecismo de Heidelberg, Día 18 (49) pregunta: ¿Qué beneficios nos da la ascensión de Cristo al cielo?

  • Primero: Él es nuestro intercesor en el cielo delante del Padre.
  • Segundo: Que tenemos nuestra carne en el cielo para que por ello, como una garantía, estemos seguros, de que Él siendo nuestra cabeza, nos atraerá a sí mismo como miembros suyos.
  • Tercero: Que desde allí nos envía su Espíritu como prenda recíproca por cuya virtud buscamos, no las cosas de la tierra sino las de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
Created By
Iglesia Reformada Cristo Redentor
Appreciate

Made with Adobe Slate

Make your words and images move.

Get Slate

Report Abuse

If you feel that this video content violates the Adobe Terms of Use, you may report this content by filling out this quick form.

To report a Copyright Violation, please follow Section 17 in the Terms of Use.